Anuncios

La ira israelí contra Netanyahu estalla en un hospital y pone en tela de jucio al primer ministro

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla con los medios durante una rueda de prensa conjunta con el canciller alemán, Olaf Scholz, en Tel Aviv
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla con los medios durante una rueda de prensa conjunta con el canciller alemán, Olaf Scholz, en Tel Aviv

JERUSALÉN, 18 oct (Reuters) - A un ministro del gabinete israelí se le impidió entrar por la puerta de visitas a un hospital, a los guardaespaldas de otro un deudo le arrojó café y a una tercera le gritaron "traidora" e "imbécil" cuando acudió a consolar a las familias evacuadas durante el horror.

La conmoción provocada por la masacre perpetrada el 7 de octubre por hombres armados de Hamás ha unido a los israelíes. Sin embargo, no se muestra mucho amor por un Gobierno al que se acusa de bajar la guardia y sumir al país en una guerra en Gaza que está sacudiendo la región.

Sea como fuere, se avecina un día de juicio para el primer ministro Benjamin Netanyahu, tras una carrera de remontadas políticas sin precedentes.

La furia pública por los 1.300 muertos israelíes se ha visto avivada porque Netanyahu se había proclamado como un estratega que previó las amenazas a la seguridad nacional, al estilo del ex primer ministro británico Winston Churchill.

Otro telón de fondo es la polarización social que se ha producido este año en torno a la reforma judicial impulsada por su coalición nacionalista religiosa, que ha provocado la retirada de algunos reservistas militares y ha suscitado dudas -ahora confirmadas con sangre, según algunos- sobre la preparación para el combate.

"La debacle de octubre de 2023", rezaba un titular del diario de mayor venta, Yedioth Ahronoth, un tono que pretendía recordar el fracaso de Israel a la hora de anticiparse a una doble ofensiva egipcia y siria en octubre de 1973, que acabó provocando la dimisión de la entonces primera ministra Golda Meir.

La destitución puso fin a la hegemonía del partido laborista de centroizquierda de Meir. Amotz Asa-El, investigador del Instituto Shalom Hartman de Jerusalén, predijo un destino similar para Netanyahu y su partido, el Likud, conservador y dominante durante mucho tiempo.

"No importa si hay una comisión de investigación o no, o si admite o no la culpa. Lo único que importa es lo que piense el 'israelí promedio', que es que esto es un fiasco y que el primer ministro es el responsable", dijo Asa-El a Reuters. "Se irá, y toda su clase dirigente con él".

Más noticias que te pueden interesar:

Una encuesta de opinión del diario Maariv reveló que el 21% de los israelíes quiere que Netanyahu siga siendo primer ministro después de la guerra. El 66% dijo "otra persona" y el 13% se mostró indeciso.

Según el sondeo, si las elecciones se celebraran hoy, el Likud perdería un tercio de sus escaños, mientras que el partido centrista Unidad Nacional de su principal rival, Benny Gantz, crecería en un tercio, lo que colocaría a este último en el primer puesto.

No quieren elección sino acción

Pero los israelíes no quieren una elección ahora. Quieren acción, y a medida que la contraofensiva se convierte en una posible invasión terrestre, Gantz, antiguo jefe militar, ha dejado a un lado sus diferencias políticas para unirse a Netanyahu en un gabinete de emergencia.

Ocupado con los altos mandos y los emisarios extranjeros, Netanyahu ha limitado sus apariciones públicas. Se reunió con familiares de unos 200 rehenes llevados a Gaza, sin la presencia de cámaras de televisión. En medio de un creciente clamor, su esposa visitó a una familia de luto.

(VIDEO) Netanyahu: "Cada miembro de Hamás es hombre muerto"

Netanyahu tampoco ha hecho ninguna declaración de responsabilidad personal, a pesar de que su general, su ministro de Defensa, su asesor de Seguridad Nacional, su ministro de Asuntos Exteriores, su ministro de Finanzas y sus jefes de inteligencia han reconocido que no supieron anticipar ni evitar el peor ataque contra civiles de la historia de Israel.

Israel se ha ganado el apoyo de Occidente a su contraofensiva. Un apoyo puede desvanecerse si la invasión terrestre de Gaza se atasca debido al aumento de las víctimas palestinas y las pérdidas militares.

La guerra también podría hacer añicos dos pilares de la política exterior de Netanyahu: la paz con Arabia Saudita, que ahora está congelada, y la contención de Irán, que está saludando la mini invasión de Hamás como una victoria para un eje de Oriente Medio que ha jurado la destrucción de Israel.

Los planificadores militares afirman que la guerra de Gaza, cuyo objetivo declarado es la aniquilación de Hamás, podría durar meses. Netanyahu disfrutaría de una tregua política mientras durase, dijo Asa-El. Otra cuestión es si la salud del primer ministro resistirá. En julio se le implantó un marcapasos durante un aumento de las protestas judiciales y el sábado cumplirá 74 años.

Algunos comentaristas han sugerido que las desavenencias en el seno de la sociedad israelí, y el grado en que minaron la seguridad nacional, deberían atribuirse más ampliamente que solo a Netanyahu.

"Nos olvidamos de ser hermanos, y tenemos una guerra", dijo en Telegram Amit Segal, analista político del Canal 12 de televisión. "No es demasiado tarde para reparar. Dejen de pelear ya".

Asa-El mencionó el desprecio que han recibido algunos ministros del gabinete y dijo que ya parecen estar apareciendo fisuras dentro de la coalición gubernamental.

"Se oye en la calle a personas que son simpatizantes naturales del Likud hablar de ellos con inequívoca hostilidad", dijo. "La ira no va a hacer más que crecer, y este aparente esfuerzo de Netanyahu por eludir su propia responsabilidad no hace más que enfadar más a la gente. Simplemente, no se atreve a decir: 'La hemos cagado'".

(Redacción de Dan Williams; editado en español por Javier López de Lérida)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Biden señala que Egipto abrirá el paso para que entren 20 camiones con ayuda a Gaza