Anuncios

"Somos unos malditos idiotas, lo que viene es mucho peor", el científico que advirtió del calentamiento global en los ochenta

Ahora James Hansen publica un nuevo informe climático demoledor

James Hansen, físico y climatólogo en el Departamento de Ciencias Terrestres y Ambientales de la Universidad de Columbia
James Hansen, físico y climatólogo en el Departamento de Ciencias Terrestres y Ambientales de la Universidad de Columbia

El calentamiento global está empujando al planeta hacia un escenario desconocido. Los registros de anomalías de temperaturas se disparan como no lo habían hecho nunca y las previsiones más moderadas para los próximos años ya no sirven, se han quedado cortas. Incendios devastadores en Grecia, Italia, Canadá, temperaturas récord en todo el mundo, desde China y sus 52,2 °C, hasta los inevitables 55 °C del Valle de la Muerte en California donde una larga cola de turistas llegaban para hacerse una foto de recuerdo o, más bien, una foto de la vergüenza. “Estamos en esta situación porque somos unos malditos idiotas”, exclama James Hansen durante la presentación de un nuevo informe climático que no augura nada bueno.

Los escenarios climáticos a partir de 2020 son inquietantes | James Hansen, Makiko Sato and Reto Ruedy (2023) Universidad de Columbia
Los escenarios climáticos a partir de 2020 son inquietantes | James Hansen, Makiko Sato and Reto Ruedy (2023) Universidad de Columbia

Aunque el nombre de James Hansen no es demasiado conocido para el público general, su intensa labor durante las últimas cuatro décadas informando y concienciando sobre el enorme desafío que representa el cambio climático debería colocarle bien alto en los libros de texto. Han pasado ya 35 años desde aquel lejano 1988 en el que se presentó ante el Congreso de los Estados Unidos para realizar un testimonio histórico basado en los datos obtenidos en colaboración con la NASA desde finales de la década de los años de 1950. Junto con Carl Sagan que ya había prestado testimonio en 1985, Hansen fue uno de los primeros científicos que se plantó frente a los representantes políticos para explicarles lo que estaba ocurriendo, y lo que vendría si no se tomaban medidas efectivas. En el estudio publicado junto con el Instituto Goddard aparecían frases premonitorias y bien claras: “El efecto invernadero comenzará a ser claramente identificable en la década de 1990. Se prevé que el calentamiento global en los próximos años alcance y mantenga un nivel de al menos tres desviaciones estándar por encima de la climatología de la década de 1950”.

Unos años más tarde, ya en 2007, Hansen volvió a ser portada de los medios de comunicación por un nuevo artículo científico en el que fijaba una marca de 350 partes de CO2 por millón en la atmósfera como límite seguro, afirmando en aquel año que ese punto ya se había superado con unos preocupantes 392 ppm.

El tiempo pasó y llegamos a 2013 donde un nuevo estudio en PLOS ONE alertaba de la acelerada llegada de un “cambio climático peligroso” y advirtiendo de que los objetivos de la ONU no eran realistas y se quedaban cortos. Por aquel entonces Hansen decía que “incluso si se cumpliesen los objetivos fijados por el IPCC para mantenernos por debajo de los 2 °C de incremento global de las temperaturas, los daños serían inaceptables.”

Gráfico con las anomalías en las temperatura de la superficie del mar en el Atlántico Norte (latitudes 0 a 60 grados Norte). La línea roja corresponde a 2023 y está destrozando todos los registros conocidos. | NOAA
Gráfico con las anomalías en las temperatura de la superficie del mar en el Atlántico Norte (latitudes 0 a 60 grados Norte). La línea roja corresponde a 2023 y está destrozando todos los registros conocidos. | NOAA

Y así llegamos a nuestros días. Llegamos al ardiente verano de 2023, en el que las temperaturas del Atlántico Norte destrozan cualquier marca conocida. Llegamos a 2023, el año que bate récords y que, a buen seguro, se convertirá en el año más caluroso desde que existen registros… y Hansen vuelve a publicar un estudio científico. Después de casi cuarenta años ofreciendo datos y escenarios climáticos que se superan cada año que pasa, el nuevo estudio es demoledor. Efectivamente, “somos unos malditos idiotas, tenemos que probarlo para creerlo”, explica Hansen para añadir lo más inquietante: “lo peor aún está por llegar”. Nos aproximamos a una nueva frontera. Las supertormentas que ahora asolan e inundan el sur de Italia o la India serán las tormentas normales que vivirán nuestros hijos y nietos. Las olas de calor que ocurrían una vez cada siglo, ahora se producirán una vez cada cinco años. Estamos viviendo los años más frescos del futuro. Los escenarios para las dos próximas décadas son vertiginosos y Hansen, nuevamente, insiste: lo peor está por venir, debemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de manera eficaz y urgente.

Más artículos y noticias importantes sobre medio ambiente en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Oliver Milman “We are damned fools’: scientist who sounded climate alarm in 80s warns of worse to come” The Guardian Science

James Hansen, Makiko Sato and Reto Ruedy “The Climate Dice are Loaded. Now, a New Frontier?” Universidad de Columbia