Anuncios

Esta es la lección del 11 de Septiembre que Israel necesita aprender

Esta fotografía tomada desde el sur de Israel, cerca de la frontera con la Franja de Gaza, muestra humo saliendo de los edificios después de ser alcanzados por ataques israelíes, mientras se reanudan las batallas entre Israel y militantes de Hamas, el 1 de diciembre de 2023.
Esta fotografía tomada desde el sur de Israel, cerca de la frontera con la Franja de Gaza, muestra humo saliendo de los edificios después de ser alcanzados por ataques israelíes, mientras se reanudan las batallas entre Israel y militantes de Hamas, el 1 de diciembre de 2023. - Créditos: @JOHN MACDOUGALL

NUEVA YORK.- Mientras Israel debate qué hacer a continuación en la Franja de Gaza, espero que los líderes político-militares de Israel reflexionen sobre el dicho a menudo atribuido a Confucio: “Antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas: una para tu enemigo y otra para ti”.

Hombre sabio, Confucio.

La razón por la que estaba tan preocupado ante la invasión de Gaza por parte de Israel con el objetivo de eliminar totalmente a Hamas no fue ciertamente ninguna simpatía hacia Hamas, que ha sido una maldición para el pueblo palestino incluso más que para Israel. Fue por una profunda preocupación que Israel estaba actuando movido por una ira ciega, apuntando a un objetivo inalcanzable –borrar a Hamas de la faz de la tierra, como defendía uno de sus ministros– y sin ningún plan para el día siguiente.

Palestinos lloran a sus familiares muertos en un bombardeo israelí sobre la Franja de Gaza, en el hospital de Jan Yunis, el 3 de diciembre de 2023.
Palestinos lloran a sus familiares muertos en un bombardeo israelí sobre la Franja de Gaza, en el hospital de Jan Yunis, el 3 de diciembre de 2023. - Créditos: @Fatima Shbair

Al hacerlo, Israel podría quedarse atrapado en Gaza para siempre, siendo dueño de todas sus patologías y teniendo que gobernar a sus más de 2 millones de habitantes en medio de una crisis humanitaria, y peor aún, desacreditar al mismo Ejército israelí en el que estaba tratando de restaurar la confianza de los israelíes.

Sinceramente, pensé en Estados Unidos después del 11 de Septiembre. Y me pregunté: ¿Qué me hubiera gustado haber hecho más antes de lanzar dos guerras de venganza y transformación en Afganistán e Irak por las que ellos y nosotros pagamos un precio enorme?

Ojalá hubiera defendido lo que la CIA llama una “Célula Roja” o “Equipo Rojo”: un grupo de oficiales de inteligencia fuera de la cadena de mando militar o política directa, cuyo trabajo principal habría sido examinar los planes y objetivos de la guerra para Irak y Afganistán y ponerlos a prueba proponiendo alternativas contrarias a objetivos alcanzables para restaurar la seguridad y la disuasión de Estados Unidos. Y hacer públicas las recomendaciones del Equipo Rojo antes de ir a la guerra.

Como me dijo un alto funcionario retirado de la inteligencia estadounidense: el papel del Célula Roja de la CIA en otros problemas espinosos “fue ayudar al gobierno estadounidense a tomar decisiones con los ojos bien abiertos y reducir, pero no eliminar, el riesgo. No es una señal de debilidad tomar decisiones plenamente informadas, y creo que la Célula Roja es una gran herramienta para sopesar opciones alternativas y posibles efectos de segundo y tercer orden. Los líderes de Israel deben ser rigurosos y no sólo apasionados en este momento”.

Militares israelíes en la Franja de Gaza
Militares israelíes en la Franja de Gaza - Créditos: @FUERZAS ARMADAS DE ISRAEL

Así que es con eso en mente que propongo que Israel cree no sólo un Equipo Rojo sobre cómo lidiar con Hamas en Gaza, sino también un Equipo Azul para criticar al Equipo Rojo. Israel necesita tener un debate interno mucho más sólido porque claramente se ha precipitado a una guerra con múltiples objetivos contradictorios.

El objetivo declarado de Israel es recuperar a todos los rehenes que le quedan (ahora más de 130 soldados y civiles) y al mismo tiempo destruir a Hamas y su infraestructura de una vez por todas, y hacerlo de una manera que no cause más víctimas civiles en Gaza que Biden pueda defender, y sin dejar a Israel responsable de Gaza para siempre y sin tener que pagar sus cuentas todos los días. Buena suerte con todo eso.

Por el contrario, esto es lo que un Equipo Rojo israelí podría señalar y defender.

Para empezar, debido a que el Ejército y el gabinete se precipitaron hacia Gaza en esta guerra y aparentemente nunca planearon el final, Israel se encuentra ahora en una situación difícil. Ha empujado a más de un millón de civiles del norte de Gaza hacia el sur para alejarlos de la lucha mientras intentaba eliminar a todos los combatientes de Hamas en la ciudad de Gaza y sus alrededores. Pero ahora, la única forma en que Israel puede llevar la guerra terrestre al sur de Gaza (alrededor de Khan Younis, donde se sospecha que los altos dirigentes de Hamas se esconden en túneles) es avanzando entre esta masa de personas desplazadas y creando aún más desplazamientos.

Ante esta situación, el Equipo Rojo israelí sugeriría una alternativa radical: Israel debería pedir un alto el fuego permanente al que seguiría una retirada israelí inmediata de todas las fuerzas militares en Gaza con la condición de que Hamas devuelva todos los rehenes que ha dejado, civiles y militares, y cualquier muerto. Pero Hamas no recibiría prisioneros palestinos a cambio. Sólo un acuerdo limpio: la retirada israelí y un alto el fuego permanente a cambio de los más de 130 rehenes israelíes.

Sin embargo, habría un asterisco israelí, que no estaría escrito, pero todos entenderían que está ahí: Israel se reserva el derecho en el futuro de llevar ante la justicia a los principales líderes de Hamas que planearon esta masacre. Sin embargo, como hizo después de la masacre de Múnich, Israel lo hará con un bisturí, no con un martillo.

Militares de las Fuerzas Armadas de Israel en la Franja de Gaza
Militares de las Fuerzas Armadas de Israel en la Franja de Gaza - Créditos: @FUERZAS ARMADAS DE ISRAEL

¿Cuáles podrían ser las ventajas de tal estrategia para Israel? El Equipo Rojo citaría cinco.

En primer lugar, argumentaría, toda la presión para un alto el fuego que evite más muerte y destrucción a los civiles en Gaza recaerá sobre Hamas, no sobre Israel. Dejemos que Hamas le diga a su pueblo que vive bajo el frío y la lluvia –y al mundo– que no aceptará un alto el fuego por el mero precio humanitario de devolver a todos los rehenes israelíes.

Además, Israel habría garantizado que Hamas no obtuviera una gran victoria política en esta guerra, como obligar a Israel a liberar a los más de 6000 palestinos en sus cárceles a cambio de los rehenes que Hamas tiene en su poder. No, no, sería simplemente un acuerdo limpio: un alto el fuego permanente para los rehenes israelíes, punto. El mundo puede entender eso. Veamos a Hamas rechazarlo y declarar que quiere más guerra.

En segundo lugar, algunos, tal vez muchos, en Israel se quejarían de que los militares no lograron su objetivo declarado de eliminar a Hamas, por lo que fue una victoria de Hamas. El Equipo Rojo respondería que, para empezar, el objetivo no era realista, especialmente con un gobierno israelí de derecha que no estaba dispuesto a trabajar con la Autoridad Palestina más moderada en Cisjordania para construir una alternativa a Hamas para gobernar Gaza.

Lo que Israel habrá logrado, argumentaría el Equipo Rojo, es haber enviado un poderoso mensaje de disuasión a Hamas y a Hezbollah en el Líbano: “Ustedes destruyen nuestras aldeas, nosotros destruiremos las suyas diez veces más”. Esto es feo, pero Oriente Medio es una jungla hobbesiana. No es Escandinavia.

Y piénselo bien: tras un alto el fuego permanente de este tipo, Yehia Sinwar, el líder de Hamas, tendría que salir de su túnel, entrecerrar los ojos ante el sol y enfrentarse a su propio pueblo por primera vez desde que esta guerra comenzó. Sí, a la mañana siguiente de su salida, mucha gente en Gaza lo cargará sobre sus hombros y cantará su nombre por haber asestado un golpe tan duro a los judíos. Pero a la mañana siguiente, diría el Equipo Rojo, muchos de los que lo transportaban comenzarían a susurrarle: “Sinwar, ¿en qué estabas pensando? Mi casa ahora es un montón de escombros. ¿Quién va a reconstruirlo? Mi trabajo en Israel que era para alimentar a mi familia de 10 personas se acabó. ¿Cómo voy a alimentar a mis hijos? Necesitas conseguirme ayuda humanitaria internacional y una nueva casa y trabajo, ¿y cómo vas a hacerlo si sigues lanzando cohetes contra los judíos?”.

Palestinos observan el humo tras un ataque aéreo israelí en Jan Yunis, en la Franja de Gaza, el viernes 1 de diciembre de 2023.
Palestinos observan el humo tras un ataque aéreo israelí en Jan Yunis, en la Franja de Gaza, el viernes 1 de diciembre de 2023. - Créditos: @Fatima Shbair

Sin Israel, la crisis humanitaria creada por esta guerra en Gaza se convertiría en un problema de Sinwar y Hamas, como debería ser. Todos los problemas en Gaza serían culpa de Sinwar, empezando por el empleo.

Tenga en cuenta, como señaló recientemente Reuters, que antes del 7 de octubre Israel estaba emitiendo “más de 18.000 permisos que permitían a los palestinos de Gaza cruzar a Israel y a la Cisjordania ocupada por Israel para aceptar empleos en sectores como la agricultura o la construcción que normalmente generaban salarios hasta 10 veces lo que podría ganar un trabajador” en Gaza. Gaza también exportaba más de 130 millones de dólares al año en pescado, productos agrícolas, textiles y otros productos a Israel y Cisjordania. Ahora todo eso se detuvo.

En tercer lugar, argumentaría el Equipo Rojo Israelí, esto creará para Hamas el mismo tipo de disuasión que los devastadores bombardeos de Israel a las comunidades pro-Hezbollah en los suburbios del sur de Beirut en la guerra entre Israel y Hezbollah de 2006. Desde entonces, el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, nunca se ha atrevido a provocar una guerra a gran escala con Israel.

El Equipo Rojo añadiría que no sólo el daño que Israel ha infligido a Hamas y Gaza crearía una disuasión similar, sino también el hecho de que Israel podría ahora reimaginar y fortalecer sus propias defensas fronterizas. Hamas ha mostrado a Israel dónde estaban todas sus vulnerabilidades y cómo contrabandeaba tantas armas, y ahora Israel puede asegurarse de que esto no vuelva a suceder.

En cuarto lugar, uno de los mayores beneficios estratégicos de que Israel salga de Gaza a cambio de un alto el fuego supervisado internacionalmente es que luego podría dedicar toda su atención a Hezbollah en el sur del Líbano. A Hezbollah e Irán no les gustaría eso. Quieren que Israel esté permanentemente sobrecargado militarmente y obligado a mantener una buena parte de sus más de 300.000 reservistas –que impulsan su economía– movilizados permanentemente para gobernar Gaza.

También quieren que la economía de Israel esté permanentemente sobrecargada para pagarlo. Y quieren que Israel se vea moralmente sobrecargado al hacerse cargo permanentemente de la crisis humanitaria de Gaza, de modo que todos los días el sol no brillara en Gaza, la lluvia no cayera, la electricidad no fluyera, el mundo diría que es culpa de Israel. Los peores enemigos de Israel no podrían diseñarle un destino peor, y eso es por lo que Hezbollah e Irán están orando.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu - Créditos: @OFICINA DEL PRIMER MINISTRO DE I

Finalmente, argumentaría el Equipo Rojo Israelí, Israel tiene una curación importante que hacer en casa. Este ataque sorpresa se produjo porque Israel tenía un primer ministro, Benjamín Netanyahu, que había fracturado el país al intentar montar un golpe judicial demente y que gobernó Israel durante un total de 16 años con una estrategia de dividir a todos, religiosos y seculares, de izquierda. De derecha a izquierda, asquenazíes de sefardíes, árabes israelíes de judíos israelíes, debilitando el sistema inmunológico del país. Israel puede recuperarse internamente y reanudar su proyecto de normalizar las relaciones con sus vecinos árabes y forjar una relación estable con los dirigentes palestinos más moderados en Cisjordania sólo si se destituye a Netanyahu. Si la guerra continúa para siempre, eso nunca sucederá. Y eso es exactamente lo que quiere Netanyahu.

Pero ahora llega el Equipo Azul Israelí. ¿Qué diría del Equipo Rojo?

Bueno, primero se preguntaría: ¿Qué haría usted si Sinwar simplemente dijera que no, que no aceptaré simplemente un alto el fuego, que necesito que mis más de 6000 prisioneros salgan de las cárceles israelíes y pagaré el precio ante la opinión pública occidental para esperar por ellos? Entonces Israel vuelve a quedar estancado.

El Equipo Azul Israelí diría: Tenemos una idea mejor. Primero, rebajar nuestros objetivos. Declarar que el objetivo del ejército no es borrar a Hamas de la faz de la tierra sino disminuir significativamente su capacidad de combate. Porque, diría el Equipo Azul, en realidad no creemos en la disuasión. En realidad, Hezbollah no ha sido disuadido desde 2006. Eso es una ilusión. Irán simplemente está reservando a Hezbollah para el día en que Israel amenace su programa nuclear. Nosotros, el equipo Azul, creemos en disminuir constantemente las capacidades de nuestros enemigos. Una vez que hayamos disminuido considerablemente las capacidades de Hamas, no nos quedaremos en Gaza para siempre hasta que matemos a todos los líderes.

En lugar de eso, nos retiraremos y crearemos un perímetro y puestos de avanzada a 1 milla dentro de la frontera entre Gaza e Israel para garantizar que nuestras comunidades fronterizas nunca más puedan ser atacadas por tierra como lo fueron el 7 de octubre. Y lo haremos para enfatizar que tenemos la capacidades e intenciones de regresar a voluntad si Hamas sigue disparándonos cohetes. Si Hamas quiere cambiar a nuestros rehenes por prisioneros, podemos hablar. En cuanto a la gobernanza de Gaza, un Hamas disminuido puede permanecer al mando si eso es lo que quieren los residentes de Gaza. Dejemos que Hamas sea responsable del agua y la electricidad.

Una columna de humo se eleva durante un ataque israelí contra el campo de refugiados de Rafah en el sur de la Franja de Gaza el 1 de diciembre de 2023, cuando los combates se reanudaron poco después de la expiración de una tregua de siete días entre Israel y Hamas.
Una columna de humo se eleva durante un ataque israelí contra el campo de refugiados de Rafah en el sur de la Franja de Gaza el 1 de diciembre de 2023, cuando los combates se reanudaron poco después de la expiración de una tregua de siete días entre Israel y Hamas. - Créditos: @SAID KHATIB

Finalmente, el Equipo Azul diría a los dirigentes políticos israelíes: “Dejen de mentirse a sí mismos y al público. Si intentamos conquistar y retener toda Gaza, Gaza no sólo nos tragará al final, sino que ustedes, los políticos, crearán enormes dudas en la mente del público sobre el ejército al darle un objetivo inalcanzable, e Israel simplemente no puede permitirse más dudas sobre el militares un segundo más”.

En resumen, Israel necesita este tipo de debate interno, en el que un Equipo Rojo y un Equipo Azul israelíes puedan recordar a los dirigentes del país que no hay un resultado perfecto esperando a Israel en Gaza. Arreglar Gaza “de una vez por todas” siempre fue una fantasía.

Pero aquí está lo que no es una fantasía: la verdadera historia de las relaciones entre Israel y Hamás. Es simple. Es guerra, tiempo de espera, guerra, tiempo de espera, guerra, tiempo de espera, guerra, tiempo de espera. Hamas prospera en las guerras porque eso es todo lo que puede ofrecer y todo para lo que existe. Israel prospera en los largos períodos de tregua –en los ceses del fuego– cuando todas sus fortalezas sociales, económicas e innovadoras pasan a primer plano.

Irán, Hamas y Hezbollah quieren arrastrar a Israel a un estado de guerra permanente. Israel necesita un Equipo Rojo y un Equipo Azul que aboguen por cese del fuego más prolongados, una frontera más estricta y la flexibilidad para regresar a Gaza si Hamas lo obliga.

No es perfecto, pero lo perfecto nunca estuvo en el menú. Es el Medio Oriente, Jake.

Por Thomas L. Friedman

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Tras reanudarse las hostilidades en Gaza, piden en Tel Aviv liberar secuestrados por Hamás