La revolución que provocará Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador

Foto: Cuartoscuro

En los primeros días al frente de la presidencia de la república Adolfo López Mateos decretó, el 31 de enero de 1961, la creación del Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI), respondiendo así a la preocupación de su esposa, Eva Sámano.

Esta nueva institución tendría como propósito proteger a la niñez por todos los medios a su alcance, así como proporcionar a los escolares diversos servicios complementarios. Puso en operación guarderías, jardín de niños, orientación nutricional, dispensario, banco de leche y rehabilitación para
discapacidad.

La institución cambió de nombre en 1975 por el de Instituto Mexicano para la Infancia y la Familia y dos años después se fusionó con el Instituto Mexicano de Asistencia para la Niñez para crear al Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

El próximo secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, informó después de su acuerdo con Andrés Manuel López Obrador, que el DIF se subordinará estructuralmente a la Secretaria de Salud por lo que dejará de ser presidenta honoraria la esposa del presidente.

Señaló que esta determinación es acorde con la convicción de la señora Beatriz Gutierrez Müller, quien se había pronunciado en contra de la denominación de Primera Dama y se había manifestado contra esa “figura por considerarla “clasista”; al asegurar que no será la sombra del futuro mandatario ni ocuparía un cargo político en la administración de su esposo.” (Milenio, 16 de julio de 2018)

LEER | Belinda, López Obrador y una deuda millonaria con Hacienda

Comentó Alcocer Varela que “Esta es un decisión de consenso, que el DIF que maneja la primera dama desde hace varias décadas, va a pasar completamente al sector de la Secretaría de Salud. Esta figura de la primera dama, fue claramente no aprobada por la doctora Beatriz, quien va a estar ocupada en otras cosas”.

De manera que los servicios que presta el DIF se reorientarán, “como todo el gobierno”, al diagnóstico y combate a la pobreza. (Milenio)

Al respecto comentó en su cuenta de Twitter Fernanda Caso, exrepresentante ante el INE de Margarita Zavala: “Más allá de quién presidirá el DIF, trasladarlo al sector salud no hace ningún sentido. El DIF organiza voluntarios en desastres naturales, vela por niños migrantes no acompañados, participa en trámites de adopción, vincula OSC nacionales e internacionales…”

Por muchos años a la figura de Primera Dama se le otorgaba el nombramiento honorífico de presidenta del DIF como una fórmula para que desempeñara algunas actividades de carácter altruista, lo que está lejos de la percepción de que el DIF “dependía” de esta figura. Se trata de un nombramiento simbólico, sin sustento jurídico,

La esposa del virtual presidente electo, Beatriz Gutierrez, se manifestó en contra de desempeñar la figura de Primera Dama. “Con todo respeto a las mujeres que han actuado antes en ese papel, decir primera dama es algo clasista. Todos somos importantes, y es la suma de voluntades la que construye un gran país”. (Reporte Índigo, 15 de julio de 2018)

Beatriz Gutiérrez Müller es poeta, historiadora, académica, periodista, promotora de cultura, literatura y arte. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Tiene una maestría en Letras Iberoamericanas, así como un doctorado por la Universidad Nacional Autónoma de México.

LEER | La primera rebelión de los AMLOvers, los seguidores de López Obrador

“Efectivamente: no seré primera dama de México. Ya antes he dado mis razones. Por lo tanto, tampoco la presidenta honoraria del DIF ni de ninguna otra institución pública federal, estatal o municipal.

“Estaré para servir a México en todo lo que pueda. En su momento, les platicaré de algunas contribuciones específicas que me gustaría llevar a cabo. De lo que sí estoy segura es que seguiré siendo profesora universitaria, investigadora y escritora. Y lo más importante: mamá de Jesús Ernesto y esposa de #Yasabesquien”. (SinEmbargo, 15 de julio de 2018)

Al respecto López Obrador comentó: “En lo que me apoya ahora, igual, ninguna función oficial, no tendrá ningún cargo honorífico. Ya no habrá esa figura, lo digo de manera respetuosa, sin ofender a nadie, ya no habrá la figura de primera dama y Beatriz no va a desempeñar ningún cargo”. (Capital México, 16 de julio de 2018)

La posición de Beatriz Gutierrez hace que, ante la historia, Angélica Rivera vaya a figurar como la última Primera Dama, con lo que se llega al final de una práctica de las “reglas no escritas” de la política mexicana. No recibía remuneración alguna y así continuará en este nuevo ciclo del México que va a empezar, desde la recreación del presidencialismo, a cambiar las formas de la política con la
esperanza de llegar a cambiar el fondo. Ya veremos.