Discos externos inalámbricos

Dale Play


Son prácticos, chicos y seguros. Allí podemos guardar las películas personales, nuestros recuerdos en imágenes, la música preferida que no deseamos perder. Todo lo que queremos tener a resguardo de un contratiempo, puede almacenarse en un disco rígido externo, pero también puede reproducirse desde allí, sin necesidad de pasarlo a otro equipo que también lo pueda hacer. Tan sólo se deberá conectarlo a una pantalla. Y si es en forma inalámbrica, mejor.

[Relacionado: Asombrosos controles remoto universales]

Aunque la tendencia sea el del almacenamiento en la Nube, es decir en algunos servicios disponibles en Internet como Dropbox, OneDrive de Microsoft o el Google Drive, siempre es conveniente tener un respaldo físico que podamos manejar nosotros, independiente de terceros. Significa que aunque haya un corte de acceso a Internet podremos acceder a esos archivos en el momento que queramos.

Hace unos años, el futuro de los discos rígidos multimedia se veía más promisorio, pero los smart TV, es decir televisiones con acceso a Internet y la capacidad de reproducir por sí mismo archivos como videos, fueron minando este porvenir. Quiere decir que los smart TV, salvo el almacenamiento, hacen lo mismo que los discos multimedia.

Hoy no existe mucha variedad de modelos de estas características. Si quedan son pocos y en algunos comercios, pero independientemente de esto, es siempre recomendable tener un backup de lo importante.

Antiguamente eran discos rígidos que tenían la capacidad de reproducir archivos como MP3 o MP4, con un puerto de red y una o más entradas o salidas USB, salidas por videocomponente o videocompuesto y HDMI.

[Relacionado: Pequeña guía de MP4]

Los dispositivos que hoy tenemos en plaza poseen fundamentalmente conectividad Wi-Fi. Por eso estos dispositivos sirven como centros neurálgicos de los contenidos multimedia que hay en una casa. Podemos guardar allí los CD ripeados, las películas que compramos, los libros digitales y las fotos familiares. Desde una notebook, smart TV, un celular o una tablet podemos acceder allí, sin recurrir a cables engorrosos. Si se acaba la capacidad propia de estos reservorios digitales podemos ampliar conectándoles otros discos por sus puertos USB. Tendremos entonces a lo mejor un depósito de varios terobytes de datos.  Hay otras variantes con lectoras de tarjetas de memoria o, incluso, que no tienen capacidad de almacenamiento propio y esta es dada por algún pendrive o discos externos que estén conectados a este. Nunca en todos estos casos hablamos de equipos que permiten servicio de streaming de televisión como el Roku, Apple TV o el Chromecast, de Google.

Para dar un ejemplo, vayamos al Seagate Wireless Plus, con capacidad de 1 TB, USB 3.0, peso de 256 g, amplia compatibilidad –con Mac, PC, smart TV de Samsung, dispositivos portátiles con iOS, Android– y la posibilidad de que desde 3 dispositivos estemos reproduciendo simultáneamente películas diferentes en resolución HD. La batería que posee le permite una autonomía de hasta 10 horas. Su precio oficial es de 199 dólares.

[Relacionado: Nuevos dispositivos para ver contenidos vía streaming en tu televisor]

El LaCie Fuel, de 2 TB, a 249,99 dólares, es un dispositivo compatible con iPad, iPhone, Mac, Windows Vista, 7 y 8, equipos Android y el Kindle Fire. Posee también conector USB 3.0. Permite compartir archivos con hasta 5 dispositivos simultáneamente.

Entonces, adiós discusiones entre los integrantes de la familia: todos podrán ver y escuchar lo que quieran.

_

Manuel H. Castrillón es periodista especializado en tecnología, residente en la ciudad de Buenos Aires. @castri2010