Un militar expuesto, el grave desliz de AMLO que raya en lo irresponsable

Foto: Hector Vivas/Getty Images

Las conferencias de prensa mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador son el mecanismo por el que su gobierno busca ser transparente ante la ciudadanía y en esta práctica, de la que se benefician los medios de comunicación, parece no haber límites.

Ante las preguntas de algunos reporteros sobre por qué un mando medio habría tomado una decisión tan importante, en el caso del fallido operativo del 17 de octubre en Culiacán, López Obrador, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, le pidió al general secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval que revelara el nombre de quien coordinó el operativo y responsable del Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico (GAIN).

El general Crescencio Saldoval dio entonces, en una transmisión en vivo que se quedará para la posteridad, el nombre de un coronel, persona a quien debería atribuirse el inicio del operativo en Culiacán para detener a Ovidio Guzmán López.

No hay antecedentes en la totalidad de la Cadena de Mando de las fuerzas armadas, que inicia con el Presidente de la República, de haber hecho público el nombre de algún participante en un operativo contra la delincuencia organizada, porque es sabido que la difusión de este tipo de información es de alto riesgo para los involucrados y para el sigilo con la que se manejan las estructuras relacionadas con la seguridad nacional.

LEER | El lamentable show de AMLO contra la prensa en 'La mañanera'

La revelación del nombre del militar, ordenada por López Obrador, generó críticas entre mandos de las fuerzas armadas por poner en riesgo la seguridad del coronel y su familia, por lo que su carrera podría estar acabada.

“Las actividades de inteligencia desarrolladas durante años por el coronel no podrán continuar, aun si resultara exonerado de haber incurrido en alguna falta a los deberes castrenses o ser imputado por algún delito tras el operativo efectuado en Culiacán, Sinaloa, el pasado 17 de octubre, ya que cualquier grupo delictivo lo consideraría un militar de riesgo para sus actividades.” (La Jornada, 1 de noviembre de 2019)

Senadores de oposición a Morena comentaron que “revelar el nombre del militar a cargo de la operación fallida en Culiacán es un acto grave de deslealtad, que lo pone en peligro a él y a su familia”.

El expresidente Felipe Calderón escribió en sus redes sociales: “El comandante del GAIN cuyo nombre fue irresponsablemente revelado esta mañana, debe ser protegido de inmediato, junto con toda su familia. Incluso valórese el nombrarlo agregado militar en otro país. Lo que pase a él y a los suyos es ya responsabilidad de quien ordenó exponerlo.” (Excelsior, 1 de noviembre de 2019)

Para dimensionar lo delicado de revelar la identidad de los participantes en los operativos contra la delincuencia organizada es pertinente recordar que hace diez años murió Melquisedec Angulo Córdova, suboficial de las Fuerzas Especiales de la Marina, que había participado en el operativo donde fue aniquilado Arturo Beltrán Leyva. La Marina quiso honrarlo como héroe, el 21 de diciembre de 2009, y su funeral fue divulgado en medios electrónicos, en donde se reveló su identidad. Al siguiente día un grupo armado asesinó a la madre, una hermana, un hermano y una tía de Melquisedec. Fue un error. (Excelsior, 1 de noviembre de 2019)

LEER | El acusado de agresión sexual que estuvo a punto de ser cónsul de México en la 4T

Cuestionado en su conferencia Mañanera sobre el riesgo en el que fue puesto el coronel al haber revelado su nombre, el presidente López Obrador comentó que “va a tener la protección que tenemos todos. Se le protegerá si hace falta, pero no está solo, somos un equipo y todos actuamos con responsabilidad”.

“Si alguien participa en un operativo podría perder la vida, en este caso, se trata de un oficial, coordinador de estas operaciones, pero su jefe jerárquico es el secretario de la Defensa y también el presidente de la República. O sea, no es él, es el secretario y el presidente”. (El Financiero, 1 de noviembre de 2019)

Es de reconocerse que las mañaneras del presidente López Obrador son importantes para trasparentar algunos temas, pero otros deben de manejarse con prudencia y parte del derecho a la información que disfrutan los medios es su madurez para comprender que existen límites relacionados con la seguridad nacional que no pueden ser ventilados en público, por mas que sean una herramienta para condenar a los de antes, como hace la 4T. Es un error que podría cobrar vidas.