Anuncios

Sudán se encamina a la peor crisis de hambruna del mundo y ya hay niños muriendo, dice la ONU

Residentes desplazados por una oleada de ataques violentos en un campamento improvisado en la localidad de Masteri, en el oeste de Darfur, Sudán, el 30 de julio de 2020. (Mustafa Younes vía AP, Archivo)

NACIONES UNIDAS (AP) — El conflicto de casi un año entre las fuerzas militares y paramilitares de Sudán ha encaminado a la nación africana hacia la peor crisis alimentaria del mundo, en la que los índices de desnutrición se han disparado y ya cobran vidas de niños, advirtió el miércoles la oficina humanitaria de Naciones Unidas.

Edem Wosornu, directora de operaciones humanitarias, dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que, actualmente, una tercera parte de los 18 millones de habitantes de Sudán enfrenta una grave inseguridad alimentaria, y que en algunas zonas de la región occidental de Darfur podrían alcanzarse niveles catastróficos de hambruna una vez que llegue “la temporada de escasez” en mayo.

“Una evaluación reciente reveló que un niño muere cada dos horas en el campamento de Zamzam, en El Fasher, en Darfur del Norte”, dijo. “Nuestros socios humanitarios estiman que en las próximas semanas y meses, alrededor de 222.000 niños podrían morir de desnutrición”.

Wosornu señaló que la desgarradora situación de violencia, en la que se han producido atroces relatos de ataques por motivos étnicos, violencia sexual, incluidas violaciones en grupo, y ataques indiscriminados en zonas densamente pobladas, eran “material para pesadillas”.

Con la atención del mundo centrada actualmente en la guerra entre Israel y Hamás en la Franja de Gaza y, en menor medida, en la guerra en Ucrania, lamentó que “en Sudán se está produciendo una tragedia humanitaria bajo un velo de desatención e inacción internacional”.

Sudán se sumió en el caos en abril del año pasado, cuando las añejas tensiones entre sus fuerzas militares dirigidas por el general Abdel Fattah Burhan y las Fuerzas de Apoyo Rápido —un grupo paramilitar— comandado por Mohammed Hamdan Dagalo estallaron en enfrentamientos callejeros en la capital, Jartum.

Los combates se propagaron rápidamente a otras partes del país, en particular a zonas urbanas, pero en Darfur tomaron una forma distinta, y se registraron brutales ataques por parte de las Fuerzas de Apoyo Rápido contra los civiles de etnia africana. Miles de personas han muerto.

Hace dos décadas, Darfur se convirtió en sinónimo de genocidio y crímenes de guerra, particularmente por parte de las milicias árabes yanyauid en contra de poblaciones que se identifican como centroafricanas o de África Oriental. A finales de enero, el fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim Khan, dijo que hay motivos para creer que ambas partes del actual conflicto están cometiendo posibles crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad o genocidio en Darfur.