Para mí el PRI no es ese ente satanizado que tanto pregonan: Carlos Damián Aguilar, 19 años

Escuchar esa frase de un joven de 19 años sorprende, más cuando se trata de alguien que creció en una familia que por décadas se ha inclinado por los candidatos de izquierda. Los abuelos de Carlos fueron fervientes seguidores de Cuauhtémoc Cárdenas, el candidato de oposición que en 1988 estuvo a punto de quitarle la presidencia al PRI y que sólo pudo detenerle una caída del cómputo electoral. Hoy por supuesto están con López Obrador, pero él, al menos en este momento, no está tan seguro de seguir el mismo camino.

Carlos Damián Aguilar, músico de viola en la Orquesta Infantil y Juvenil de Azcapotzalco | Foto: Josué Parra / Yahoo

No es que José Antonio Meade le cause alguna simpatía a este joven músico de viola que integra la Orquesta Infantil y Juvenil de Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Lo que pasa es que su contexto no es el mismo que el de sus padres y tíos, mucho menos el de sus abuelos. A él no le tocó ese PRI del que todos le hablan. Sus referencias son más los gobiernos panistas, los de Vicente Fox y Felipe Calderón, productos de la transición democrática que derivó en una alternancia con la llegada de Enrique Peña Nieto al poder.

Para Carlos Damián, la mejor opción sería que hubiera un gobierno de coalición donde todos los partidos se pusieran de acuerdo por el bien común del país. Algo utópico, por lo menos hoy, en un país donde el sistema partidista ha causado una polarización a tal nivel que eliges un bando o estás contra él.

LEER | La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018

Pero para este chico las cosas no son tan extremas. Sí piensa votar pensando en que de algo servirá su participación y eventualmente generar un cambio, aunque no sabe a ciencia cierta hacia dónde llevará esa dichosa transformación que tanto pregonan.

Representante de su tiempo, Carlos ama los videojuegos y no descarta que en un momento pueda dedicarse a hacer videos con tips a través de YouTube como una forma de vida, aunque también le atrae la idea de convertirse en entrenador de algún equipo de basquetbol con un paso previo por la academia.

Carlos Damián Aguilar, músico de viola en la Orquesta Infantil y Juvenil de Azcapotzalco | Foto: Josué Parra / Yahoo

Es quizás por eso que no encuentra afinidad total con alguno de los candidatos, porque ninguno se atreve a decir que se puede vivir de lo que a uno le apasiona. Todos quieren que los jóvenes vayan a la universidad y no parecen advertir que en estos tiempos hay jóvenes millonarios que son sus propios jefes a través de hacer fotos y videos en Instagram. Quizás tampoco sepan qué es Instagram.

Ni que fueron los memes, más que sus spots, los que le dieron más información a muchos de esta generación sobre sus propuestas, por más descabelladas que fueran, como es el caso de Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, y su idea de cortarle la mano a los políticos corruptos.

LEER| Lo que viene para México es una gran desilusión, gane quien gane – María Fernanda Avilés, 18 años

Tal vez lo que sorprende más de este chico es su optimismo. Como pocos, confía en el trabajo de las autoridades electorales y que el resultado que dé la noche del 1 de julio será un fiel reflejo de lo que haya votado la gente. A fin de cuentas, dice, es la misma gente la que cuenta los votos.

Pero eso no quiere decir que todo lo vea como miel sobre hojuelas. Después de todo, se da cuenta de los gastos excesivos del gobierno y otros funcionarios públicos, como los diputados y senadores, al mismo tiempo que la gasolina no deja de subir mientras hay millones de personas que viven en pobreza extrema.

Para Carlos, quien combina un gusto musical entre lo clásico, el rock urbano y el electrónico, su decisión final será entre Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya. Ya se verá qué sorpresa termina por darle a su familia. Una seguro se llevarán cuando lean este texto.

La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018