Niños toman armas en Guerrero y exigen al gobierno detener delincuencia y discriminación

Redacción Animal Político
·2  min de lectura

Una treintena de niños entre seis y once años de edad, tomaron las armas y se integraron a la policía rural de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF), en el municipio de José Joaquín de Herrera, en la Montaña Baja de Guerrero. 

Durante una asamblea comunitaria que se realizó este sábado, se aprobó la integración de los infantes a las filas del CRAC-PF, que exige justicia y seguridad a 15 meses del asesinato de 10 músicos de su comunidad.

Un infante que portaba una escopeta fue el encargado de dar un discurso: “A los medios, a las autoridades gubernamentales; al pueblo de México, al mundo entero. Ya llevamos 15 meses que nos presentamos en la comunidad de Alcozacán, municipio de Chilapa de Álvarez. Estamos aquí para exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador, que nos acusó de ser delincuentes, y le volvemos recordar que no; somos niños comunitarios y apoyamos en el resguardo de nuestra comunidad nahua. 

“Una vez más exigimos que apoye a nueve viudas, a 14 huérfanos y a 34 indígenas desplazados de la comunidad de Acotapaxtlán, por culpa del grupo delictivo Los Ardillos. Ya basta de tanta delincuencia y discriminación a los indígenas de México”.

El grupo de defensa comunitaria también está integrado por más de 200 ciudadanos indígenas quienes, de acuerdo con información del medio Quadratín, denunciaron que “siguen abandonados por el Estado ante los ataques que han recibido por parte del grupo delictivo Los Ardillos, que opera en la parte sur de Chilapa y José Joaquín de Herrera”.

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias exigió al gobierno federal soluciones para sus demandas y anunció que si en los próximos días estas no se cumplen, impedirán la instalación de casillas en sus comunidades durante la jornada electoral del 6 de junio. 

En 2020, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) expresó su preocupación por el anuncio de la incorporación de niños y adolescentes al grupo civil armado Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF), en Guerrero.

En un comunicado, la Redim lamentó la reciente masacre de 10 personas indígenas en Chilapa, Guerrero, y llamó a los gobiernos federal, estatal y municipales a investigar estos hechos y a trabajar para que no se reclute a niños y adolescentes en grupos armados “como un acto desesperado para llamar la atención del Estado mexicano” en territorios violentos.

Con información de Quadratín

Te puede interesar

(VIDEO) Las intolerables amenazas de violación y asesinato a una conductora en México