Anuncios

El añejo pleito 'a muerte' de López Obrador y Felipe Calderón que definirá el futuro de México... por desgracia.

Fotos: Archivo Cuartoscuro
Fotos: Archivo Cuartoscuro

Lo que realmente afecta e importa a los mexicanos no se dice en la conferencia de prensa mañanera del presidente López Obrador, sucede en los hogares y las calles, como la crisis sanitaria del COVID-19 que ya contagió a casi medio millón y mató a casi 54 mil y la crisis de la economía que estanca al país.

Lo que pasa en millones de hogares es la incertidumbre del futuro por haber perdido el empleo, el negocio, tener el patrimonio en riesgo y ver con sospecha el porvenir, observar con impotencia como se derrumba la economía y se imponen ocurrencias de López Obrador que por absurdas generan desconfianza. Lo que pasa en los hogares es el miedo a salir a la calle, contagiarse con coronavirus y morir en un hospital mal equipado donde fallecen médicos, enfermeras y demás.

Lo que dice en su conferencia de prensa mañanera el presidente López Obrador es lo que le interesa que los mexicanos vean y escuchen todo el día y al día siguiente, sobre todo si es útil para que olviden lo realmente importante.

Todas las mañanas desde Palacio Nacional lo que vemos es un circo mediático que sirve para destacar lo que al presidente le sirve para distraer y hacer que el público “ría a carcajadas”. Por estos días su espectáculo se realiza en dos pistas, una la ocupa el acto de Emilio Lozoya con su inútil demanda en contra de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray por un delito electoral, con el soborno de Odebrecht, que ya prescribió.

LEER: Alfonso Romo, el poderoso amigo de AMLO que causa tormentas y peleas en el gabinete

En la segunda pista se escenifica el acto que tiene como actores principales al presidente López Obrador, en su papel de depurador de la vida nacional e implacable luchador en contra de la corrupción y al expresidente Felipe Calderón en su papel de víctima y perseguido desde el poder, por decir que no sabía lo que hacía su secretario de Seguridad, Genaro García Luna, preso en Estados Unidos, y ser señalado como responsable de lo que fue un “Narcoestado”.

La controversia entre estos expertos del espectáculo circense empezó por estos días con el señalamiento de López Obrador en su acto de la mañanera, cuando dijo que antes era renuente a considerar que en México había un narcoestado, pero había cambiado de parecer. “Con todo esto que está saliendo a relucir pues sí se puede hablar de un narcoestado porque estaba tomado el gobierno. Quienes tenían a su cargo combatir la delincuencia estaban al servicio de la delincuencia, mandaba la delincuencia, tenía una gran influencia, era la que decidía a quién perseguir y a quién proteger.”

La función continuó con la participación de Felipe Calderón que acudió a la radio para acusar de “persecución política” en su contra a López Obrador. Comentó: “lo que están haciendo es utilizar la Justicia o la Fiscalía, no para hacer justicia, sino para asustar o querer asustar o castigar a enemigos políticos, adversarios del gobierno que saben que les pueden quitar la mayoría en el 2021, esta es una persecución política que no tiene base”. (Entrevista, Joaquín López Dóriga, Radio Fórmula, 10 de agosto 2020)

La confrontación entre López Obrador y Felipe Calderón, que hoy vemos en su último episodio, empezó hace 14 años, cuando, por un mínimo de votos, Calderón ganó la presidencia. Obrador no lo reconoció, se autoproclamó “presidente legítimo” y por seis años lo llamó espurio.

LEER | La hipocresía en México: satanizan la comida 'chatarra', pero no promueven el cubrebocas

Desde hace 14 años el país está dividido, se lo disputan estos dos grupos, caracterizados de manera simplificada por López Obrador como Liberales, los que él encabeza y Conservadores, como Felipe Calderón, el PAN y todos los que no estén con él.

En el escenario de la disputa por el poder en 2021 están estos “animales políticos”, dedican parte de su tiempo a mantenerlo o conquistarlo. Lo que se interponga en su objetivo lo quitan, eso incluye aniquilar al adversario, aunque sea presidente o expresidente.

Es un pleito sin fin, no importan las consecuencias para el país, ni la economía, ni la inseguridad, ni los muertos de la pandemia. Lo que realmente los ocupa es su lucha por el Poder.

Adivinanza de circo para reír: ¿Quién dijo, lo mío, lo mío, no es la venganza?

El último chiste en la mañanera y nos vamos. AMLO dijo: Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón deberán declarar por los casos de sobornos del caso Odebrecht.

Ja, Ja, Ja. El público ríe…hasta las lágrimas.

No te pierdas:

EN VIDEO: Billetes de rifa del avión presidencial que no se vendan serán enviados a Salud: AMLO