Anuncios

San Judas Tadeo, el 'abogado de las causas difíciles' de gran veneración en México

San Judas Tadeo ha ganado una enorme popularidad en México. (REUTERS/Eliana Aponte)
San Judas Tadeo ha ganado una enorme popularidad en México. (REUTERS/Eliana Aponte)

La imagen de San Judas Tadeo forma parte del paisaje cotidiano en diversos lugares de México. Particularmente en la Ciudad de México, con la peregrinación anual a la Iglesia de San Hipólito, se ha forjado una popularidad absoluta para este santo que durante muchos años permaneció en el olvido pese haber sido, según la Biblia, uno de los doce apóstoles de Jesucristo. Conocido como ‘patrón de las causas difíciles', su llegada a México se dio en la década de los 50 gracias al sacerdote James Tort, que lo había instaurado dos décadas atrás como patrono en la ciudad de Chicago, y en veinte años más tarde lo trajo a Ciudad de México.

En la época de La Gran Depresión, entre 1929 y 1933, Tort quiso amparar a la comunidad mexicana que atravesaba por un momento crítico y eligió a San Judas Tadeo como vínculo, según contó el antropólogo José Ignacio Lanzagorta a Gatopardo. Aunque este apóstol no tuvo tantas menciones en la Biblia, su popularidad estalló entre los 80 y 90, debido a que su figura fue trasladada al altar principal de San Hipólito. “A San Judas Tadeo se le representa portando un medallón en el pecho con la imagen de Jesús, ya que se dice que, al ser parientes, eran muy parecidos. De manera que, al portar este escudo en el torso, significa que San Judas está anunciando a Jesús”, explicó el clérigo Sergio Román a El Sol de Puebla.

La conexión con las clases populares ha ido en ascenso en las últimas décadas, pues se ha instalado como el patrono de referencia de las causas difíciles. “En la iglesia de La Romita hay un altar a san Judas Tadeo que está lleno de milagritos –objetos que los fieles dejan en agradecimiento, usualmente, medallas de algún metal– porque es muy socorrido por la gente”, dijo Lanzagorta.

Una familia acudiendo al Templo de San Hipólito en octubre de 2020. (Leonardo Casas / Eyepix Group)
Una familia acudiendo al Templo de San Hipólito en octubre de 2020. (Leonardo Casas / Eyepix Group)

También es imposible negar que existe un estigma hacia quienes profesan fe a este santo: se ha difundido la idea popular de que los delincuentes le rezan a San Judas para que los proteja. En la Iglesia de San Hipólito, año con año, acuden personas que inhalan pegamento dentro del templo, pero los estigmas están lejos de reflejar el fervor comunitario que representa San Judas Tadeo (muchas veces confundido con Judas Iscariote, que en el Nuevo Testamento fue quien entregó a Jesús).

Por ese motivo de popularización, la veneración a este santo convive con la que se hace a otros, mucho más polémicos, que no son reconocidos por la Iglesia Católica, como es el caso de la Santa Muerte y de Malverde, el santo narco, que ha recibido decenas de canciones a modo de tributo. Esa tendencia se explica a través de cierta autodeterminación de los creyentes con respecto de los mandatos del catolicismo. “Lo que vemos es que la hegemonía de la Iglesia católica para controlar el fenómeno religioso ha disminuido con el paso de las décadas y la religiosidad popular ahora tiene una vida propia”, ha sostenido el antropólogo.

La manifestación popular más conocida es la de San Hipólito, en el corazón de la Ciudad de México, pero hay miles de templos pequeños desperdigados por todos el país en los que, a modo de agradecimiento, los dueños ofrecen un rosario y comida a los asistentes, en una ceremonia que termina por convertirse en una celebración plena que se espera año con año igual que 2 de noviembre o el 12 de diciembre.

Tampoco se puede ignorar el modo en que San Judas Tadeo se ha impregnado a las nuevas dinámicas de comunicación. Por ejemplo, hace unos años se popularizó el video en el que un ciclista que llevaba una figura de considerable tamaño a sus espaldas y, en un desenlace interpretado como cómico, chocó con un automóvil y cayó junto con el patrono. Y así con hileras repletas de memes y chistes. Las personas, a fin de cuentas, le han convertido en su abogado ante las causas de apariencia irresoluta y su popularidad no parece amainar sino todo lo contrario.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Sospechoso de acoso sexual en el metro de la CDMX agrede a dos al verse acorralado.