Anuncios

Quiénes son Los Choneros, el temible grupo ligado al Cartel de Sinaloa y liderado por Fito, el capo narco ecuatoriano prófugo

El líder de Los Choneros, Adolfo Macías, alias
El líder de Los Choneros, Adolfo Macías, alias "Fito", escapó de la cárcel del Litoral de Guayaquil - Créditos: @Fuerzas Armadas de Ecuador

GUAYAQUIL.- Tras la deportación de toda su familia que se había radicado en Córdoba, el nombre de José Adolfo Macías Villamar, alias Fito, se hizo conocido también en la Argentina.

El temible narco que sembró el terror en Ecuador y escapó de una cárcel ecuatoriana a principios de este mes es el líder de la banda de “Los Choneros”, a la que atribuyen nexos con el Cartel de Sinaloa, de México. Tras su misteriosa huida de la cárcel sobrevino una espiral de violencia y la declaratoria del país en “conflicto armado interno”.

En este contexto de crisis y violencia, esta semana fue asesinado el fiscal César Suárez, que integraba la unidad de investigación de delincuencia organizada transnacional e indagaba importantes casos de narcotráfico y corrupción.

Los Choneros surgió en los años 90 en el cantón Chone, de la provincia de Manabí. Aunque empezaron como pequeños expendedores de estupefacientes, luego se extendieron a otros delitos como robos, secuestros, extorsión y sicariato. Antes de huir de la cárcel, Fito cumplía una condena de 34 años de prisión, lo cual no le impidió enviar amenazas de muerte contra el candidato presidencial Fernando Villavicencio asesinado en agosto pasado.

Este cartel de búsqueda publicado el martes 9 de enero de 2024 en X, antes conocida como Twitter, por el Ministerio del Interior de Ecuador, muestra a José Adolfo Macías Villamar, líder de la pandilla Los Choneros. Macías desapareció, según las autoridades, el domingo de una celda de la prisión de Guayaquil donde cumplía una condena de 34 años por tráfico de drogas. También conocido con el alias de

La primera amenaza llegó el 28 de julio pasado, cuando un colaborador de la campaña del candidato fue abordado por varios sujetos en la ciudad de Manta. Los desconocidos le dijeron que querían enviarle “un mensaje” a Villavicencio de parte de Fito. “Es la última vez que tu candidato toca el nombre de Fito, la próxima le vamos a dar a él y a todos los que están con él”, fue la advertencia.

Fito y su banda también son señalados de estar detrás de las revueltas que dejaron más de 400 muertos en los penales del Ecuador. Un informe de inteligencia policial advirtió en 2021 que los líderes de Los Choneros ordenaron a los presos amotinarse y “empezar revueltas en todas las cárceles” para evitar el traslado de algunos jefes.

En diciembre de 2020, tras la muerte de José Luis Zambrano, alias “Rasquiña”, Fito asumió el liderazgo de Los Choneros junto a Junior Roldán, alias JR. Pero Roldán viajó entonces a Medellín huyendo de las autoridades, en una señal más de los vínculos con los grupos colombianos. Pero, contrariamente a lo esperado, no logró la seguridad que buscaba, porque terminó asesinado por un escolta asignado supuestamente para cuidarle las espaldas. Así fue como Fito asumió el pleno liderazgo de esa estructura criminal, ahora calificada de “terrorista”.

La agrupación que, según autoridades, controla el paso de drogas por las costas del Pacífico, está vinculada al cartel mexicano de Sinaloa, a quienes ha brindado por décadas el servicio de seguridad y logística. Por ejemplo, aseguraba el paso de cargamentos de droga que provenía desde Colombia, atravesaban Manabí y Guayas y salían rumbo hacia Centroamérica en lanchas rápidas.

Policías y soldados se encuentran afuera de la prisión El Inca después de que comenzaron los disturbios en el interior en Quito, Ecuador, el lunes 8 de enero de 2024. (Foto AP/Dolores Ochoa)
Policías y soldados se encuentran afuera de la prisión El Inca después de que comenzaron los disturbios en el interior en Quito, Ecuador, el lunes 8 de enero de 2024. (Foto AP/Dolores Ochoa) - Créditos: @Dolores Ochoa

La expansión de Los Choneros se ha dado en asociación con carteles internacionales. Dominan pabellones en las cárceles, según información de la policía, y hasta 2020, cuando murió Rasquiña, controlaba a otros grupos delincuenciales. Pero la desaparición del líder inicial abrió una brecha sangrienta por la disputa del poder que ahora mantienen como bandas rivales a agrupaciones como Los Tiguerones, Los Lobos o los Chone Killers, antes aliados.

Prontuario

Fito nació en Manta hace 44 años, en una ciudad costera de la provincia de Manabí. Poco se ha difundido de sus orígenes humildes; más se sabe de su peligrosidad.

Su prontuario es extenso. Robo, asesinato, homicidio, asociación ilícita, ingreso de artículos prohibidos, delincuencia organizada, tenencia de armas, atentado contra la vida, delito contra la propiedad y otros tipos delictivos más constan en un expediente judicial con una treintena de procesos en su contra, según el sistema de consultas de procesos judiciales.

Su imagen es inconfundible: larga y abultada barba, melena ondulada, barriga sobresaliente y gran contextura. Le gusta ser observado, de ahí que no escondiera la serie de privilegios de los que gozaba en prisión. Por el contrario, los exponía en videos que circulaban en redes sociales, fotografías y hasta murales con su imagen dentro de las cárceles en una especie de desafío al Estado.

Fiestas, mujeres, objetos prohibidos como armamento, tecnología, licor, gallos de pelea, joyería o artículos suntuosos son algunos de los lujos que, según las numerosas requisas que las autoridades han hecho en los últimos años, tenía en la cárcel de la Regional, ubicada dentro de un complejo penitenciario en el que también se encuentra la Penitenciaria del Litoral, la cárcel más grande y peligrosa del país, en la ciudad de Guayaquil, unos 270 kilómetros al suroeste de la capital.

En ese centro, él ejercía el dominio junto a Los Choneros, según han reconocido las propias autoridades penitenciarias. Su celda se asemejaba a un cuarto de hotel. En la habitación lucía una pintura enmarcada con su imagen. En ella vestía con una toga, pues se graduó como abogado en la cárcel -según el registro inscrito en el portal de la Secretaría Nacional de Educación Superior-, lo que contrastaba irónicamente con armas de fuego y dinero.

También había otras pinturas artísticas, diseños, coloridas paredes, conexiones eléctricas para una televisión y un baño decorado con cerámica y accesorios.

El propio presidente Daniel Noboa cuestionó recientemente los privilegios de Fito en la cárcel al mencionar que en su “celda tienen más enchufes” que un hotel, “al menos cuatro”, mencionó. “Empecemos por el hecho de que no pueda haber un enchufe para cargar su celular, que no tengan un router de internet adentro de su celda”, afirmó el presidente sobre lo que no debería pasar.

Desde la cárcel, “Fito” enviaba mensajes grabados a las autoridades y “al pueblo ecuatoriano”, decía el propio cabecilla en uno de sus videos. En el último difundido en julio de 2023, apareció rodeado de hombres armados y hasta acompañado de un policía, cuya participación admitió la institución aunque aseguró que fue coaccionada.

Anunció “una entrega voluntaria de armas”, en consonancia con un supuesto acuerdo de paz que desconoció el entonces gobierno de Guillermo Lasso.

Alias
Alias "Fito", el número uno de Los Choneros, que amenazó desde la cárcel al entonces candidato presidencial Fernando Villavicencio - Créditos: @Twitter

Uno de los episodios más polémicos y que generó críticas al gobierno anterior fue la difusión de un videoclip de un corrido mexicano, cuya producción se atribuyó su hija y que contaba con escenas grabadas desde dentro de la prisión en las que Fito aparece juntos a otros reclusos. El organismo que controla las cárceles negó haber autorizado la filmación.

El denominado “corrido del león” inicia nombrándolo como “el patrón de los patrones”, “líder de Los Choneros” y “muy buena persona”. Se refiere a “Fito” como un “sufrido”, que soportó el secuestro de su hija y un atentado a su hijo, de los cuales salieron bien librados.

Su poder e influencia en el lado de la ilegalidad llevó a la fuerza pública a movilizarse con unos 4000 hombres en agosto de 2023 para trasladarlo desde la Regional a la prisión de máxima seguridad de “La Roca”, donde permanecería aislado.

Pero la disposición del gobierno duró poco. Un mes más tarde, un juez dejó insubsistente la decisión y dispuso su retorno a la cárcel anterior, aduciendo que su vida corría peligro. El Consejo de la Judicatura ya anunció sanciones al juez por esa polémica decisión de septiembre de 2023.

Tras su fuga de la cárcel hay “un grupo de élite en la búsqueda de alias Fito”, admitió esta semana el jefe del Comando Conjunto, Jaime Vela, agregando que se ofrece una recompensa por información que ayude a dar con su paradero. El presidente Daniel Noboa también señaló que hay una búsqueda activa del capo.

Pero para su madre, Marisol Villamar, es inocente. “A él lo investigan por todo. Lo acusan de vender droga, por robar carros y hasta de robar gallinas. Por todo lo que sucede en Manta desean responsabilizarlo”, se quejó en una entrevista que publicó el medio provincial El Diario de Manta en 2017.

Agencias AFP y AP, y LA NACION