Anuncios

Masters 1000 de Miami: el puntazo de Carlos Alcaraz que dejó boquiabiertos a todos y la “batalla mental” que superó Francisco Cerúndolo para ganar

El gran punto de Carlos Alcaraz contra Carballés Baena en el Masters 1000 de Miami
El gran punto de Carlos Alcaraz contra Carballés Baena en el Masters 1000 de Miami

El Miami Open , uno de los certámenes combinados del circuito de tenis más emblemáticos, avanza dejando atrás un puñado de jornadas lluviosas que provocaron diversas dificultades en la programación. Francisco Cerúndolo (21° del ranking mundial) irrumpe sobre la superficie dura del complejo de Miami Gardens, al norte de la ciudad, con la confianza de aquel que pisó fuerte allí mismo. El porteño, semifinalista del Masters 1000 de Miami en 2022 y cuartofinalista el año pasado, superó una “batalla durísima”, como él mismo describió, para ganar y clasificarse a la tercera ronda.

Francisco Cerúndolo avanzó a la tercera ronda del Miami Open
Francisco Cerúndolo avanzó a la tercera ronda del Miami Open - Créditos: @Getty

Como vigésimo preclasificado, el mayor de los hermanos Cerúndolo salió adelantado y anoche, en su debut en la segunda rueda, derrotó a Sebastian Ofner (Austria; 40° del ranking) por 7-6 (7-2), 6-7 (2-7) y 6-1, en dos horas y quince minutos. “Fue una batalla durísima. Él saca demasiado bien, no le leía el saque, todos los golpes venían muy fuertes y muy pegados al piso, entonces se hacía difícil jugar, tenía que aguantar mucho, bancarme lo que él me tirara y concentrarme mucho en mis games de saque. Creo que lo hice y una de las claves fue cómo me la banqué mentalmente”, apuntó Cerúndolo, en ESPN, antes de dejar el court número 6, en el que tuvo un ruidoso apoyo de argentinos.

“En los primeros dos sets, los games de él se me iban muy fácil, metía uno o dos aces por game, muchos winners y se me hacía difícil. Entonces me enfocaba en mis games y le pedía ayuda a mi banco para que me indicaran qué hacer, si pararme más adelante o más atrás, o qué hacer en la devolución. Hubo una hinchada increíble, hay muchos argentinos acá, me gusta jugar acá, siempre lo hice bien y una parte de mi triunfo es por ellos, que me hacen sentir cómodo”, añadió Fran Cerúndolo, que en Miami cuenta con la presencia del entrenador Franco Davín , a quien sumó a su equipo a fines del año pasado (también el coach Kevin Konfederak sigue integrando el grupo). Davín, único argentino dos veces ganador de Grand Slams como entrenador (con Gastón Gaudio en Roland Garros 2004 y Juan Martín del Potro en el US Open 2009), está radicado en Miami desde 2015.

¿Cuál será el próximo desafío de Cerúndolo? Este lunes, frente al ruso Karen Khachanov (16°; 27 años), que llega de vencer al serbio Laslo Djere (35°) por 6-2 y 6-4. El moscovita derrotó dos veces a Cerúndolo en la misma cantidad de enfrentamientos. La última vez fue, precisamente, en el Miami Open, el año pasado, en los cuartos de final, por 6-3 y 6-2. “Siempre es lindo tener revancha contra rivales que te han ganado. Es un rival durísimo, de mucha categoría, que fue top ten, ahora es top 20, que siempre es protagonista en los torneos grandes. Voy a tener que hacer un gran partido para ganarle”, señaló Cerúndolo, el único argentino de pie en el cuadro de Miami (Sebastián Báez, Tomás Etcheverry, Diego Schwartzman, Facundo Díaz Acosta y Pedro Cachin cayeron en sus debuts).

Tras un opaco comienzo de temporada, con seis derrotas y sólo dos victorias hasta el ATP de Buenos Aires, en la segunda semana de febrero, Cerúndolo comenzó a sentirse mejor a partir del ATP 500 de Río de Janeiro (llegó a las semifinales). En Indian Wells venció a Alexander Shevchenko y cayó con Ben Shelton en la tercera rueda, en un desafío apretado de casi tres horas: 7-6 (7-5), 3-6 y 7-6 (7-5). “Desde Río he vuelto a cultivar mi confianza -dijo en atptour.com-. En Indian Wells lo demostré. Si juego ese tenis le puedo ganar a cualquiera y en cualquier torneo. Ojalá pueda seguir con el envión”.

La victoria de Cerúndolo en Miami

El recital de Alcaraz

“Ver jugar a Alcaraz me hace sonreír”. El cumplido del británico Andy Murray, tres veces campeón de Grand Slam, exnúmero 1 del mundo y actualmente en el puesto 62°, publicado en sus redes sociales, ilustra lo que genera Carlitos Alcaraz . El español de 20 años, número 2 del mundo, brinda espectáculo constantemente. Luego de ganar el título de Indian Wells hace una semana, debutó en el Masters 1000 de Miami haciéndolo en forma contundente, en la segunda ronda: derrumbó por 6-2 y 6-1 a su compatriota Roberto Carballes Baena (64°), en una hora y 25 minutos.

La Gran Willy de Carlos Alcaraz durante su éxito ante Roberto Carballes Baena en Miami
La Gran Willy de Carlos Alcaraz durante su éxito ante Roberto Carballes Baena en Miami - Créditos: @BRENNAN ASPLEN

“Tuve que tener paciencia, adaptarme a las condiciones de humedad. La pelota va diferente en relación a Indian Wells y tenía que ver cómo salía. Estoy muy contento con mi actuación y con cómo golpeé la pelota”, expresó Alcaraz, que aprovechó cinco de las nueves chances de quiebre que generó.

Alcaraz, entrenado por Juan Carlos Mosquito Ferrero, ganó 60 puntos en el partido, pero hubo uno, particularmente, espectacular, de esos que asombran al público y que despiertan aplausos. Fue en el segundo set: el español sacó 2-1 y 30-15, se produjo un largo peloteo de 23 tiros que se desanudó con un globo del murciano y un toquecito de volea, con Carballes Baena resignado.

El puntazo de Carlitos

El exnúmero 1 del mundo y vigente campeón de Wimbledon busca convertirse en el octavo jugador con títulos en Indian Wells y Miami en la misma temporada, desde la creación de los Masters 1000, en 1990. Se uniría a Novak Djokovic (2011, 2014-16), Roger Federer (2005-06, 2017), Andre Agassi (2001), Marcelo Ríos (1998), Pete Sampras (1994), Michael Chang (1992) y Jim Courier (1991).

Cinco victorias más lo separan de conseguirlo. El siguiente obstáculo de Alcaraz será el francés Gael Monfils (47°), que venció al australiano Jordan Thompson, cabeza de serie N° 33, por 6-7 (3-7), 6-1 y 6-2. El español lidera 1-0 el historial entre ambos.