Anuncios

Un inspección en Chile encontró problemas de propulsión en el Dali

Washington, 26 mar (EFE).- Una inspección el pasado junio en el puerto chileno de San Antonio encontró problemas en la "propulsión y la maquinaria auxiliar" del cargueron Dali, de bandera singapurés y que este martes provocó el derrumbe del puente Francis Scott Key en el puerto de Baltimore, según la base de datos de Equasis consultada por EFE.

El Dali reportó problemas de propulsión y eléctricos antes de perder el control y estrellarse contra un pilar del puente y provocar su colapso. Seis personas siguen desaparecidas tras el accidente ocurrido a la 1:30 hora local (5:30 GMT).

La inspección con fecha del 27 de junio de 2021 enontró deficiencias en la propulsión y más concretamente en "aparatos de medición, termómetros, etcétera".

Esos problemas provocaron dos inspecciones posteriores, pero el carguero, con 300 metros de eslora y capacidad para cargar 95.000 toneladas, no fue detenido y pudo seguir operando, después de solventar las deficiencias.

El Dali, que comenzó a operar en 2015, tuvo otro problema en su historial, cuando en julio de 2016 colisionó contra un amarre en el puerto de Amberes (Bélgica) y sufrió daños en el casco.

La empresa singapurense Synergy Group, que opera el barco, confirmó que ninguno de los 22 tripulantes del navío resultó herido y aseguró que colabora con las autoridades para determinar las causas del incidente.

El gobernador de Maryland, Wes Moore, reveló que la tripulación del barco informó de una emergencia y pérdida de propulsión y control antes de impactar con un pilar del puente, con lo que las autoridades pudieron coordinar el cierre de la carretera que lo utiliza, la importante autopista I-695.

Al menos seis empleados de una empresa de construcción vial están desaparecidos y varios vehículo están bajo las aguas.

La multinacional danesa Maersk confirmó este lunes que tenía alquilado temporalmente el buque portacontenedores y que transportaba carga de la compañía.

El Dali estaba partiendo del Puerto de Baltimore, uno de los más grandes de Estados Unidos y el más grande en comercio de vehículos, con un piloto del puerto a bordo, como marcan los estándares para operar en la bahía.

El tráfico marítimo en el puerto ha quedado suspendido hasta nuevo aviso, algo que puede tener un fuerte impacto económico y obliga a desviar un gran volumen de tráfico marítimo y de transporte terrestre.

(c) Agencia EFE