Anuncios

Otro drama para Israel: Hamas abastece sus arsenales con armas y explosivos de Tel Aviv

Una unidad de soldados israelíes regresa con sus tanques al lado israelí de la frontera con la Franja de Gaza, después de pasar meses en el territorio palestino participando en batallas con militantes de Hamás, el 28 de enero de 2024, mientras continúan los combates entre los dos bandos beligerantes (Menahem KAHANA / AFP)

LONDRES.– Hace años que los analistas apuntan a las rutas de contrabando clandestinas para explicar por qué Hamas siguió estando fuertemente armado a pesar del bloqueo militar israelí sobre la Franja de Gaza. Pero ahora hay información de inteligencia que revela hasta qué punto Hamas ha sido capaz de construir sus cohetes y armas antitanques a partir de las miles de municiones que no estallaron cuando Israel las arrojó sobre Gaza, según varios expertos en armas y agentes de inteligencia israelíes y occidentales. Y al parecer, Hamas también está armando a sus combatientes con armas robadas de bases militares israelíes.

La información de inteligencia recopilada durante meses de combates revela que así como el gobierno israelí calculó mal las intenciones de Hamas antes del 7 de octubre, también subestimó su capacidad para conseguir armamento.

Una foto tomada desde el sur de Israel desde una posición a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza muestra a la esposa de un soldado israelí llevando a su hijo más allá de un tanque, mientras visita a su marido 
(Menahem Kahana / AFP)
Una foto tomada desde el sur de Israel desde una posición a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza muestra a la esposa de un soldado israelí llevando a su hijo más allá de un tanque, mientras visita a su marido (Menahem Kahana / AFP) - Créditos: @MENAHEM KAHANA

Lo que ahora queda claro es que las mismas armas que las fuerzas israelíes vienen utilizando desde hace 17 años para imponer el bloqueo de Gaza están siendo utilizadas contra el propio Israel. Los explosivos militares israelíes y estadounidenses le han permitido al grupo terrorista lanzar cohetes sobre Israel y, por primera vez, alcanzar ciudades israelíes desde la franja.

“Para Hamas, la principal fuente de explosivos son las municiones sin detonar”, dice Michael Cardash, ex subjefe de la División de Eliminación de Bombas de la Policía Nacional de Israel y consultor de la policía israelí. “Abren las bombas y los proyectiles de artillería de Israel, que luego utilizan o reutilizan para sus propios explosivos y cohetes”.

Más noticias que te pueden interesar:

Los expertos en armas dicen que alrededor del 10% de las municiones lanzadas usualmente no estallan, pero en el caso de Israel, la cifra podría ser mayor. El arsenal de Israel incluye misiles de la era de Vietnam, descontinuados desde hace décadas por Estados Unidos y otras potencias militares. La tasa de falla de algunos de esos misiles podría llegar al 15%, señala un oficial de inteligencia israelí que, al igual que otros entrevistados para este artículo, habló bajo condición de anonimato.

Según cualquiera de los dos cálculos, los años de bombardeos esporádicos y la reciente lluvia de misiles y proyectiles sobre Gaza han dejado en la zona miles de toneladas de municiones sin detonar y a la espera de ser reutilizadas: cada bomba de 1500 kilos que no estalla puede convertirse en cientos de misiles o cohetes.

A través de un comunicado, el Ejército israelí repitió que su objetivo es el desmantelamiento de Hamas, pero no respondió preguntas específicas sobre el origen de las armas del grupo. Hamas, por su parte, no respondió al pedido de comentarios sobre el tema.

Una foto tomada desde el sur de Israel a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza muestra soldados israelíes frente a tanques en una posición a su regreso de una misión en el territorio palestino el 28 de enero
 (Menahem KAHANA / AFP)
Una foto tomada desde el sur de Israel a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza muestra soldados israelíes frente a tanques en una posición a su regreso de una misión en el territorio palestino el 28 de enero (Menahem KAHANA / AFP) - Créditos: @MENAHEM KAHANA

El gobierno de Tel Aviv sabía desde antes de los ataques de octubre que Hamas era capaz de rescatar y reutilizar armas de fabricación israelí, pero el alcance de esa práctica ha sorprendido tanto a los expertos en armas como a los diplomáticos internacionales. Las autoridades israelíes también sabían que sus arsenales eran vulnerables al robo y el saqueo: un informe militar de principios del año pasado señalaba que miles de balas y cientos de armas y granadas habían sido sustraídas de bases militares mal vigiladas.

Según el informe, algunas de esas armas iban a parar a Cisjordania y otras a la Franja de Gaza, pasando por el Sinaí. Pero aquel informe se enfocaba en el tema de la seguridad militar, y sus consecuencias eran mencionadas casi como una acotación al margen: “Estamos alimentando a nuestros enemigos con nuestras propias armas”, se lee en una línea del informe, al que tuvo acceso el diario The New York Times.

Esas consecuencias se hicieron evidentes el 7 de octubre. Horas después de que Hamas traspasara la frontera, cuatro soldados israelíes descubrieron el cuerpo de un combatiente de Hamas abatido frente a la base militar de Reim. En la granada que el terrorista muerto llevaba en el cinturón se veían escrituras en hebreo, según uno de los soldados israelíes presentes, que la reconoció como una granada israelí de modelo reciente. Otros combatientes de Hamas lograron invadir la base, donde robaron algunas armas que a continuación se llevaron a la franja, según los militares israelíes.

A pocos kilómetros de distancia, un equipo forense israelí recogió uno de los 5000 cohetes lanzados por Hamas ese día: al examinarlo, descubrieron que los explosivos de grado militar que contenía probablemente provenían de un misil sin detonar disparado por Israel contra Gaza durante una guerra anterior.

Un oficial militar occidental dice que la mayoría de los explosivos que Hamas está utilizando en su guerra con Israel parecen haber sido fabricados a partir de municiones lanzadas por Israel que no estallaron. Un ejemplo, señala el militar, fue la trampa cazabobos que en diciembre terminó con la vida de 10 soldados israelíes.

A picture taken from southern Israel along the border with the Gaza Strip shows Israeli soldiers ontop their tanks at a position upon their return from a mission in the Palestinian territory on January 28, 2024, amid ongoing battles between Israel and the Palestinian Hamas militant group. (Photo by Menahem KAHANA / AFP)
A picture taken from southern Israel along the border with the Gaza Strip shows Israeli soldiers ontop their tanks at a position upon their return from a mission in the Palestinian territory on January 28, 2024, amid ongoing battles between Israel and the Palestinian Hamas militant group. (Photo by Menahem KAHANA / AFP) - Créditos: @MENAHEM KAHANA

Las Brigadas Al-Qassam, brazo militar de Hamas, viene haciendo alarde de su capacidad de fabricación de armas desde hace años. Después de la guerra de 2014 con Israel, Al-Qassam armó equipos de ingenieros para recolectar municiones sin explotar, como obuses y bombas MK-84 de fabricación norteamericana.

Esos equipos trabajan con las unidades de desactivación de artefactos explosivos de la policía para hacer posible le regreso seguro de los gazatíes a sus hogares. También ayudan a Hamas a prepararse para la próxima guerra.

“Nuestra estrategia tenía como objetivo reutilizar esas piezas de armamento y así convertir la crisis en una oportunidad”, le dijo en 2020 un comandante de las Brigadas Al-Qassam a la red de noticias Al Jazeera.

En los últimos años, el brazo mediático de Al-Qassam ha publicado videos que los muestran haciendo exactamente eso: abrir las ojivas, extraer material explosivo que contienen –generalmente un polvo– y fundirlo para ser reutilizado.

En 2019, los comandos Al-Qassam descubrieron cientos de municiones en dos buques militares británicos de la Primera Guerra Mundial hundidos frente a la costa de Gaza un siglo antes. El hallazgo, alardeó Al-Qassam en su momento, le permitió fabricar cientos de nuevos cohetes.

Al inicio de la guerra actual, Al-Qassam difundió un video donde podía verse a sus milicias ensamblando cohetes Yassin 105 en una lúgubre planta de fabricación militar.

“La forma básica que tiene Hamas para consguir armamento es la fabricación local”, apunta Ahmed Fouad Alkhatib, un analista de políticas de Medio Oriente que creció en Gaza. “Con un mínimo de conocimientos químicos se puede hacer prácticamente cualquier cosa”.

Esta fotografía publicada por el ejército israelí el 25 de enero de 2024 muestra a soldados israelíes operando en la Franja de Gaza en medio de batallas en curso entre Israel y el grupo militante palestino Hamas
Esta fotografía publicada por el ejército israelí el 25 de enero de 2024 muestra a soldados israelíes operando en la Franja de Gaza en medio de batallas en curso entre Israel y el grupo militante palestino Hamas - Créditos: @-

Israel restringe la importación masiva de materiales de construcción que pueden usarse para fabricar cohetes y otras armas. Pero cada nueva ronda de combates deja barrios enteros reducidos a escombros de los que las milicias de Hamas pueden extraer tuberías, hormigón y otros materiales valiosos y reutilizables, señala Alkhatib.

Pero no todo puede fabricarse internamente. Algunas cosas son más fáciles de comprar en el mercado negro y de ingresar de contrabando a Gaza. El Sinaí, esa región desértica y prácticamente deshabitada entre Israel, Egipto y la Franja de Gaza, sigue siendo un gran corredor para el contrabando de armas. Según evaluaciones de la inteligencia israelí, en el Sinaí se han descubierto armas procedentes de los conflictos en Libia, Eritrea y Afganistán.

Según dos funcionarios de inteligencia israelíes, antes del 7 de octubre todavía existían más de una docena de pequeños túneles entre Gaza y Egipto. Ante una consulta de The New York Times, un vocero del gobierno de El Cairo dijo que Egipto había cumplido con su parte, obturando los túneles de su lado de la frontera. “Muchas de las armas que actualmente se encuentran dentro de la Franja de Gaza son resultado del contrabando desde dentro del propio Israel”, señaló el portavoz egipcio.

Pero la creciente fuente de armas de Hamas son las calles y barrios destruidos de la propia franja.

Israel calcula haber llevado a cabo unos 22.000 bombardeos sobre Gaza desde el 7 de octubre, y cada uno de ellos por lo general implica múltiples rondas de ataque, o sea que probablemente se hayan lanzado o disparado decenas de miles de municiones, de las cuales miles no estallaron.

“Proyectiles de artillería, granadas de mano, y otros artefactos explosivos: después de esta guerra quedarán decenas de miles de municiones sin detonar”, apunta Charles Birch, jefe del Servicio de Acción contra Minas de las Naciones Unidas en Gaza. “Para Hamas, todo eso es como un regalo del cielo”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Violentos combates continúan en Gaza, pese a las negociaciones "constructivas" para una nueva tregua entre Israel y Hamás