Anuncios

El año empezó de la peor manera para la realeza británica: una tragedia y dos diagnósticos de cáncer

El rey Carlos III y su nuera, Kate Middleton, ambos tienen cáncer
El rey Carlos III y su nuera, Kate Middleton, ambos tienen cáncer - Créditos: @Chris Jackson

LONDRES.- Los últimos años han sido difíciles para la corona británica: la muerte de Isabel II, las acusaciones de abuso sexual contra el príncipe Andrés, la escandalosa ruptura de Harry y Meghan con la familia real. Sin embargo, posiblemente ningún año haya comenzado de una forma tan turbulenta como este. Aunque ni siquiera ha terminado el primer trimestre, este 2024 no ha dado un sólo respiro a los Windsor, que en los primeros meses del año se vieron sacudidos por una tragedias y varias noticias amargas.

La cirugía abdominal de Kate y el anuncio de la operación de Carlos III

El 17 de enero, el Palacio de Kensington anunció que Kate Middleton, la princesa de Gales, había sido sometida una cirugía de abdomen programada en la Clínica de Londres, que permanecería internada durante 10 días y que no participaría de actos públicos hasta fines de marzo.. En ese momento no se brindaron más detalles del procedimiento ni de su estado de salud, pero un vocero indicó que la condición no era cancerosa.

Sin embargo, la BBC analizó entonces que, “por el tiempo que se espera que Kate permanecerá en el hospital y el tono del comunicado emitido por el palacio”, su condición médica era grave.

Como si fuera poco, ese mismo día, el Palacio de Buckingham dio a conocer a través de un comunicado que el rey Carlos III, a menos de un año de asumir el trono, sería intervenido la semana siguiente por una condición benigna en la próstata.

“Como miles de hombres cada año, el rey pasó una consulta por agrandamiento de la próstata. Lo que sufre Su Majestad es benigno y acudirá al hospital para un procedimiento correctivo”, informó el Palacio de Buckingham. “Los compromisos públicos del rey se pospondrán durante un breve período de recuperación”, precisó el texto.

El rey Carlos III y su nuera, Kate Middleton
El rey Carlos III y su nuera, Kate Middleton - Créditos: @Chris Jackson

Días después, el 21 de enero, la exesposa del príncipe Andrés, Sara, la duquesa de York, anunció que padece un melanoma maligno, una forma de cáncer de piel.

El diagnóstico de cáncer del rey

Sin embargo, tras la operación de próstata el 26 de enero en la Clínica de Londres, donde permanecía internada la princesa de Gales, el pronóstico sobre su condición cambió al descubrirse que el monarca británico tenía cáncer.

El lunes 5 de febrero, el Palacio de Buckingham hizo el anuncio oficial. “Durante el reciente procedimiento hospitalario del rey por un agrandamiento benigno de la próstata, se observó otro tema de preocupación. Las pruebas de diagnóstico posteriores han identificado una forma de cáncer”, informó en el texto oficial.

El Palacio de Buckingham nunca precisó qué tipo de cáncer padece Carlos III, de 75 años, pero indicó que no es de próstata.

Por su parte, el primer ministro británico, Rishi Sunak, aseguró al día siguiente del anuncio que el cáncer se detectó “temprano”, lo que en teoría mejora las posibilidades de recuperación del soberano, y explicó que “seguirá comunicándose con él como de costumbre”.

Antes de hacer pública su enfermedad, Carlos III informó a sus seres queridos, incluido su segundo hijo, Harry, con quien mantiene una tensa relación desde hace tiempo, “para evitar especulaciones”. Al enterarse de la noticia, el duque de Sussex viajó unos días a Londres para acompañar a su padre.

Desde entonces, el rey se ha ausentado de la mayoría de sus compromisos oficiales mientras recibe tratamiento y su esposa, la reina Camilla, asumió las riendas de la familia real. Unas semanas después, sin embargo, tuvo que tomarse unas vacaciones, abrumada por la intensificación de su agenda institucional.

La trágica muerte Thomas Kingston, esposo de Lady Gabriella Windsor

Lady Gabriella Kingston y Thomas Kingston
Lady Gabriella Kingston y Thomas Kingston - Créditos: @PA

Unas semanas después de que se conociera el diagnóstico de Carlos III, estalló otra tragedia en la familia real. Thomas Kingston, marido de lady Gabriella Windsor, la prima segunda de los príncipes Guillermo y Harry, falleció el 25 de febrero a los 45 años, según comunicó el Palacio de Buckingham.

Al principio trascendió muy poca información sobre las circunstancias que rodearon su muerte, pero más tarde salió a la luz que el hombre falleció a causa de una “herida traumática en la cabeza” y que se había encontrado un arma cerca de su cuerpo. Descartada la presencia de otra persona en la escena, todo apuntaba a un suicidio.

Carlos III y Camilla enviaron sus “más sinceros pensamientos y oraciones” a Gabriella, conocida como Ella, y a los padres y hermanos de Kingston.

“El rey y la reina han sido informados de la muerte de Thomas y se unen al príncipe y la princesa Michael de Kent y a todos los que lo conocieron en lamentar la pérdida de un miembro muy querido de la familia. En particular, sus majestades envían sus más sinceros pensamientos y oraciones a Gabriella y a toda la familia Kingston”, dijo un vocero del Palacio de Buckingham.

El diagnóstico de cáncer de Kate

En paralelo, crecían las especulaciones sobre el estado de salud de Kate. El hermetismo alrededor de su recuperación y la edición de una foto por el Día de la Madre alimentaron todo tipo de rumores e provocaron un incremento de la desconfianza hacia la Casa Real. Incluso se especuló con su muerte, luego de que se viralizara un video sacado de contexto de la bandera británica a media asta.

El príncipe Guillermo y Kate
El príncipe Guillermo y Kate - Créditos: @Grosby

En los últimos días, cobró fuerza la versión de que la ausencia de princesa de Gales de la vida pública se explicaba por una crisis matrimonial que involucraba a una tercera en discordia, su antigua amiga Sarah Rose Hanbury, marquesa de Cholmondeley.

La insistencia con esta hipótesis llegó a tal punto que la propia Hanbury tuvo que salir a desmentirla públicamente: “Los rumores son falsos”, afirmó en un comunicado que compartió Business Insider.

Pero el misterio llegó a su fin con el comunicado de la propia princesa de Gales de este viernes. Kate anunció en un video que publicó en su cuenta oficial de X que tiene cáncer y que está recibiendo quimioterapia como parte del tratamiento.

La princesa explicó que su condición había sido descubierta después de la cirugía abdominal de enero aunque no especificó qué tipo de cáncer le diagnosticaron.

“En enero me sometí a una cirugía abdominal importante en Londres y en ese momento se pensaba que mi condición no era cancerosa. La cirugía fue exitosa, sin embargo, pruebas realizadas después de la operación revelaron que había habido presencia de cáncer. Por lo tanto, mi equipo médico me aconsejó que siguiera un tratamiento preventivo de quimioterapia y ahora estoy en las primeras etapas de ese tratamiento”, precisó.

A pesar del “shock”, Kate insistió en que se “encuentra bien y que se está fortaleciendo cada día”.

Agencias Reuters y AP