Anuncios

W Gold Cup: Las condiciones lamentables en el EEUU vs Canadá y el desdén por la salud de las futbolistas

Esta barrida de Vanessa Gilles, defensa de Canadá, sobre la estadounidense Alex Morgan ilustra el riesgo de lesiones potenciales en un campo tan encharcado con el del Snapdragon Stadium en las Semifinales de la W Gold Cup. (Foto: Sean M. Haffey/Getty Images)
Esta barrida de Vanessa Gilles, defensa de Canadá, sobre la estadounidense Alex Morgan ilustra el riesgo de lesiones potenciales en un campo tan encharcado con el del Snapdragon Stadium en las Semifinales de la W Gold Cup. (Foto: Sean M. Haffey/Getty Images)

Estados Unidos superó a Canadá en penales en las Semifinales de la W Gold Cup. Sin embargo, la decisión de llevar a cabo el partido en condiciones ridículas, con una cancha completamente encharcada y en medio de una lluvia torrencial en el Snapdragon Stadium de San Diego, manifestó nuevamente el poco interés por el bienestar de las futbolistas y el espectáculo en sí.

Disputar el partido en este tipo de condiciones incrementa el riesgo de una lesión severa y afecta el espectáculo. En un duelo de eliminación directa como en el caso de la W Gold Cup, permitir que condiciones climáticas ayuden a determinar quién avance tampoco es el mejor ejemplo de justicia deportiva.

La portera estadounidense Alyssa Naeher se desliza para segurar frente a su compañera Emily Fox y la canadiense Adriana Leon durante la segunda mitad de la Semifinal de la W Gold Cup. (Foto: Sean M. Haffey/Getty Images)
La portera estadounidense Alyssa Naeher se desliza para segurar frente a su compañera Emily Fox y la canadiense Adriana Leon durante la segunda mitad de la Semifinal de la W Gold Cup. (Foto: Sean M. Haffey/Getty Images)

Condiciones afectan el juego

Afortunadamente para la organización, a pesar de las malas condiciones del campo este no ocasionó alguna lesión que lamentar. La única jugadora que salió del campo por una cuestión médica fue la canadiense Vanessa Gilles tras un golpe en la cabeza.

Sin embargo, el desarrollo del partido sí se vio opacado por las malas condiciones. En ningún momento fue más evidente que en el minuto 20, cuando la misma Gilles quiso pasar el balón a la portera, Kailen Sheridan, en una aparente jugada de rutina, pero el esférico se detuvo por cantidad de agua en la cancha dejando sola a Jaedyn Shaw para dar ventaja a las estadounidenses.

A pesar de ser dos de las mejores selecciones en manejo del balón, ninguno de los dos equipos logró conectar en el 50 por ciento de sus pases. Ante la nula posibilidad de jugar a ras de césped, el partido se convirtió en una serie de pelotazos esperando un error de las rivales.

Ambas directoras técnicas coincidieron en que el partido no debió jugarse, mientras que algunas ex futbolistas expresaron lo mismo a través de redes sociales.

“Teníamos un plan de juego, ellas (Canadá) tenían un plan de juego. Prácticamente se pierde en el primer minuto”, expresó Twila Kilgore, entrenadora de Estados Unidos, en conferencia de prensa.

En numerosas ocasiones, las jugadoras pateaban el balón y a pesar de levantar mucha agua, el esférico apenas avanzaba unos metros, o en ocasiones, ni siquiera eso. Esto implicó que las jugadoras tuvieran que imprimir mucha fuerza incluso para los pases más cortos, incrementando el riesgo de un choque considerable.

Después del error de Gilles, las defensas canadienses no hicieron un esfuerzo por controlar el balón, reventando la pelota cada vez que se acercaba una jugadora estadounidense.

Emily Fox, de Estados Unidos, enfrenta la presión de la delantera canadiense, Olivia Smith, en las Semifinales de la W Gold Cup. (Foto: Omar Vega/Getty Images)
Emily Fox, de Estados Unidos, enfrenta la presión de la delantera canadiense, Olivia Smith, en las Semifinales de la W Gold Cup. (Foto: Omar Vega/Getty Images)

Para todos era claro que no se podía jugar en esas condiciones. Bueno, para todos excepto para quienes podían tomar la decisión.

Una decisión polémica

De acuerdo con los estatutos de la Concacaf, la árbitra es quien debe tomar la decisión de frenar el partido en caso de que las circunstancias no permitan el desarrollo del encuentro. En este caso se trataría de la mexicana Katia Garcia.

Sin embargo, Christina Unkel, analista de reglas de CBS Sports, cadena que transmitió el partido en los Estados Unidos, señaló que García se acercó al comisario de la Concacaf para mostrar las condiciones del campo.

“Hay un comisario de partido en cada uno de estos juegos de Concacaf y, como vimos en los primeros minutos de este juego, la árbitra fue y demostró que el balón en realidad no estaba rodando cuando se acercó a la cuarta estación oficial, que es donde se encuentra el comisario del partido.

"Quiero ser muy, muy clara, quedó muy claro por su demostración que ella no necesariamente creía que sea una condición segura, pero el comisario del partido le dice que continúe", explicó Unkel.

La arbitra mexicana, Katia García, podría haber detenido el partido, aunque aparentemente el comisario del partido habría estado de acuerdo en continuar con el encuentro. (Foto: Brad Smith/ISI Photos/USSF/Getty Images para USSF)
La arbitra mexicana, Katia García, podría haber detenido el partido, aunque aparentemente el comisario del partido habría estado de acuerdo en continuar con el encuentro. (Foto: Brad Smith/ISI Photos/USSF/Getty Images para USSF)

Debido a los intentos de la jueza de mostrar el estado del campo, es poco probable que haya sido García quien determinara la continuidad del juego, sino autoridades de la W Gold Cup.

Algunas jugadoras se acercaron a la mexicana, en particular durante los primeros 15 minutos de juego, esperando la cancelación del mismo, pero el duelo continuó, mostrando las pocas opciones que tienen las jugadoras en un tema que podría ser importante ante el incremento en el riesgo de una lesión.

Tema recurrente en Concacaf

Las condiciones del terreno han sido un tema recurrente en países de la Concacaf. Desde campos con imperfecciones hasta la disputa de partidos oficiales en condiciones poco propicias.

El mismo campo del Snapdragon Stadium fue causa de polémica en la Semifinal de la NWSL del año pasado, cuando presentaba divots (porciones de pasto y tierra levantados) y marcas de un partido de futbol americano universitario disputado unos días antes.

Recientemente, Fernando Ortiz, director técnico del Monterrey, se quejó por el estado de la cancha en el duelo ante Comunicaciones de Guatemala en la Concacaf Champions Cup. El sábado pasado, el LAFC vs Real Salt Lake se disputó en medio de una tormenta de nieve, incluso con tempestad. Cuando el director técnico del LAFC, Steve Cherundolo, se quejó, fue multado por la MLS.

En el 2013, un duelo clasificatorio para el Mundial entre Costa Rica y Estados Unidos se jugó bajo una torrencial nevada a pesar de las quejas de los costarricenses. En el segundo tiempo, la visibilidad y el estado del campo de juego no eran adecuados, pero el encuentro siguió. El partido terminó con victoria de 1-0 para los locales.

El problema no es exclusivo de Concacaf. Apenas el fin de semana pasado, la Confederación Asiática de Futbol (CAF) permitió que se disputara un duelo de la Copa Asiática sub 20 Femenil entre Australia y Corea del Sur con 15 centímetros de nieve en el campo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Locura por un vaso de Starbucks que se revende hasta en 6 mil pesos