Uvalde: familias protestan frente a la casa de Greg Abbott pidiendo que se eleve la edad para comprar un AR-15

·8  min de lectura

Las familias de las víctimas del tiroteo masivo de Uvalde organizaron una protesta frente a la casa de Greg Abbott el sábado, para pedir al gobernador de Texas que eleve la edad mínima para comprar un rifle semiautomático de 18 a 21 años.

Padres, hermanos y otros miembros de familia afligidos se reunieron frente a la mansión del gobernador en el centro de Austin alrededor de las 5:15 am de esa mañana, sosteniendo en alto las fotos de sus seres queridos perdidos en la masacre del 24 de mayo.

La multitud gritó con un megáfono los nombres de los 19 estudiantes, de entre nueve y 11 años, y las dos heroicas maestras que murieron en el tiroteo. Otros también reprodujeron el sonido desgarrador de las voces de sus hijos riendo alegremente y jugando en vídeos tomados antes de sus asesinatos.

La manifestación se suscitó a raíz de que los miembros de familia y la comunidad de Uvalde en general están cada vez más frustrados con el hecho de que el gobernador no haya tomado medidas significativas más de tres meses después de la masacre.

El 24 de mayo, el pistolero Salvador Ramos, de 18 años, ingresó a la escuela primaria Robb en Uvalde armado con un rifle AR-15 y asesinó a 21 estudiantes y miembros del personal inocentes.

El asesino compró legalmente el rifle semiautomático utilizado en el ataque solo unos días antes, gracias a las laxas leyes de armas de Texas.

El año anterior, Ramos, de 17 años, había pedido a familiares que lo ayudaran a comprar un arma de fuego porque era menor de edad y no podía hacerlo. Ellos se negaron.

Pero, luego, el 16 de mayo, Ramos cumplió 18 años y fue entonces cuando pudo comprar legalmente sus propias armas de fuego en el estado de Texas.

Durante la semana siguiente, compró dos rifles semiautomáticos en armerías del estado, así como 375 rondas de municiones.

Ocho días después de cumplir 18 años, usó una de las armas de fuego para llevar a cabo uno de los tiroteos escolares más mortíferos en la historia de Estados Unidos.

Desde la masacre han ido creciendo los llamados para elevar a 21 años la edad mínima para comprar rifles semiautomáticos, algo que podría haber evitado la masacre en Uvalde.

Las familias, el consejo de la ciudad de Uvalde y los legisladores estatales han instado a Abbott a convocar una sesión especial de la legislatura estatal donde se puedan considerar nuevas leyes de armas.

Pero tres meses después del tiroteo, Abbott, un antiguo aliado de la NRA (Asociación Nacional del Rifle) que se postula para la reelección en noviembre, no ha mostrado voluntad de hacerlo.

Familias de Uvalde y miembros de la comunidad realizan una protesta en la capital de Texas el sábado (Xinhua/Shutterstock)
Familias de Uvalde y miembros de la comunidad realizan una protesta en la capital de Texas el sábado (Xinhua/Shutterstock)

La manifestación del sábado fue organizada con el grupo de reforma de armas March for Our Lives, que fue creado por estudiantes sobrevivientes después del tiroteo masivo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

Cientos de manifestantes se unieron a las familias de Uvalde afuera de la casa del gobernador y luego en los escalones del capitolio estatal en Austin, y escucharon las devastadoras historias de aquellos que habían perdido a sus seres queridos por la violencia armada.

Brett Cross, cuyo hijo Uziyah murió en la masacre del 24 de mayo, gritó por un megáfono para que Abbott escuchara que las grabaciones son “lo único que nos queda” de sus hijos.

“¡Estas son las voces de nuestros niños!” él dijo. “¡Esto es lo único que nos queda porque no te importa un car**o!”

“La edad debe aumentarse a 21. Nuestros hijos aún estarían vivos”, le dijo al HuffPost.

Javier Cazares, cuya hija Jackie murió en la masacre, dijo que los niños sobrevivientes ahora temen ser los siguientes.

“Nuestros hijos regresan a la escuela y preguntan: ‘¿Seré yo el siguiente?’”, dijo.

Maggie Mireles Thomas, la hermana de la maestra Eva Mireles que fue asesinada en la escuela primaria Robb, dijo que su hermana no tenía ninguna posibilidad de actuar en contra del tirador con un AR-15.

Los manifestantes piden que el gobernador Greg Abbott convoque una legislatura especial para elevar la edad mínima (Xinhua/Shutterstock)
Los manifestantes piden que el gobernador Greg Abbott convoque una legislatura especial para elevar la edad mínima (Xinhua/Shutterstock)

“Mi hermana deja atrás a su único hijo, quien tiene que seguir sin ella”, dijo.

“Eva era fuerte. Pudo haber derribado [al tirador], pero no con esta arma”.

Los manifestantes exigieron la acción del gobernador y prometieron que, si sigue ignorándolos, harán oír sus voces en las urnas.

Cuando se le preguntó si el gobernador apoya elevar la edad mínima, su oficina señaló al reportero del HuffPost sus esfuerzos en torno a la seguridad escolar y la salud mental.

“Como dijo el gobernador Abbott desde el primer día, todas las opciones permanecen sobre la mesa mientras sigue trabajando con los líderes estatales y locales para prevenir futuras tragedias y desplegar todos los recursos disponibles para apoyar a la comunidad de Uvalde mientras se recupera”, dijo el vocero.

“Se esperan más anuncios en los próximos días y semanas a medida que la legislatura delibera sobre las soluciones propuestas”.

Texas tiene algunas de las leyes de armas más laxas de todo Estados Unidos y, desde que asumió el cargo, Abbott las ha hecho aún más flexibles.

El año pasado, firmó una nueva ley que permite a los texanos portar armas sin licencia. En la ceremonia de firma, estuvo acompañado de funcionarios de la NRA.

Esta semana, los abogados que representan a las familias de las víctimas también anunciaron planes para presentar una amplia demanda colectiva de US$27 mil millones contra varios organismos encargados de hacer cumplir la ley, el distrito escolar y el fabricante del arma utilizada en el ataque.

El abogado de derechos civiles Charles Bonner dijo el lunes que planea demandar a cualquiera que tenga alguna responsabilidad por la masacre del 24 de mayo, incluido el Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, el fabricante de armas Daniel Defense (que fabricó el AR-15 utilizado para asesinar a las 21 víctimas) y la tienda de armas Oasis Outback, donde Ramos pudo comprarlo legalmente.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, en el monumento a la escuela (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
El gobernador de Texas, Greg Abbott, en el monumento a la escuela (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

También incluirá a todas las diferentes agencias de aplicación de la ley que respondieron a la escena del tiroteo masivo, incluido el Departamento de Seguridad Pública, la policía escolar de Uvalde y la policía de la ciudad de Uvalde.

Se espera que la gran demanda, que también involucrará a la organización de seguridad de armas Everytown, se presente en septiembre después de que el Departamento de Justicia de EE.UU. publique los resultados de su investigación sobre la masacre.

Se han lanzado varias investigaciones separadas sobre las fallas de ese día.

El mes pasado, el comité de la Cámara de Representantes de Texas que investigó la masacre publicó su escandaloso informe en el que criticó el “lánguido esfuerzo” de las fuerzas del orden público y citó las fallas de casi todas las autoridades involucradas ese día.

El informe de 77 páginas del comité de la Cámara de Representantes de Texas reveló que la asombrosa cantidad de 376 agentes del orden acudieron a la escuela primaria Robb para responder a lo que se convirtió en el peor tiroteo masivo en la historia de Texas.

Entre ellos se encontraban 149 de la Patrulla Fronteriza de EE.UU., 91 policías estatales, 25 policías de Uvalde, 16 agentes del sheriff y cinco policías escolares de Uvalde.

Los restantes eran oficiales de la Administración de Control de Drogas, alguaciles federales de EE.UU. y policías que respondieron desde los condados vecinos.

En el informe condenatorio, la respuesta de las fuerzas del orden se describió como un “caos” donde no hubo un liderazgo claro y los oficiales en la escena “no priorizaron salvar las vidas de víctimas inocentes por encima de su propia seguridad”.

“Hubo un enfoque general indiferente por parte de las fuerzas del orden en la escena. En el caso de muchos, fue porque recibieron y se basaron en información inexacta. Otros, tenían suficiente información para intervenir”, afirma el informe.

El resultado: pasaron 77 alucinantes minutos desde el momento en que Ramos ingresó a la escuela a las 11:33 am y empezó a disparar a víctimas inocentes hasta el momento en que una unidad de élite de la Patrulla Fronteriza finalmente irrumpió en el salón de clase y lo mató a tiros a las 12:50 pm.

Salvador Ramos visto en las imágenes de vigilancia entrando en la escuela primaria Robb el 24 de mayo (vía REUTERS)
Salvador Ramos visto en las imágenes de vigilancia entrando en la escuela primaria Robb el 24 de mayo (vía REUTERS)

Las imágenes de vigilancia condenatorias muestran a docenas de oficiales armados parados en los pasillos afuera del salón de clase sin hacer nada.

El informe del comité de la Cámara de Representantes de Texas indicó que era “factible” que la prolongada demora para intervenir costara la vida de algunas de las víctimas que se desangraron dentro del salón.

Una maestra murió a causa de sus heridas en una ambulancia, mientras que tres niños murieron después de llegar al hospital.

Hasta la fecha, se sabe que solo dos agentes de la ley han enfrentado alguna acción disciplinaria por la respuesta fallida de las fuerzas del orden.

El jefe de policía de la escuela Uvalde, Pete Arredondo, el comandante del incidente en el lugar, ha asumido gran parte de la culpa porque no envió a los agentes de la ley al salón de clase para confrontar al tirador.

Finalmente, fue despedido de su cargo el miércoles.

En julio, el jefe interino de la policía de Uvalde, el teniente Mariano Pargas, fue suspendido después de que el informe del comité de la Cámara de Representantes de Texas descubriera que el departamento ignoró su propio entrenamiento de tiro activo ese día.

El Ayuntamiento de Uvalde también anunció su propia investigación sobre cada uno de los 25 oficiales del Departamento de Policía de Uvalde que respondieron al tiroteo.

Se espera que la investigación del ayuntamiento tarde alrededor de dos meses.