La Universidad de Cambridge abre una investigación por varias muertes en su campus

·7  min de lectura
La prestigiosa Universidad de Cambridge tiene una deuda de sólo 12,5 millones de euros
La Universidad de Cambridge, una de las más prestigiosas del mundo

LONDON.- La prestigiosa Universidad de Cambridge de Gran Bretaña abrió una investigación luego de que se informaran varias muertes de estudiantes en los últimos meses, ya que el centro de estudiantes advierte sobre una creciente crisis de salud mental.

La frondosa universidad, a unos 100 kilómetros al noreste de Londres, informó de cinco muertes de estudiantes entre marzo y junio de este año. La universidad dice que uno fue “confirmado como suicidio”, mientras que los otros cuatro son suicidios sospechosos que esperan la investigación del forense.

El vicerrector de la universidad, Stephen Toope, dijo que estaba “profundamente entristecido” por las muertes en un comunicado difundido el martes. “En este momento angustioso, los pensamientos de nuestra comunidad permanecen con las familias y amigos de los estudiantes que murieron”. Dijo que la seguridad de los estudiantes es “de fundamental importancia” y que la universidad estaba trabajando para “revisar estos trágicos eventos” y poner en marcha planes para apoyar la salud mental y el bienestar.

Cambridge, fundada en 1209, tiene más de 20.000 estudiantes y es una institución académica de prestigio mundial. Cuenta con más de 121 premios Nobel y 47 jefes de estado entre sus exalumnos y afiliados.

En una declaración separada un día antes, Cambridge dijo que había establecido un “grupo de respuesta rápida a incidentes”, una investigación separada de la investigación del forense, en coordinación con funcionarios de salud pública y grupos locales de prevención de suicidios, para revisar las muertes.

Para las primeras cuatro muertes, el grupo descubrió que “no había una causa común o vínculos claros evidentes”, dijo la universidad. Todavía está revisando la quinta muerte.

La Universidad de Cambridge lidera el ranking mundial
La Universidad de Cambridge lidera el ranking mundial - Créditos: @Cambridge University

“Estamos conmocionados y profundamente entristecidos por las trágicas muertes”, dijo Graham Virgo, vicerrector senior en un comunicado el lunes. “Todos estos estudiantes eran miembros valiosos de nuestra comunidad”, agregó, y señaló que la universidad estaba “en contacto con los padres de los estudiantes que fallecieron para apoyarlos en este momento extremadamente difícil”.

Acusaciones

Sin embargo, el propio centro de estudiantes de la universidad, un organismo electo que representa a los estudiantes, emitió un comunicado en respuesta a las muertes culpando a algunas de las políticas de la universidad.

“Es incorrecto especular sobre las circunstancias que rodearon la muerte de cada estudiante, pero no debemos rehuir el hecho de que hay una crisis de salud mental estudiantil en Cambridge”, decía el texto. Calificaron el número de muertes como “preocupante” y dijo que se sentía obligado a tomar una posición pública “contra la serie de fallas que hemos presenciado en la Universidad y en todas las facultades”.

Las muertes ocurrieron en diferentes facultades dentro de la universidad, que se compone de 31 colegios constituyentes.

El Centro de Estudiantes acusó a una estrategia de prevención del suicidio en toda la universidad de ser “vergonzosamente poco ambiciosa” y “diluida más allá del reconocimiento”, calificándola de “negligencia en el cumplimiento del deber”. Pidió a los líderes escolares que “revisen con urgencia” las estrategias de seguridad contra el suicidio y se comprometan con un enfoque preventivo.

La respuesta de Cambridge

La universidad no comentó sobre las acusaciones explícitas, pero señaló a The Washington Post la declaración de Toope sobre el trabajo que se está realizando para apoyar el bienestar de los estudiantes.

Dijo que estaba invirtiendo alrededor de 6 millones de dólares al año en un plan de acción para apoyar la salud mental que incluye una nueva división de apoyo a los estudiantes, asesores de bienestar de los estudiantes, reducción de los tiempos de espera para la ayuda de salud mental y capacitación en concientización sobre el suicidio para el personal de primera línea.

“Nada es más importante que la seguridad de nuestros estudiantes”, dijo en el comunicado del lunes. “Lamentablemente, en las universidades aquí en el Reino Unido e internacionalmente, estamos viendo un número creciente de jóvenes que utilizan los servicios de asesoramiento y reportan problemas con su salud mental”.

En números

A pesar de la preocupación por las muertes recientes, los expertos en salud pública enfatizaron que, en general, las tasas de suicidio de los estudiantes universitarios tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos han tenido una tendencia a la baja en los últimos años. Los datos más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas de Gran Bretaña encontraron que las tasas de suicidio entre los estudiantes de educación superior en el año académico que finalizó en 2020 fueron de tres muertes por cada 100.000 estudiantes, la “tasa más baja observada en los últimos cuatro años”.

También en Estados Unidos, las tasas de suicidio también están cayendo en general para casi todos los grupos demográficos, según la Asociación Estadounidense de Suicidología, aunque el suicidio aún se ubica como la segunda causa principal de muerte entre los 15 y los 24 años.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus y la crisis del costo de vida son factores recientes que, según los expertos en salud pública, provocaron un aumento de los problemas de salud mental entre los estudiantes.

Steve West, presidente de Universities UK, un organismo de membresía que representa a 140 universidades de todo el país, dijo que hubo un aumento en los problemas de salud mental informados entre las poblaciones de estudiantes en el Reino Unido. “Las universidades deben ser lugares seguros y mentalmente saludables para vivir, trabajar y estudiar”, dijo en un correo electrónico a The Post, “cada vida perdida por suicidio es una tragedia”.

“Si bien no hay evidencia de que el número total de muertes de estudiantes por suicidio esté aumentando, los factores de riesgo como las autolesiones, la depresión, las deudas, la desconexión y la soledad significan que las universidades deben estar atentas para detectar las señales y responder rápidamente”.

Un portavoz de la Unión Nacional de Estudiantes (NUS, por sus siglas en inglés), una confederación de casi 600 sindicatos de estudiantes que representan a 7 millones de estudiantes, dijo a The Post que estaban “conmocionados y entristecidos al enterarse de casos de suicidio de estudiantes”, que mostraban que “las universidades no están separadas de la sociedad en general”.

“Nuestra investigación ha demostrado que los estudiantes están abrumadoramente agobiados por las ansiedades, a menudo arraigadas en la pobreza y la presión académica, y ahora tristemente exacerbadas por la crisis del costo de vida”, dijo la NUS.

Universidad; Cambridge; Mundo
Cambridge, fundada en 1209, tiene más de 20.000 estudiantes - Créditos: @LOIC VENNIN

Las presiones sobre los estudiantes en todo el mundo se han visto exacerbadas por la pandemia de coronavirus, ya que han resistido los horarios académicos cambiantes, el aprendizaje virtual, los protocolos de máscaras y las restricciones para socializar.

Los datos de un estudio de Healthy Minds Network de 2021 mostraron que el 34% de los universitarios estadounidenses que respondieron tenían trastorno de ansiedad y el 41 % depresión, índices que han aumentado en los últimos años. En términos más generales, casi el 73 % en la encuesta de evaluación de salud universitaria nacional de la American College Health Association de otoño de 2021 informó angustia psicológica moderada o grave.

“No hay duda de que los jóvenes están bajo una presión considerable en este momento”, dijo Ged Flynn, director ejecutivo de Papyrus, una organización benéfica británica que trabaja para prevenir el suicidio de jóvenes.

Hubo algunas “buenas noticias”, agregó, con tendencias de datos nacionales que muestran que las tasas generales de suicidio se han mantenido iguales o se han reducido en los últimos años. Sin embargo, agregó, este no fue el caso de los jóvenes de 11 a 19 años, un grupo de edad que presenta la “mayor preocupación”.

Flynn dijo que las instituciones académicas deberían hacer más para llegar a esta cohorte de edad y “dejar en claro que no están solas”. Agregó que “creemos firmemente que muchos suicidios se pueden prevenir y queremos que haya resultados positivos”.

Por Adela Suliman

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.