Ucrania derriba un puente estratégico que complica la ofensiva de Rusia

·4  min de lectura
En esta foto de archivo tomada el 21 de julio de 2022, un coche pasa por delante de un cráter en el puente Antonivskyi, que cruza el río Dniéper de Kherson, causado por un ataque ucraniano con cohetes, en medio de la actual acción militar rusa en Ucrania.
En esta foto de archivo tomada el 21 de julio de 2022, un coche pasa por delante de un cráter en el puente Antonivskyi, que cruza el río Dniéper de Kherson, causado por un ataque ucraniano con cohetes, en medio de la actual acción militar rusa en Ucrania. - Créditos: @STRINGER

KIEV.- Las tropas ucranianas bombardearon el estratégico puente Antonivskiy, que atraviesa el río Dnieper, el martes por la noche, aseguró el subdirector del gobierno nombrado por el Kremlin para la región de Kherson, Kirill Stremousov.

Aunque el puente seguía en pie, la estructura de 1,4 kilómetros sufrió graves daños a causa de los bombardeos ucranianos de la semana pasada, cuando fue atacado varias veces. Es por eso que quedó cerrado al paso de camiones, pero seguía abierto para autos, hasta hoy. Tras la ofensiva de ayer por la noche, su plataforma quedó cubierta de agujeros, lo que impide el paso de los vehículos, agregó Stremousov.

Una imagen de un puente sobre el río Dnieper proporcionada por la empresa Satellogic
Una imagen de un puente sobre el río Dnieper proporcionada por la empresa Satellogic

Las fuerzas de Ucrania emplearon los lanzamisiles múltiples HIMARS enviados por Estados Unidos en el ataque, indicó el subdirector.

Tenemos otro duro ataque ucraniano sobre el puente Antonivskiy, la principal línea de aprovisionamiento rusa en la Kherson ocupada. Esto empieza a parecerse mucho a lo que todo el mundo espera”, publicó en su cuenta de Twitter Illia Ponomarenko, un periodista del Kviv Independent, en referencia a una contraofensiva ucraniana para recuperar la ciudad tomada por las fuerzas del Kremlin.

El puente es el principal cruce sobre el río Dniéper en la región de Kherson. La única otra opción es una represa en la planta hidroeléctrica de Kakhovka, que, aunque también fue el blanco de la ofensiva ucraniana la semana pasada, seguía abierta al tránsito. Al ser el puente Antonivskiy una vía crucial para el aprovisionamiento de las tropas de Vladimir Putin, Ucrania espera que los efectivos rusos queden atrapados en la ciudad, con pocas municiones y sin víveres.

“El éxito de los ataques con misiles a los puentes sobre el río Dnieper por parte del ejército de Ucrania crea un dilema imposible para los ocupantes rusos de Kherson: retirarse o ser aniquilados por el ejército de Ucrania. La elección es suya”, posteó la cuenta oficial de Twitter de los servicios de Defensa de Ucrania.

“Hubo disparos, después del ataque de las tropas ucranianas, sobre el puente. Bloqueamos el tráfico y lo repararemos”, aseguró Kirill Stremousov, vicejefe de la autoridad rusa de ocupación de Kherson.

No obstante, desde Kiev insisten en que el puente resultó gravemente dañado. “No se puede escapar a la realidad: los ocupantes deberían aprender a nadar a través del río Dnieper. O dejar Kherson mientras sea posible. Puede que no haya una tercera advertencia”, afirmó Mykhailo Podoliak, consejero del presidente Volodimir Zelensky.

Poco después del inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, las tropas del Kremlin tomaron rápidamente la región de Kherson, ubicada justo al norte de la península de Crimea, que Moscú se anexionó en 2014.

Los ataques ucranianos sobre el puente de Kherson se producen mientras el grueso de las tropas rusas siguen batallando por el corazón industrial del país, la región oriental del Donbass, donde han logrado avances lentos frente a la férrea resistencia ucraniana.

Las tropas rusas mantuvieron los ataques de artillería sobre la provincia oriental de Donetsk, donde alcanzaron pueblos y aldeas, indició su gobernador, Pavlo Kyrylenko.

El Instituto para el Estudio de la Guerra advirtió que es improbable que las tropas del Kremlin aumenten de forma significativa los territorios que ocupan “antes de principios de otoño”.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, afirmó que las bajas del ejército ruso ascienden a casi 40.000 efectivos, además de las decenas de miles heridos y mutilados. Su afirmación no pudo verificarse de forma independiente.

En tanto, Rusia reportó sus bajas por última vez en marzo, cuando afirmó que había 1351 fallecidos en combate y 3825 heridos.

Agencias ANSA y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.