Anuncios

Trump ya no tiene filtro y puede ser su mejor carta para ganar las elecciones

Al mismo tiempo que ha sido imputado por sus intentos de alterar los resultados de las elecciones de 2020, Donald Trump mantiene viva su carrera hacia la Casa Blanca de cara a los comicios de 2024. Se trata de la tercera imputación en solo cuatro meses (las dos anteriores fueron por violación de las regulaciones de las campañas electorales y por la retención de más de cien documentos.

Una situación ya inaudita que podría agravarse en los próximos meses si fuera condenado y además accediera al poder nuevamente, algo que podría ocurrir perfectamente. Y es que los únicos requisitos para poder ser presidente de Estados Unidos es haber nacido en el país, haber residido en él al menos 14 años y tener 35 años o más. Tres condiciones que el magnate cumple perfectamente.

Donald Trump en un mitin. (Photo by JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)
Donald Trump en un mitin. (Photo by JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)

En muchos países, todos estos procesos judiciales deteriorarían tanto la imagen pública del candidato que resultaría impensable que pudiera conseguir ganar unas elecciones, pero no es el caso de Donald Trump. De hecho, está aprovechando toda esta situación para presentarse como víctima y sacar rédito político. Y precisamente, esa puede ser la estrategia que le lleve de nuevo a la Casa Blanca.

Su carácter populista ha estado presente desde que se embarcó en la política. El magnate siempre se ha presentado a sí mismo como una persona que cuestionaba los poderes establecidos, alguien que llegaba para enfrentarse al 'establishment' y cambiarlo. Ese cuestionamiento de las instituciones tuvo su punto álgido en 2020, cuando no aceptó los resultados de las elecciones presidenciales y habló de la corrupción del sistema, acusándole sin pruebas de haber amañado los comicios para que ganara Biden.

Y miles de personas y algunos medios de comunicación le siguieron en su cruzada, que desembocó en uno de los hechos más lamentables de la historia reciente del país: el asalto al Capitolio en enero de 2021.

Con los juicios a los que ahora se está enfrentando, está repitiendo el procedimiento. ¿Cómo está evitando perder apoyos? Cuestionando al sistema judicial. El objetivo es claro: difundir que está sufriendo una persecución con la idea de quitarle autoridad a los tribunales de cara a la opinión pública.

Y pese a que Estados Unidos es una democracia desde hace muchas décadas, con unas instituciones libres e imparciales y unos derechos y libertades garantizados, lo cierto es que esta maniobra le está dando resultado.

Seguidores de Trump le muestran su apoyo. (Photo by JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)
Seguidores de Trump le muestran su apoyo. (Photo by JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)

Y a base de bravuconadas y frases malintencionadas, Trump camina con paso firme a conseguir ganar las elecciones. Una de las últimas, durante un mitin, refleja perfectamente el momento que vive: "Con una imputación más creo que las elecciones estarán resueltas".

Se refería a que todas las noticias negativas sobre él no se están reflejando en las encuestas. Y es la mejor prueba de que su maniobra para convertirse en todo este proceso en una víctima del sistema ha calado de forma muy importante entre su electorado.

Es una frase similar a la que pronunció en 2016 antes de que comenzaran las primarias republicanas que le llevaron a la Casa Blanca: "Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”.

En ambas manifestaciones, impropias de un presidente estadounidense, muestra una seguridad arrolladora apoyada en una legión de acólitos que le van a apoyar haga lo que haga. No importa el número de imputaciones o condenas que tenga porque siempre van a pensar que las instituciones están yendo a por él de manera injustificada. Un marco muy peligroso.

Incluso, el magnate ya habla directamente de que preferiría estar en otro país. "Podría haber estado relajándome en Mar-a-Lago o en el sur de Francia, donde francamente preferiría estar que en este país". ¿A qué viene esta declaración? Una vez más presentarse como víctima. Aquí me siento perseguido por la justicia y en Francia estaría tranquilo.

Las encuestas reman a favor

Ciertamente está dando sus frutos. No hay más que mirar las encuestas para descubrir que todas estas noticias negativas no han empeorado ni un ápice sus opciones de ganar las presidenciales de 2024.

De cara a las primarias republicanas mantiene una ventaja sólida y estable sobre sus perseguidores en los últimos meses. Las cifras más recientes, del 8 de agosto, le dan el 52,4%, mientras que De Santis, segundo en la carrera, se queda en el 15,6%.

De cara al enfrentamiento con Biden, las cosas están muy apretadas, pero ya hay algunos sondeos, como el de Premise, que sitúan al magnate por delante con entre 4 y 7 puntos de ventaja. Otras encuestas, como la de Morning Consult, hablan de un empate, por lo que la carrera se presenta abierta hasta el final.

Falta más de un año para que los estadounidenses acudan a las urnas y hasta entonces pueden pasar muchas cosas. Mientras Biden se enfrenta a un final de mandato complicado, con los tambores de recesión sonando, Trump está inmerso en múltiples escándalos. Está por ver quién llega con menos desgaste a finales de 2024.

Más noticias que te pueden interesar:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Trump sigue descalificando el proceso legal que enfrenta por interferencia electoral