El tirador de Uvalde nunca había disparado un arma antes de la masacre en la escuela

·5  min de lectura

El hombre armado Salvador Ramos nunca había disparado un arma antes de asesinar a 19 estudiantes y dos profesores en la masacre de la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, según los resultados de la investigación de un comité de la Cámara de Representantes de Texas.

La comisión hizo público el domingo su reporte sobre la masacre del 24 de mayo, en el que se detalla cómo los “fallos sistémicos” permitieron al hombre armado de 18 años de edad llevar a cabo su mortal matanza durante unos asombrosos 77 minutos antes de ser finalmente abatido por las fuerzas del orden.

El reporte revela que el asesino no tenía experiencia con armas de fuego antes del ataque y que probablemente era su primera vez disparando un arma cuando mató a 21 personas.

Esta falta de experiencia fue advertida por los miembros de su familia que le vieron luchar para cargar un cargador y en su historial de búsquedas en Internet, donde parecía estar tratando de enseñarse a sí mismo a usar un arma de fuego.

“El atacante no tenía experiencia con armas de fuego y, según las entrevistas de otros investigadores a amigos y familiares, es probable que el tiroteo fuera la primera vez que disparaba una”, según el reporte.

“El tío recordó que el atacante intentó colocar un cargador en el rifle y que el cargador se cayó repetidamente al suelo”.

“El historial de búsquedas en Internet muestra que el atacante buscó campos de tiro, pero no pudo llegar a uno que permitiera armas largas antes del tiroteo. También buscó en Internet información básica como qué tipo de munición dispara un AR-15 y si un cargador puede reutilizarse después de ser vaciado, y buscó información sobre cómo comprar una “armadura juggernaut”, un sistema de armadura ficticio representado en un videojuego.”

A pesar de su inexperiencia con las armas de fuego, Ramos mostró una obsesión por conseguir armas de fuego en los momentos previos al atentado, según el reporte.

Cuando aún tenía 17 años -por debajo de la edad mínima de 18 años para poseer un arma de fuego en Texas- Ramos pidió a varios miembros de su familia que le compraran un arma, según las conclusiones.

Sus familiares se negaron. Entonces, Ramos empezó a comprar munición y material para armas en previsión de su 18º cumpleaños.

En cuanto cumplió los 18 años, el 16 de mayo, empezó a comprar armas de fuego, y gastó más de US$3.000 en pocos días. Según el reporte, su tío lo llevó dos veces a la armería para recoger armas de fuego.

Vincent Salazar, abuelo de Layla Salazar, que murió en el tiroteo de la escuela Robb Elementary, sostiene el reporte del comité de la Cámara de Texas (AP)
Vincent Salazar, abuelo de Layla Salazar, que murió en el tiroteo de la escuela Robb Elementary, sostiene el reporte del comité de la Cámara de Texas (AP)

Ocho días después de cumplir los 18 años, Ramos llevó a cabo el tiroteo escolar más mortífero de la historia de Texas, al descargar más de 142 disparos sobre las víctimas.

El comité afirma que, antes del ataque, hubo múltiples señales de advertencia de que Ramos llegaría a ejercer la violencia masiva, pero su comportamiento nunca fue reportado a las autoridades.

En los meses previos al ataque, Ramos se había ganado el apodo de “tirador de la escuela” en las redes sociales, se interesó por el sexo violento y fue despedido de dos trabajos, uno de ellos por acosar a una compañera de trabajo, según el reporte.

El comité también detalló la “vida familiar inestable” del hombre armado, incluida la “relativa pobreza”, las luchas de su madre con problemas de adicción y la afirmación de que podría haber sido abusado por la novia de su madre a una edad temprana.

En la semana que transcurrió entre su 18º cumpleaños y la masacre, el reporte señala que Ramos dijo a sus familiares que se sentía suicida.

Esa misma semana, otros miembros de la familia se dieron cuenta de que había comprado armas. Su familia le pidió que se deshiciera de las armas, pero no lo reportó a las autoridades.

El reporte de la comisión también señala múltiples fallos de casi todas las autoridades implicadas, incluyendo la respuesta general de las fuerzas de seguridad, el sistema escolar de Uvalde, la familia del tirador y las plataformas de redes sociales.

Durante las últimas seis semanas se ha cuestionado la respuesta de las fuerzas del orden después de que se revelara que los agentes esperaron 77 minutos desde que Ramos entró en la escuela y empezó a disparar hasta que una unidad de élite de la Patrulla Fronteriza le mató.

La respuesta de las autoridades fue descrita como un “caos” sin un liderazgo claro y en el que los agentes presentes en el lugar de los hechos “no dieron prioridad a salvar la vida de víctimas inocentes sobre su propia seguridad”.

Se pasaron por alto múltiples señales de advertencia sobre el comportamiento de Salvador Ramos (Capturas de pantalla / CNN)
Se pasaron por alto múltiples señales de advertencia sobre el comportamiento de Salvador Ramos (Capturas de pantalla / CNN)

“Hubo un enfoque general de falta de interés por parte de las fuerzas del orden en la escena. Para muchos, eso se debió a que se les dio información inexacta y se basaron en ella. Para otros, tenían suficiente información para haber hecho algo diferente”, condena el reporte.

El tan esperado reporte fue compartido primero con los familiares de las víctimas el domingo por la mañana antes de ser publicado.

Después de darles tiempo para revisar el reporte, la comisión de la Cámara se reunió con las familias el domingo por la tarde para discutir sus conclusiones. En la reunión, también se les iba a mostrar la grabación de vigilancia de 77 minutos del pasillo dentro de la escuela.

La grabación fue obtenida por el Austin American-Statesman esta semana y publicada antes de ser mostrada a las familias. En ellas se ve a los agentes retirándose de los disparos y acurrucándose en el pasillo fuera del aula mientras la masacre continuaba dentro.

Los tres miembros del comité de la Cámara de Representantes de Texas -el representante Dustin Burrows, el representante Joe Moody y la ex jueza del Tribunal Supremo del estado Eva Guzmán- dijeron que “las víctimas, sus familias y toda la comunidad de Uvalde ya han esperado demasiado tiempo para obtener respuestas y transparencia”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.