Los Tigres del Norte "devoran" al Zócalo

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 16 (EL UNIVERSAL).- Pasaron 697 años para que la tierra que vio al águila devorando a la serpiente, y así dar pie a la fundación de Tenochtitlán, se convirtiera en zona de zarpazos que removieron a 130 mil personas que, en cifras oficiales, acudieron la noche de este jueves al Zócalo para dar el Grito de Independencia.

Los Tigres del Norte, la banda norteña liderada por Jorge Hernández, se paró en la plancha más importante de México e interpretó temas que han popularizado por cinco décadas, sin importar qué tan polémicos hayan sido y que fueron coreados y bailados en la fiesta más importante del país.

"Buenas noches, México. Gracias por esta noche inolvidable para todos, espero la pasen súper bien con las canciones que ustedes quieren escuchar", saludó Jorge, el "Tigre mayor", ante un gran número de fanáticos dispuestos a cantar y bailar.

La agrupación abrió a las 20:47 horas con una canción considerada "una oda al narcotráfico": "Jefe de jefes". Sin embargo, el polémico tema ha sido el de apertura de los últimos shows que los músicos han dado por distintos lugares del continente americano.

"Mi buena suerte", "No pude enamorarme más" y "La reina del sur" siguieron en la lista, mientras en la pantalla gigante se proyectaban llamas de fuego, que dotaron de más calor a los de por sí entusiastas asistentes, que llegaron desde horas antes sin importar los malos pronósticos climatológicos.

Aunque las autoridades les recomendaron acudir con cubrebocas, cientos de personas pasaron los filtros de seguridad sin portarlos y sin problema.

No faltaron las porras de "es un honor estar con Obrador" por parte de pequeños grupos de asistentes en honor al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que se tomaban videos disfrutando la presencia de los felinos.

"Contrabando y traición", anunciada por Jorge como la canción que los dio a conocer, sirvió para que este se quedara quieto, alzara el brazo y escuchara corear al público.

Tres danzantes aztecas que cruzaban la lateral de la explanada no pudieron resistir los acordes de "Ni parientes somos" y por unos instantes cambiaron sus pasos cotidianos y con todo y penacho sacaron lo norteño.

"Pedro y Pablo", "La mesa del rincón" y "La manzanita" integraron la primera hora del concierto, el cual tenía previsto continuar después del Grito.

En el tiempo de las complacencias no pudieron faltar temas del fallecido charro Vicente Fernández, como "De qué manera te olvido", "Hermoso cariño" y "Por tu maldito amor", que despertaron la nostalgia de los emocionados asistentes.

Luego del homenaje al Charro de Huentitán, el grupo se despidió momentáneamente para dar paso al Grito de Independencia encabezado por el presidente de México, y regresó con una tanda de clásicos.

La amenaza de tormenta, prevista por el meteorológico, se quedó en eso. Media hora antes del recital, los paraguas poblaron el lugar y aunque no fue fuerte, sí se trató de una llovizna tupida que con sólo caminar unos cuantos metros bajo ella, bastaba para salir empapado.

Previo a la presentación de Los Tigres del Norte, se proyectó un video con los músicos agradeciendo por estar en la plaza más importante del país y gritando "¡Viva México!".