Tiburón pone a temblar a pescadores cuando salta al barco en costa de Nueva Zelanda

Churchys Charters NZ's

Un tiburón aterrorizó a un grupo de un pescadores en Nueva Zelanda cuando saltó y embistió al barco donde estaban, según muestra un video.

Ryan Churches, dueño de la compañía de alquiler de botes, Churchy’s Charter NZ, llevó a un grupo de pesca cerca de la costa de Whitianga el sábado 5 de noviembre, le dijo el capitán al periódico New Zealand Herald. En determinado momento, algo picó la carnada de uno de los pescadores que comenzaron a luchar con la desconocida criatura.

Momentos más tarde, “nos pegamos un tremendo susto”, le dijo Churches al diario.

Un tiburón mako se lanzó contra la proa de la embarcación, puede verse en el video. El tiburón provocó un enorme estruendo y empezó a romper todo, chocando contra la ventana y asustando a los pescadores al otro lado del cristal.

La Churchy’s Charter colgó en Facebook un video del “enloquecedor momento” el domingo, 6 de noviembre.

El tiburón tenía unos ocho pies de largo y pesaba cerca de 330 libras, le declaró Churches al New Zealand Herald. Mientras el enorme pez trataba de volver al agua, todos los hombres que estaban en el barco de pesca se preocuparon, ya que pensaron que quizás necesitarían ayuda adicional para liberar al tiburón, dijo el capitán.

Tras algunos minutos de angustia y de destrozos, el tiburón pudo zafarse y regresar al agua, reportó Stuff.

Los tiburones mako se consideran un “depredador agresivo” y son conocidos por saltar a gran altura del agua cuando cazan, de acuerdo con Oceana. Estos tiburones son los más rápidos de su especie y también uno de los peces más veloces. Los mako pueden alcanzar los 12 pies de largo y tener un peso de 1,200 libras.

Whitianga se encuentra a unas 70 millas al este de Auckland, en la North Island, de Nueva Zelanda.

El tiburón se aferró a la pierna con sus voraces fauces pero no contó con la valentía de su presa

Espeluznante hallazgo en las entrañas de voraz tiburón tigre. Y tenía el anillo de bodas puesto

Surfeaban entre los tiburones más temidos y voraces sin darse cuenta. Uno cayó al mar

Traducción de Jorge Posada