El telescopio espacial James Webb de la NASA sufrió daños tras golpe de micrometeorito

·4  min de lectura

Los daños sufridos por el espejo primario del JWST (telescopio James Webb) a causa del impacto de un micrometeorito en mayo son peores de lo que se pensaba, según las nuevas imágenes reveladas en un nuevo reporte.

Un artículo publicado el martes en el servidor de preimpresiones académicas arxiv.org, en el que se detalla el comportamiento del Webb durante su puesta en marcha, revela que la mayoría de los impactos de micrometeoritos en el espejo grande del Webb han provocado daños insignificantes, pero un impacto que se produjo a mediados de mayo incluso dejó al telescopio con daños permanentes.

“El único impacto de micrometeorito que se produjo entre el 22 y el 24 de mayo de 2022 UT superó las expectativas de daños de un solo micrometeorito antes del lanzamiento, lo que provocó una mayor investigación y modelización por parte del proyecto JWST”, se lee en el reporte.

A diferencia del Telescopio Espacial Hubble, que encierra el espejo primario que el telescopio utiliza para recoger la luz y enfocar los instrumentos científicos en una carcasa cilíndrica, el espejo segmentado de 6,5 metros de diámetro de Webb está expuesto al espacio. Pero dada la órbita de Webb alrededor del punto Lagrangiano 2, o L2, una región del espacio a cerca de 1 millón de millas de la Tierra, los científicos solo esperaban que Webb se encontrara con micrometeoritos potencialmente peligrosos una vez al mes.

Durante el periodo de puesta en marcha, de finales de enero a junio, mientras los controladores terrestres calibraban, alineaban y probaban los espejos e instrumentos del Webb, el espejo primario sufrió un total de seis impactos de micrometeoritos.

De esos impactos, cinco causaron poco daño, provocando menos de 1 nanómetro de error de frente de onda al cuadrado medio (RMS), una forma técnica de describir cuánto distorsiona el espejo del Webb la luz de las estrellas que recoge el espejo. La mayor parte de la distorsión añadida por esos cinco impactos puede corregirse fuera del espejo, ya que los 18 segmentos hexagonales que componen su cara pueden ajustarse individualmente y con precisión.

Pero el sexto golpe, que impactó en un segmento del espejo denominado C3, causó más daños que los que se pueden corregir por completo. Ese impacto de micrometeorito elevó el error del frente de onda del segmento de 56 nanómetros a 178 nanómetros después de la corrección mediante el ajuste del segmento.

Sin embargo, como todos los segmentos del espejo son ajustables, el daño del segmento C3 pudo compensarse y no comprometió la resolución del espejo primario de Webb en su conjunto, según el reporte. El error total del frente de onda de todo el espejo aumentó en unos 9 nanómetros debido al golpe.

“Todavía no está claro si el impacto de mayo de 2022 en el segmento C3 fue un acontecimiento raro (es decir, un golpe prematuro y desafortunado de un micrometeoroide de alta energía cinética que estadísticamente podría ocurrir solo una vez en varios años)”, se lee en el reporte, “o si el telescopio puede ser más susceptible a los daños por micrometeoroides de lo que predijeron los modelos previos al lanzamiento”.

El reporte continúa señalando que el equipo del proyecto Webb está considerando acciones para mitigar futuras caídas de micrometeoritos, tales como limitar el tiempo en que el telescopio puede ser apuntado en direcciones conocidas por exponer el espejo a una mayor probabilidad de caídas de micrometeoritos.

Preservar la salud a largo plazo del telescopio Webb es una gran prioridad para la NASA y los astrónomos de todo el mundo.

Tras más de 20 años y US$10.000 millones invertidos en su desarrollo, el telescopio espacial fue lanzado a bordo de un cohete Ariane 5 el día de Navidad. El lanzamiento fue más preciso de lo esperado, ahorrando a Webb un considerable propulsor que habría utilizado para corregir su rumbo después del lanzamiento, y casi duplicando la vida operativa prevista del observatorio, siempre que las rocas espaciales no estropeen su óptica.

“Antes del lanzamiento, el JWST debía llevar propulsor para al menos 10,5 años de vida útil de la misión”, rezaba el reporte. “Ahora que el JWST está en órbita alrededor de L2, está claro que el propulsor restante durará más de 20 años de vida útil de la misión”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.