Anuncios

Tropas israelíes dispararon contra palestinos que esperaban ayuda, dicen funcionarios de Gaza

Médicos palestinos atienden a un hombre herido en el bombardeo israelí de un edificio de un centro de formación profesional de la UNRWA que los desplazados utilizan como refugio en Jan Yunis, sur de la Franja de Gaza, el miércoles 24 de enero de 2024. (AP Foto/Ramez Habboub)

RAFAH, Franja de Gaza (AP) — Soldados israelíes dispararon contra una multitud de palestinos que se había reunido para recibir ayuda humanitaria en Ciudad de Gaza el jueves, y mataron a por lo menos a 20 personas e hirieron a decenas más, de acuerdo con el Ministerio de Salud de Gaza y varios testigos.

El ejército israelí dijo que estaba revisando los informes. The Associated Press no pudo confirmar de manera independiente los detalles de lo ocurrido.

Testigos y funcionarios de salud dijeron que el tiroteo tuvo lugar en una rotonda de la periferia meridional de Ciudad de Gaza, donde muchas personas se habían congregado para la distribución de alimentos. Imágenes publicadas en internet, y confirmadas como tomadas en la calle principal cercana a la rotonda, muestran a cientos de personas que huyen, algunas de ellas cargando cajas de ayuda, mientras suenan disparos en el fondo. Los palestinos heridos fueron cargados en carretas tiradas por caballos y burros que se encaminaron a lo largo de la avenida.

En el hospital de Shifa, donde se atendió a las víctimas, Mohammad al-Reafi yacía en el suelo, con una pierna ensangrentada y vendada, mientras los médicos se ocupaban de otros heridos alrededor suyo. Dijo que los soldados israelíes dispararon contra la multitud.

“Íbamos por harina... personas jóvenes fueron martirizadas y otras fueron heridas”, relató. El vocero del Ministerio de Salud, Ashraf al-Qidra, afirmó que 20 personas murieron por los disparos y otras 150 resultaron heridas.

Varias agencias de ayuda humanitaria distribuyen alimentos y otros suministros en Gaza. Por el momento no se sabe cuál de ellas estaba operando en esa zona en el momento del tiroteo. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA por sus siglas en inglés), y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU dijeron que no estaban implicados.

Las tropas y los tanques israelíes entraron en Ciudad de Gaza poco tiempo después de que empezara la invasión terrestre en octubre y llevan casi dos meses combatiendo a milicianos palestinos. El ejército israelí afirma haber desmantelado en gran medida a Hamás en el norte de Gaza, pero que aún enfrenta focos de resistencia. Amplias zonas de Ciudad de Gaza y sus alrededores han sido reducidas a escombros por los bombardeos israelíes.

La ONU ha dicho que ha tenido dificultades para entregar ayuda en el norte por las restricciones impuestas por Israel y por los combates. Se cree que varios cientos de miles de personas se han quedado en el norte después de que la mayoría de la población huyera hacia el sur. De acuerdo con funcionarios de la ONU, una cuarta parte de los 2,3 millones de habitantes de Gaza sufren de hambre.

Israel lanzó su ofensiva en Gaza con la promesa de destruir a Hamás tras el ataque del 7 de octubre, en el que los combatientes mataron a unas 1.200 personas en Israel y tomaron a unas 250 como cautivos. La ofensiva israelí, una de las mayores campañas aéreas y terrestres de la historia reciente, ha matado a más de 25.900 palestinos, según el Ministerio de Salud de Gaza.

Su recuento no distingue entre civiles y combatientes, pero el ministerio afirma que la mayoría de los muertos son mujeres y niños. También afirma que el número real de víctimas es mayor porque muchas quedaron sepultadas bajo los escombros o se encuentran en zonas a las que los médicos no pueden llegar.

Israel culpa a Hamás del elevado número de víctimas civiles, ya que —según dice— tiene combatientes, lanzacohetes y túneles en barrios residenciales. El ejército afirma que ha matado a miles de milicianos, sin proporcionar la fuente de su recuento, y que 219 de sus soldados han muerto en la ofensiva de Gaza.

Las tropas israelíes llevan semanas librando intensos combates en la ciudad meridional de Jan Yunis y en un conjunto de campamentos de refugiados construidos en el centro de Gaza que se remontan a la guerra de 1948 que supuso la creación de Israel.

Según Thomas White, alto funcionario del UNRWA, el número de muertos en un ataque contra un refugio de la ONU abarrotado de gente en Jan Yunis el miércoles ha aumentado a 12, con más de 75 heridos. Dijo que 15 de los heridos se encontraban en estado crítico.

El UNRWA afirma que dos proyectiles de tanque alcanzaron el miércoles un edificio de un centro de formación de carpintería que alberga a miles de palestinos desplazados, provocando el incendio del edificio. No culpó directamente a Israel, aunque es la única parte del conflicto que dispone de tanques.

El ejército israelí dijo que “actualmente ha descartado” que el ataque fuera llevado a cabo por su aviación o artillería, pero que seguía investigando. Según Israel, el edificio podría haber sido alcanzado por un cohete de Hamás.

Los combates han aislado los dos principales hospitales de Gaza, Nasser y Al Amal, dejando atrapados a cientos de pacientes y miles de desplazados. White dijo que otro hospital, Al Khair, fue desalojado durante la noche, y que entre los pacientes que partieron había mujeres que acababan de someterse a cesáreas.

A principios de semana, las tropas israelíes se apoderaron del hospital Al Khair, situado en una zona costera cercana a Jan Yunis que, según el ejército, era una zona segura para los palestinos.

Miles de palestinos huyeron el jueves de Jan Yunis hacia la costa mediterránea para escapar de los combates. Dos mujeres que hablaron con The Associated Press dijeron que se estaban entre las personas que las tropas israelíes obligaron a desalojar una escuela donde se habían refugiado.

“De repente, empezaron a llamar desde los micrófonos para que desalojáramos el lugar en media hora”, explicó una de las mujeres, Amal, que dijo haber dado a luz tres días antes y haber huido de la escuela con su recién nacido. “Ahora estamos aquí, sin saber a dónde ir”, comentó. Las tropas detuvieron a jóvenes hombres en la escuela para interrogarlos, dijo.

El ejército israelí declaró que sus tropas estaban librando combates urbanos de corta distancia con combatientes de Hamás en barrios de Jan Yunis, recurriendo a ataques aéreos para alcanzar a los milicianos avistados con lanzacohetes y otras armas.

Las imágenes difundidas por el ejército mostraban a paracaidistas que entraban en el edificio municipal de la ciudad, maltrecho y agujereado por los bombardeos, y la zona circundante reducida a escombros. Los soldados recorrieron oficinas vacías y dispararon por las ventanas.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha prometido seguir adelante con la ofensiva hasta la “victoria completa” sobre Hamás y liberar a todos los rehenes. Estados Unidos, principal aliado de Israel, le ha proporcionado un apoyo militar crucial y lo ha protegido de los exhortos internacionales de alto el fuego, a la vez que le ha instado a reducir las hostilidades y facilitar la entrega de más ayuda humanitaria.

Sudáfrica ha acusado a Israel de genocidio ante el tribunal mundial de la ONU en La Haya, que anunció que emitiría una decisión el viernes sobre su petición de una orden provisional que obligue a Israel a detener las hostilidades.

___

Jeffery informó desde Londres y Keath desde El Cairo.