Anuncios

¿Tiene sentido la guerra de drones de Ucrania contra Rusia?

¿Por qué Kiev sigue lanzando drones al corazón de Rusia, cuando rara vez alcanzan objetivos estratégicos o causan daños significativos?

Ya es casi un hecho cotidiano.

Con el telón de fondo de su dura contraofensiva, Ucrania está disparando un avión no tripulado tras otro en territorio ruso, apuntando especialmente a Moscú.

Sin embargo, salvo algunas excepciones, la mayoría de los ataques carecen de un objetivo militar claro y casi siempre no causan víctimas ni daños, especialmente cuando suelen ser interceptados por las defensas aéreas rusas.

¿Cuál es entonces el objetivo de la guerra de drones de Kiev contra Rusia?

Un elemento clave es la guerra psicológica, con Ucrania tratando de dañar objetivos rusos altamente simbólicos, dice Peter Lee, experto en drones de la Universidad de Portsmouth.

"Ucrania es mucho menos poderosa que Rusia debido a su tamaño", explica. "Especialmente cuando te enfrentas a un enemigo mucho mayor, los drones te permiten apuntar a la capital de tu enemigo", prosigue.

"Eso, desde hace siglos, se sabe que tiene un efecto psicológico", subraya.

Un supuesto ataque con drones golpeó espectacularmente al Kremlin en mayo, que inicialmente afirmó que se trataba de un intento de asesinato contra el presidente ruso, Vladimir Putin. Sin embargo, algunos analistas calificaron el incidente de trabajo interno diseñado para poner a la población rusa en pie de guerra.

"En Ucrania, este tipo de ataques levanta la moral de un ejército y una población que están sufriendo terriblemente", continúa Lee. "Es una pequeña muestra de poder ofensivo, pero demuestra que son capaces de devolver el golpe".

Lo mismo ocurre con Rusia, sólo que a la inversa.

"Hay un efecto psicológico en llevar la guerra a la patria de Rusia", dice Marina Miron, investigadora postdoctoral del Departamento de Estudios de Guerra del King's College. "Los ucranianos quieren mostrar la debilidad de las defensas aéreas rusas y que el régimen es incapaz de proteger a sus ciudadanos en el mismo corazón de Rusia".

Señala la oleada de atentados perpetrados en julio contra el edificio del Ayuntamiento de Moscú -un "símbolo económico"- mientras Putin se reunía con líderes africanos en San Petersburgo.

La especulación -ahora confirmada por funcionarios ucranianos- de que se lanzan drones desde territorio ruso ha alimentado la inseguridad en Rusia.

Aunque algunos son difíciles de interceptar, Lee destaca los "límites técnicos" de los drones más pequeños, que pueden tener un alcance de tan sólo 65 km, y el hecho de que se hayan alcanzado objetivos en el interior del país.

"Eso significa que, o bien hay rusos dentro de Rusia que simpatizan con la causa ucraniana, o bien Kiev está enviando equipos a Rusia. En cualquier caso, el Kremlin no le va a dar mucha publicidad", añade.

Ojo por ojo

Sin embargo, existe el riesgo de que la estrategia de Kiev sea contraproducente.

Desde su invasión de febrero de 2022, Rusia ha sido acusada repetidamente de "bombardear con terror" a la población civil ucraniana en un intento de doblegar su voluntad.

Aunque puede entender el deseo emocional de tomar represalias, Miron teme que los ataques con drones de Kiev puedan dañar su reputación si mueren civiles rusos.

"Puedo entender por qué los ucranianos quieren que Rusia sienta lo que se siente al despertarse por la mañana con las sirenas de las defensas antiaéreas, escondiéndose en sótanos, esperando y deseando que no te mate una andanada de misiles...". Pero se arriesgan a perder el terreno moral", aseguró.

Kiev ha estado utilizando drones "para inculcar el miedo", agregó. "En sentido estricto, conceptualmente, podría clasificarse como terrorismo", remarcó.

Putin lleva tiempo denunciando a Kiev como un Estado malévolo, y en mayo calificó sus ataques con drones de "clara señal de actividad terrorista".

"Estos ataques son muy beneficiosos para que Rusia justifique lo que está haciendo en Ucrania", afirmó Miron, sugiriendo que podrían impulsar el apoyo popular a la guerra y acercar a la gente al Kremlin. "En realidad son contraproducentes", aseveró.

  

Los drones no son un arma para ganar la guerra

Otro objetivo del ataque con drones de Kiev es degradar la capacidad militar de Rusia.

"Ucrania no tiene la misma potencia aérea que Rusia. Lo que intentan conseguir con la guerra de drones es una especie de paridad", señaló Miron, señalando que los drones son mucho más rentables que los misiles.

En agosto, cuatro aviones militares fueron destruidos en "uno de los mayores" ataques ucranianos con drones contra Rusia desde que comenzaron los combates. El año pasado, un ataque aéreo de Kiev derribó 10 aviones de guerra en Crimea, del que Ucrania culpó inicialmente a un cigarrillo desechado por un soldado ruso.

A pesar de su repercusión mediática, Miron advirtió que no se debía exagerar la eficacia militar de los ataques de Kiev.

"No sabemos cuántos han fracasado. Sólo oímos hablar de los éxitos. Desde una perspectiva puramente militar, no van a marcar una gran diferencia", recalcó.

"Dicho esto, Ucrania gana puntos al demostrar que merece la pena invertir en ella. Los ucranianos... tienen que demostrar que merecen la inversión occidental", precisó.

Se desconoce cuántos aviones no tripulados ucranianos han alcanzado Rusia, ya que ambas partes mantienen la información en secreto. BBC Verify descubrió recientemente que se han producido más de 190 ataques sospechosos este año en Rusia y en la península anexionada de Crimea.

Un soldado ucraniano de la 28.ª brigada lanza un avión no tripulado en la primera línea cerca de Bajmut, Ucrania, el 20 de agosto de 2023. (Foto: Euronews).
Un soldado ucraniano de la 28.ª brigada lanza un avión no tripulado en la primera línea cerca de Bajmut, Ucrania, el 20 de agosto de 2023. (Foto: Euronews).

Algunos sugieren que la guerra de aviones no tripulados de Kiev está diseñada para distraer la atención de una supuesta contraofensiva vacilante.

Sin embargo, el experto Lee se opone a ello y afirma que los aviones no tripulados desempeñan un papel en la lucha de desgaste a la que se enfrenta Ucrania.

"Nadie con sentido común esperaría un resultado rápido. La guerra no es una película de Hollywood. Es fea, difícil, costosa y brutal", explicó a Euronews.

"Incluso si la ofensiva fuera muy bien, esos ataques con drones seguirán teniendo lugar. Las dos cosas no son mutuamente excluyentes", apuntaló.

Rusia tuvo muchos meses para preparar el asalto de Ucrania, cavando trincheras y tendiendo extensos campos de minas. Superar esto inevitablemente le cuesta tiempo a Kiev... y vidas.

Ucrania | La ONU encuentra pruebas de posibles crímenes contra la humanidad
¿Quién es el nuevo ministro de Defensa de Ucrania Rustem Umerov?

Estirar los recursos de Moscú es un objetivo militar secundario de la campaña de drones, sugiere Lee.

Ante los ataques de Kiev, los dirigentes rusos deben decidir si despliegan defensas finitas para defender Moscú o soldados sobre el terreno.

"Cualquier cosa que pueda reducir o interrumpir los recursos que van a la línea del frente, ya sean personas o armas, es valiosa", añadió.

La agotadora campaña de guerrillas de los rebeldes islamistas contra la URSS en Afganistán durante los años 80 supuso una enorme presión financiera para Moscú, obligando finalmente a sus fuerzas a retirarse y contribuyendo al fin de la Unión Soviética.

También en este caso hay riesgos.

"Los países europeos y Estados Unidos no quieren que este conflicto vaya a más. Si Kiev sigue atacando objetivos rusos de forma cada vez más agresiva. Entonces Ucrania podría perder partidarios en Occidente", afirmó Lee.

"Todo son líneas finas y juicios finos", zanjó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las cosas que no sabías sobre Volodymyr Zelensky