Raphinha alarga el idilio brasileño con el Barcelona

Barcelona, 13 jul (EFE).- En las últimas tres décadas, Barcelona ha atraído a muchos futbolistas brasileños, el último de ellos el recién llegado Raphael Dias Belloli 'Raphinha', gracias al atractivo estilo de juego del Barcelona, históricamente ofensivo como el de la selección 'canarinha', pero también al clima mediterráneo, la presencia del mar en la ciudad y su estimulante vida nocturna.

Romario fue el brasileño pionero en el Barcelona que ha enamorado al fútbol mundial en los últimos 30 años. Después llegaron otros que también conquistaron el olimpo azulgrana, encabezados por Rivaldo, Ronaldo, Ronaldinho, Dani Alves y Neymar. Aunque hubo grandes fracasos. El más sonado de todos, el de Philippe Coutinho, el fichaje más caro de la historia del club catalán.

Raphinha, a sus 25 años, llega al Barça procedente de Leeds, una localidad fría y de interior, ubicada en el norte de Inglaterra. Un lugar difícil para alguien que nació en Porto Alegre, una ciudad marítima que posee un clima subtropical.

Uno de los peligros que temen los aficionados azulgranas es que las condiciones agradables de la vida barcelonesa despisten a sus jugadores a la hora de cuidarse para lograr el máximo rendimiento en el terreno de juego. Desgraciadamente para el Barça, se dieron varios casos de brasileños que no terminaron con el final deseado por este motivo.

El más conocido fue el de Ronaldinho, que tras cambiarle el estado de ánimo a la entidad y maravillar durante cuatro años al Camp Nou, con una Liga de Campeones incluida, tuvo un declive temprano a causa, entre otras cosas, de su indisciplina.

También jugueteó con la diversión Neymar, si bien fue una pieza clave del tridente formado con Leo Messi y Luis Suárez que conquistó el los tres títulos en 2015. Pero, el hecho de no poder ser la estrella del equipo porque el argentino le hacía sombra, incentivó su marcha al Paris Saint-Germain en verano de 2017.

Antes, dejó en la memoria una actuación espectacular ante el equipo francés en la histórica remontada por 6-1 en la Liga de Campeones, en la que marcó dos goles.

Otros tres brasileños que enamoraron a los aficionados azulgranas en la época contemporánea fueron Romario, Ronaldo y Rivaldo. "No bebo ni fumo, simplemente bailo", dijo el primero sobre sus salidas nocturnas. "Si no salgo de noche, no meto goles, así de claro", añadió.

El autor de la denominada 'cola de vaca' a Rafa Alkorta en el 5-0 ante el Real Madrid del 8 de enero de 1994 tuvo un paso efímero por el Barça, pero suficiente para completar una temporada de ensueño, la 1993-1994, en la que marcó 30 goles en 33 partidos de una Liga que ganó por cuarta vez consecutiva el equipo entrenado por Johan Cruyff. En cambio, nada pudo hacer como titular para evitar el 4-0 en la final de la Liga de Campeones ante el Milan.

Su gran sucesor fue Ronaldo, también protagonista de una trayectoria corta e intensa en Barcelona. En 37 partidos de la Liga 1996-1997 marcó 34 goles, entre los que sobresalió el anotado ante el Compostela. Ronaldo se deshizo con maestría de todos los rivales que encontró entre el medio campo y la portería. El verano de 1997 se fue al Inter de Milán.

Por su parte, Rivaldo, un tipo alejado de la fiesta, llevó al éxtasis al Camp Nou y al entonces presidente Joan Gaspart cuando ejecutó la chilena perfecta en el último minuto de un Barça-Valencia de la última jornada de la Liga 2000-2001 para dar al conjunto catalán la clasificación para la 'Champions' de la siguiente temporada. En sus cinco cursos como azulgrana se convirtió en el jugador más diferencial de un Barça que no pasaba por su mejor momento.

Un rendimiento mucho más discreto tuvo el último gran fichaje brasileño del Barça, Philippe Coutinho, que llegó en 2018 después de que el conjunto azulgrana acordara un traspaso de 120 millones más 40 en variables con el Liverpool, convirtiéndose así en la operación más cara por un jugador en can Barça. Coutinho nunca se acercó a las expectativas generadas y, finalmente, fue traspasado al Aston Villa a cambio de 20 millones.

Coutinho fue el fracaso más caro, pero no el único que ha habido de un brasileño durante los últimos tiempos en el Camp Nou. Malcom, Emerson Royal, Douglas y Matheus Fernandes son claros ejemplos de 'cariocas' que no encontraron su lugar en el Barcelona. Y, si se apunta más lejos, también asoman otros nombres como los de Henrique y Keirrison.

Raphinha no llega al Barcelona con la categoría de estrella mundial. El tiempo dirá si su rendimiento se acerca más a los de los brasileños que enamoraron a los 'culers' o a los que se fueron de Barcelona con más pena que gloria.

De momento, su llegada sirve para asegurarse que el curso que empieza en la plantilla azulgrana seguirá habiendo, por lo menos, un brasileño. Dani Alves ya ha hecho las maletas y la continuidad de Neto en la portería parece complicada.

Sergi Escudero

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.