¿Puedes confiar en tu termómetro? Los secretos para medir bien la temperatura

Mariángela Velásquez
·6  min de lectura
Los termómetros infrarrojos no son peligrosos para la salud
Los termómetros infrarrojos no son peligrosos para la salud. (Proveedores regionales)

La Covid-19 ha catapultado la jerarquía del termómetro, que pasó de ser un objeto que comprábamos por si las moscas a un instrumento de medición indispensable para atajar a tiempo cualquier enfermedad.

Las instrucciones de los colegios y los clubes deportivos que aún no han sucumbido a la segunda ola del coronavirus tienen las instrucciones precisas de tomar la temperatura a niños y adultos antes de salir de sus hogares.

La fiebre nos dice que el organismo está luchando contra una enfermedad. Y aunque no es un signo de alarma per se, porque significa que el sistema inmune está activado haciendo su trabajo, en estos tiempos de pandemia es una bandera roja, un semáforo de sentido común que indica que no se debe salir de casa.

¿Cómo sabemos si tenemos fiebre?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) considera como fiebre la temperatura a partir de los 38C. La temperatura corporal varía en cada individuo y no hay un valor fijo que sea considerado como normal.

Aunque estudios recientes sugieren que la temperatura promedio de un individuo debería oscilar entre 36,4C y 37C.

Cuando pasa ese umbral hay que comenzar a prestar atención. Las madres y cuidadoras son especialmente buenas en detectar lo que en Venezuela se llama "quebranto" y en España "febrícula", que es un estado elevado de temperatura, que no llega a ser fiebre, pero que nos advierte que algo está sucediendo en nuestro cuerpo.

Lorenzo Armenteros, médico portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (Semg), dijo al Diario.es que "consideramos febrícula cuando la temperatura corporal se encuentra entre 37C y 37,8C, siempre tomada en la axila de un adulto".

Para detectar una febrícula primero debemos conocer cuál es la temperatura normal de cada persona de tu familia en reposo. Y si ese registro aumenta durante 24 horas seguidas debemos tomar medidas sin alarmarnos.

Es posible que la temperatura varíe si tu hija la menstruación, o si tu esposo lhabía permanecido mucho tiempo bajo el sol o había tomado una larga caminata. Pero Armenteros insiste en que "hoy por hoy conviene que nos tomemos la temperatura si creemos que podemos padecer unas décimas de fiebre" básicamente porque la febrícula es uno de los primeros síntomas de la Covid-19. Aunque hay que enfatizar que no es el único ni siempre se presenta. Tampoco afecta a los asintomáticos ni a los recién infectados.

Para el doctor se trata de una pista que debemos seguir y que nos llevará a tomar una decisión pedir ayuda o tomar medidas de contención para evitar más contagios.

¿Cuál es el termómetro adecuado?

Mi madre me colocaba la boca en la frente para confirmar si tenía fiebre. Pero en el 2020, no es una buena idea replicar ese cariñoso gesto maternal. La manera más higiénica y verificable es usando un termómetro.

Antes de comprarlo debemos asegurarnos de que es un instrumento de medición confiable que registrará la temperatura exacta y que sea fácil de usar. Si estás solo en casa y tienes fiebre a medianoche, necesitarás que la medición sea precisa y sencilla.

La farmacéutica Natalie Crown, profesora de farmacia en la Universidad de Toronto, recuerda que no todos los termómetros registrarán la misma temperatura, aunque sean usados en la misma persona.

La temperatura corporal varía en las distintas partes del cuerpo, así que debemos usar termómetro indicado y en el mismo lugar.

Los principales tipos de termómetros son los rectales, orales, timpánicos, axilares y temporales.

Termómetro rectal

Baby healthcare and treatment. Medical symptoms. Temperature measurement.
Los termómetros rectales deben ser desinfectados después de cada uso. (Getty Images)

El doctor Matthew Oughton, experto en enfermedades infecciosas en el Jewish General Hospital de Montreal, explicó a una televisora local que si en casa tenemos a un bebé de menos de tres meses de nacido la mejor opción es el termómetro rectal, que registra la temperatura del recto insertando el instrumento por el ano.

A él no le cabe duda que será la medida más exacta de un bebé. La recomendación es identificar ese termómetro con una etiqueta y guardarlo en un estuche separado.

Termómetro oral

cropped shot of father checking oral temperature of son while he lying in bed
Los termómetros orales no causan molestias en los niños más grandes (Getty Images)

Mide la temperatura de la boca y el más recomendado para una familia promedio sin necesidades especiales. Oughton sugiere los termómetros digitales orales a sus pacientes porque son más versátiles y tienen una mejor relación costo-beneficio.

Aunque en algunos modelos hay que esperar hasta un minuto para obtener una buena lectura, algunos suena para mostrar que ya el registro fue realizado.

Termómetro temporal

Son lo que se usan para medir la temperatura en la frente y para Oughton son la mejor opción después de los orales. Son muy fáciles de usar y se consiguen en casi todas farmacias. Funciona con un escáner infrarrojo que detecta la temperatura de la arteria temporal que pasa por la frente.

La lectura se realiza en segundo y te lo avisará con un sonido.

Los expertos de la Clínica Mayo advierten que no debe ser usado en bebés de menos de tres meses. Otro aspecto negativo es el precio. Los termómetros temporales son mucho más costosos que los digitales.

Termómetro timpánico

Son los que leen temperatura del canal auditivo al apuntar un rayo infrarrojo dentro del oído. Son más baratos que los termómetros temporales, son fáciles de usar, la medición se realiza rápidamente y son bastante cómodos para los niños y los adultos.

Las recomendaciones generales del termómetro timpánico es que debe usarse a partir de los seis meses de edad. Para evitar lecturas falsas es necesario que la persona permanezca al menos 10 minutos en un espacio interior para que el canal auditivo regule su temperatura.

Otra advertencia es asegurarse que la persona no tiene el canal auditivo obstruido por un tapón de cera porque el termómetro mostrará un registro falso.

Otras claves que no debes olvidar

No comas antes de tomar tu temperatura. Si comes o bebes algo muy frío o caliente impactará tu temperatura corporal. "No debes introducir nada en tu boca unos 15 minutos antes de chequear tu temperatura si deseas la medición más precisa posible", dijo Oughton.

Si tienes en casa un termómetro de alcohol, asegúrate que está diseñado para medir la temperatura en humanos.

Descarta los termómetros de mercurio. En muchos países de América Latina se siguen usando pero se parten con facilidad y son tóxicos.

Otras historias que también podrían interesarte:

El extraño caso del pueblo amazónico cuya temperatura corporal lleva descendiendo desde 2002

Fiebre alta: cuándo es algo serio y cómo bajarla

Qué es la fiebre viral, y cuándo debes preocuparte

(VIDEO) Curiosidades que no sabías sobre la temperatura de los animales