Tres ex Proud Boys contratados como trabajadores electorales en Miami-Dade. La acusación de Insurrección le cuesta el trabajo a uno

Dos ex miembros de los Proud Boys el grupo extremista nacionalista blanco de extrema derecha que se ha vuelto influyente en el Partido Republicano de Miami-Dade cumplieron los requisitos para ser como trabajadores electorales en Miami-Dade y estarán interactuando con los electores el día de las elecciones.

Un tercer ex miembro, que actualmente lleva un monitor de tobillo tras una acusación por su participación en la insurrección del 6 de enero en el Capitolio federal, también sigue apareciendo en la base de datos de trabajadores electorales del condado. Pero el condado dijo el lunes que fue retirado del programa hace tres semanas, después que la supervisora de elecciones Christina White se enteró de que había sido acusado de varios delitos graves.

Está previsto que Gabriel García sea juzgado por dos delitos graves y cuatro delitos menores por su papel en la insurrección, cuando los fiscales federales dicen que irrumpió en el Capitolio y fue la voz que se escuchó rogando a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que “saliera a jugar”. García se ha declarado inocente.

García, ex capitán del Ejército de Estados Unidos, también se dirigió recientemente a un sitio de medios sociales afines a los conservadores con una jactancia burlona que probablemente lo puso en aprietos con el Departamento de Elecciones de Miami-Dade. El departamento requiere que sus 4,800 trabajadores electorales en los 1,048 distritos electorales del condado sean “imparciales” en sus funciones.

“Así es, oyeron bien, estoy trabajando en las urnas. Lloren un poco más, liberales. Disfruten del día”, se grabó García, de 37 años, diciendo dentro de un auto mientras llevaba una gorra de béisbol con la frase “F--- Biden”. El ex Proud Boy publicó sobre su nueva oportunidad de trabajo en el canal Telegram “Florida’s First”, informó primero el Miami New Times.

Otro ex trabajador electoral de Proud Boy, Christopher Barcenas, fue visto en las escaleras del Capitolio el 6 de enero, pero no entró en el edificio. Él publicó en redes sociales la posibilidad de testificar ante el Comité Selecto de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que investiga el ataque. Nowell Salgueiro, el tercer ex miembro, no estaba en Washington DC, el 6 de enero de 2021.

“La Supervisora de Elecciones se enteró de la acusación del Sr. García [el 11 de octubre] y tomó la decisión de no asignarle trabajo el día de las elecciones”, dijo Suzy Trutie, supervisora adjunta de elecciones de Miami-Dade. Trutie dijo que Bárcenas y Salgueiro permanecen en el programa del día de las elecciones porque no han sido acusados ni condenados por un delito.

Uno de los principales requisitos para ser trabajador electoral es estar registrado como elector. Debido a que el estado de la Florida elimina automáticamente a los delincuentes condenados de las listas de electores, el departamento electoral de Miami-Dade renuncia a la comprobación de antecedentes. Los delincuentes suelen perder su derecho al voto a menos que pasen por el largo y a menudo costoso proceso de restablecimiento del estado.

Pero eso crea un punto ciego para el departamento, ya que una acusación no es una condena. White solo se enteró de la acusación de García por el abogado del departamento de elecciones del condado, dijo Trutie.

“El supervisor de las elecciones tomó la decisión, basada en la acusación y la lista de cargos, de no asignarle [a García] un lugar de votación”, dijo Trutie.

Líderes de Miami Contra el Fascismo, una cuenta anónima de Twitter que desacredita lo que considera amenazas fascistas como los Proud Boys, dijeron que es poco probable que cualquiera de los tres pueda servir como trabajadores imparciales, incluso si han sido repudiados por el capítulo nacional. El Southern Poverty Law Center ha designado a los Proud Boys como grupo de odio. Las estimaciones ubican hasta 75 Proud Boys en el Capitolio durante la insurrección.

Uno de los fundadores del grupo antifascista dijo que los Proud Boys tienen un largo y claro historial de violencia y de “rechazo a la integridad electoral”.

“Uno de sus gritos de guerra es que las elecciones fueron robadas en 2020. ¿Cómo se concilia eso?”, se preguntó el fundador de MAF, Diego F., quien pidió que no se revelara su apellido por temor a represalias. “La intención por la que estaban allí [el 6 de enero] es muy, muy clara”.

Gabriel García, el ex candidato político y miembro de los Proud Boys que está acusado de asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, aparece en la base de datos de trabajadores electorales del condado. Pero el condado declaró que fue retirado del programa de trabajo del día de las elecciones hace semanas, después de que el supervisor de las elecciones se enteró de que había sido acusado de varios delitos graves.
Gabriel García, el ex candidato político y miembro de los Proud Boys que está acusado de asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, aparece en la base de datos de trabajadores electorales del condado. Pero el condado declaró que fue retirado del programa de trabajo del día de las elecciones hace semanas, después de que el supervisor de las elecciones se enteró de que había sido acusado de varios delitos graves.

En febrero de este año, mientras argumentaba contra la petición de García para suavizar las restricciones a su libertad provisional, el Departamento de Justicia federal (DOJ) dijo a un juez del Tribunal Federal de Distrito de Distrito de Columbia que se había preparado para la violencia el 6 de enero. El DOJ dijo que tenía pruebas que demostraban que había enviado un mensaje de texto a alguien diciendo que llevaba un chaleco con placas laterales y que, aunque dejaba sus armas en casa, se llevaba un cuchillo.

“No para defensa”, declaró el DOJ que García envió un mensaje de texto, para “agredir”.

En una declaración enviada al Miami Herald, García insistió en que, como trabajador electoral, habría sido “los ojos y los oídos para mantener nuestra democracia justa”.

“Si veo algo incorrecto, no importa a qué partido político pertenezca, me aseguraré de que se denuncie”, dijo. La declaración no mencionaba que el condado lo hubiera retirado de la lista de la jornada electoral.

Contactado el lunes por la tarde, Bárcenas no respondió directamente cuando se le preguntó si aceptaba los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Aun así, prometió ser imparcial con los electores.

“Creo que hubo anomalías estadísticas que son cuestionables. Pero ha habido múltiples elecciones cuestionables, incluyendo la de George Bush. Pero soy 100% imparcial [con los electores]”, dijo. “Se trata del proceso. Se trata de mantener la integridad de las elecciones”.

Los trabajadores electorales interactúan con el público

Ser trabajador electoral en Miami-Dade no es arduo, pero puede llevar mucho tiempo. Los requisitos para trabajar e interactuar con el público dentro de un recinto electoral el día de las elecciones también incluyen ser ciudadano estadounidense y elector registrado en Miami-Dade, tener al menos 18 años y prestar un juramento. El juramento de un párrafo dice que los trabajadores tratarán de evitar el fraude, el engaño o el abuso el día de la votación.

“Además, juro que no soy un candidato opositor a ningún cargo y me comportaré con el más alto grado de integridad y esfuerzo en todos los aspectos de las actividades del día de las elecciones...”, sigue diciendo el juramento.

Una vez conseguido esto, un trabajador electoral está capacitado para hacer una serie de cosas, desde buscar y registrar a los electores, hasta imprimir las boletas, saludar y acompañar a los electores a las cabinas de privacidad y al escáner de boletas. En total, se espera que 4,746 trabajadores electorales estén trabajando en Miami-Dade el día de las elecciones, el 8 de noviembre.

Los trabajadores electorales, a los que no se les permite llevar ropa o indumentaria que apoye a un partido o candidato, también reciben un salario de entre $273 y $346 al día durante tres días, incluidos dos reservados para la formación.

LOS OBSERVADORES ELECTORALES SOLO OBSERVAN

Los trabajadores electorales son diferentes de los observadores electorales, que son voluntarios designados por un candidato, un partido político o un Comité de Acción Política. Los observadores, que también pueden entrar en un colegio electoral, deben mantener una distancia razonable de los electores y las máquinas y no pueden interactuar con los electores. Cualquier pregunta debe dirigirse al secretario del centro, y los observadores electorales reciben insignias que identifican a qué partido o candidato representan.

Miami-Dade cuenta este año con unos 1,700 observadores electorales en sus 28 centros de votación anticipada. Pero solo se permite un observador que represente a un candidato o a un partido dentro de la instalación a la vez. Los representantes de los candidatos pueden ir desde la contienda del gobernador hasta las pequeñas elecciones municipales.

“Los trabajadores electorales interactúan con los electores. A diferencia de los observadores electorales, que no lo hacen. Solo observan”, dijo Trutie.

El dúo no es el primero de los Proud Boys que trabaja durante un ciclo electoral. En 2019, el ex presidente de los Proud Boys, Henry “Enrique” Tarrio, trabajó como observador electoral en el departamento de elecciones en Doral, que también es un sitio de votación temprana.

El perfil del grupo, que anteriormente era poco conocido, se elevó durante un debate presidencial antes de las elecciones de 2020, cuando el presidente Donald Trump dijo: “Proud Boys, retrocedan y esperen”. Trump, en una entrevista en Fox News más tarde, condenó al grupo y a otros grupos racistas blancos, diciendo: “No sé mucho sobre los Proud Boys, casi nada, pero lo condeno”.

EL TRÍO TAMBIÉN FORMA PARTE DEL COMITÉ EJECUTIVO REPUBLICANO

Pero los antiguos miembros del grupo siguen siendo influyentes en la política republicana de Miami-Dade. Los tres ex Proud Boys, cuyo capítulo de Miami fue repudiado por la dirección nacional, son miembros del Comité Ejecutivo Republicano de Miami-Dade, un grupo que adopta la constitución y los estatutos, impulsa a los candidatos, determina los gastos y defiende las posiciones conservadoras.

El presidente del Comité Ejecutivo, René García, que en el pasado se negó a hablar del tema con el Miami Herald, admitió a WTVJ Channel 6 y a The New York Times en junio que hay elementos marginales en la composición del comité ejecutivo.

“Sí, tenemos diferentes puntos de vista en nuestro partido. Así somos. Y mi trabajo como presidente republicano es proteger el derecho de todos a la Primera Enmienda, por muy equivocados que estén”, le dijo García a The New York Times durante el verano.

Bárcenas y Salgueiro fueron destacados en un artículo del New York Times de junio que se centraba en la transformación de los Proud Boys locales en líderes del Partido Republicano local.

Bárcenas, de 34 años, quien se describe a sí mismo como conservador y entusiasta de las criptomonedas, le dijo al New York Times que la primera vez que consideró postularse a un puesto en el comité del Partido Republicano fue hace más de un año. Visto fuera del Capitolio protestando el 6 de enero, Bárcenas nunca entró en el edificio y testificó voluntariamente ante el comité del 6 de enero sobre su comprensión del papel de los Proud Boys durante la insurrección.

Salgueiro fue noticia en agosto cuando fue visto trabajando en un centro electoral de Westchester durante las elecciones primarias. Los registros estatales muestran que es dueño de un par de empresas, incluyendo una firma de refrigeración y aire acondicionado. Los registros estatales también muestran que ha sido arrestado al menos dos veces hace más de una década, una vez en Orlando y más tarde en Miami-Dade, donde el caso fue abandonado.

Antes de la decisión del condado, García estaba programado para trabajar el 8 de noviembre en el precinto 422 en Everglades K-8 Center en el vecindario de Westchester/Fountainbleau. Salgueiro trabajará cerca, en la precinto 436, en el edificio recreativo de Rockway Park, en la zona de Westchester. Y Bárcenas ayudará en el precinto 614 en una estación de bomberos en Coral Gables.

David Ovalle, redactor del Miami Herald, contribuyó a este reportaje.