La polio en EE.UU.: lo que sabemos y cuáles son los síntomas

·7  min de lectura

A mediados de la década de 1900, los padres estadounidenses estaban renuentes a dejar que sus hijos fueran a fiestas de cumpleaños, piscinas o cualquier otro lugar donde pudieran reunirse cuando el miedo a la polio se apoderó de EE.UU., y había imágenes por todos lados con niños en sillas de ruedas que le recordaban a la nación los peligros de la enfermedad.

Las autoridades cerraron restaurantes y otros espacios públicos para prevenir la propagación de la enfermedad, al igual que durante la pandemia de covid-19, según la Dra. Rosemary Rochford, profesora de inmunología y microbiología en la Facultad de Medicina Anschutz de la Universidad de Colorado.

En The Conversation, la Dra. Rochford señaló que en 1952 se estimó que hubo 58.000 casos de poliomielitis y 3.145 muertes causadas por la poliomielitis en el país. Esas cifras comenzaron a disminuir rápidamente luego del inicio de una campaña de vacunación tres años después.

El virus se consideró eliminado en 1979

Dos décadas después, en la década de 1970, se registraron menos de 10 casos de parálisis relacionados con la poliomielitis en EE.UU. En 1979, se consideró que el virus había sido eliminado en Estados Unidos. Desde entonces, el miedo a la enfermedad se ha desvanecido.

Pero en julio de este año, se informó que un hombre de Nueva York que no estaba vacunado contrajo la enfermedad y desarrolló parálisis. Fue el primer caso en el país desde 2013.

No existe cura para la enfermedad, lo que significa que la única manera de protegerse es vacunarse para prevenir infecciones.

Cómo se transmite el virus

El virus se transmite entre las personas a través de la boca. Tocar un objeto que ha sido contaminado, como cubiertos o un vaso, puede transmitir el virus, al igual que beber agua contaminada.

Una persona infectada libera el virus a su cara, lo que genera preocupaciones luego de los informes de que el virus se ha hallado en las aguas residuales en Nueva York durante varios meses.

La profesora Mónica Trujillo sostiene muestras de aguas residuales en un laboratorio del Queens College el 25 de agosto de 2022, en Nueva York (AFP via Getty Images)
La profesora Mónica Trujillo sostiene muestras de aguas residuales en un laboratorio del Queens College el 25 de agosto de 2022, en Nueva York (AFP via Getty Images)

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, declaró el estado de emergencia el viernes para aumentar las tasas de vacunación a medida que se hace evidente que el virus se está propagando en algunas áreas.

La comisionada de salud del estado de Nueva York, Mary Basset, dijo el mes pasado que el departamento de salud del estado está “tratando el caso único de polio como solo la punta del iceberg de una propagación potencial mucho mayor”.

“Con base en brotes anteriores de polio, los neoyorquinos deben saber que por cada caso de polio paralítico observado, puede haber cientos de personas infectadas”, dijo.

“Sobre la poliomielitis, simplemente no podemos arriesgarnos”, agregó el viernes, según un comunicado de prensa. “Si usted o su hijo no están vacunados o no están al día con las vacunas, el riesgo de enfermedad paralítica es real. Insto a los neoyorquinos a que no tomen ningún riesgo en absoluto. La inmunización contra la poliomielitis es segura y eficaz: protege contra la enfermedad a casi todas las personas que reciben las dosis recomendadas. No se espere para vacunarse. Si no está seguro de su estado de vacunación o el de su familia, comuníquese con un proveedor de atención médica, una clínica o el departamento de salud del condado local para asegurarse de que usted y sus seres queridos reciban todas las dosis recomendadas”.

Muchos casos pasan desapercibidos porque las personas no muestran síntomas o los síntomas son similares a un caso de gripa. Pero una persona infectada sin síntomas aún es capaz de propagar el virus.

Alrededor del 70 por ciento de los infectados no desarrollan síntomas, mientras que el 25 por ciento desarrolla síntomas similares a los de la gripa, informó CNBC.

Métodos de prevención

Lavarse las manos es una de las principales formas de prevenir la propagación del virus, ya que se propaga a través de las superficies.

Algunas soluciones utilizadas para desinfectar suèrficies, como el alcohol o el Lysol diluido, no eliminan el virus, pero el blanqueador con cloro logra matarlo. Esto hizo que se utilizara cloro en las piscinas.

Los virus que una persona ingiere generalmente son manejados por los ácidos estomacales, pero el virus de la poliomielitis puede sobrevivir y llegar al tracto gastrointestinal de una persona, donde la infección puede desarrollarse, según la Dra. Rochford.

¿Qué sucede cuando contraes polio paralítica?

Un promedio de aproximadamente una de cada 200 personas infectadas desarrolla parálisis y los investigadores aún no descubren los factores que provocan que alguien sea vulnerable.

Dentro del grupo de personas que contraen poliomielitis paralítica, el virus puede afectar las neuronas motrices inferiores en el tronco encefálico y la médula espinal, que es lo que ayuda a la persona a controlar sus músculos, con lo que se provoca la parálisis. Las piernas son las más afectadas, pero también pueden inhibirse otras partes del cuerpo.

El virus también puede dañar el sistema nervioso que controla la respiración.

Recuperación de una infección

La mayoría de los sistemas inmunitarios pueden manejar un ataque de la infección, y los investigadores encuentran anticuerpos que combaten el virus en aquellas personas que se recuperan, señala la Dra. Rochford.

El síndrome pospolio es cuando aquellos que han sobrevivido a la polio paralítica experimentan fatiga y debilidad en los músculos. Otros síntomas también pueden estar relacionados con el síndrome, como problemas para dormir, dolor crónico, dificultad para tragar y manejar el frío, como resultado de la falta de suministro de sangre.

No existe consenso sobre el número de sobrevivientes de polio que desarrollan el síndrome pospolio, ya que se diagnostica según los síntomas. Las estimaciones van del 15 al 80 por ciento, según la Dra. Rochford.

Cerca de ser erradicado en todo el mundo

La Iniciativa de Erradicación Global de la Poliomielitis se lanzó en 1988, cuando 300.000 niños en 125 países padecieron la enfermedad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El año pasado se registraron seis casos.

Las vacunas

A nivel mundial, las vacunas son de dos tipos. Desde el año 2000, el tipo que se usa en EE.UU. ha sido una vacuna que incluye el poliovirus inactivado, que mata el virus y evita que se multiplique en el cuerpo.

Los niños estadounidenses reciben las vacunas a la edad de dos meses, cuatro meses y, finalmente, entre los seis y los 15 meses. La serie de inyecciones brinda a las personas una protección que durará el resto de sus vidas.

En grandes zonas del mundo se usa otra vacuna, una forma debilitada del virus, que se administra por vía oral.

La vacuna oral se usa en áreas donde la transmisión de boca a boca es una amenaza, mientras que la inyección se enfoca más en prevenir la enfermedad dentro de un individuo vacunado.

Si el número de personas vacunadas desciende por debajo de cierto nivel, el virus puede comenzar a provocar enfermedades. Algunas zonas del mundo están por debajo del umbral para la protección comunitaria y se cree que el caso reciente en Nueva York fue importado del extranjero.

El año pasado, el 80 por ciento de los bebés a nivel mundial recibieron tres dosis de la vacuna contra la poliomielitis, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Con la intención de su erradicación mundial, la poliomielitis se ha detenido en todos los países, excepto en Afganistán y Pakistán”, afirma el sitio web de la OMS. “Hasta que se interrumpa la transmisión del poliovirus en estos países, todos los países siguen estando en riesgo de importación de poliomielitis, especialmente los países vulnerables con servicios de inmunización y salud pública endebles, así como con vínculos comerciales o de viaje con países endémicos”.

Según los CDC, alrededor del 93 por ciento de los niños en jardín de niños en EE.UU. habían recibido cuatro dosis de la vacuna contra la poliomielitis para el año escolar 2020-2021.

Luisiana y Misisipi tuvieron las tasas de vacunación más altas, por encima del 98 por ciento, y el Distrito de Columbia quedó en último lugar con alrededor del 80 por ciento.