Policía tenía rifles y escudos 19 minutos después de llegada del atacante, pero esperó una hora para actuar en Uvalde

·3  min de lectura

La policía, armada con rifles y al menos un escudo balístico, llegó a la escena del tiroteo masivo en Uvalde, Texas, minutos después que el atacante, pero esperó más de una hora en un pasillo cercano antes de atacarlo, revelan nuevos documentos y vídeos.

Las imágenes muestran a los oficiales impacientes, escuchando disparos en el interior mientras deliberan si ir tras Salvador Ramos o no, informa el Austin American-Statesman.

Ramos, quien murió cuando la policía finalmente realizó la redada, ingresó a la Escuela Primaria Robb a las 11:33 am, según la evidencia, la mirada más detallada hasta el momento a la ineficiente respuesta de las fuerzas del orden al tiroteo.

Diecinueve minutos después, el primero de varios oficiales equipados con escudos balísticos se reunió con los policías que se encontraban cerca del salón donde se había atrincherado el atacante de 18 años.

“Si hay niños allí, tenemos que entrar”, se escucha decir a un agente, según la nueva información, que es parte de una investigación realizada por las autoridades estatales sobre lo que salió mal en Uvalde.

Policías armados con rifles y un escudo balístico permanecen afuera de un salón en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, el 24 de mayo de 2022 (Distrito Escolar Consolidado Independiente de Uvalde vía solicitud de registros de Austin America-Statesman/KVUE)
Policías armados con rifles y un escudo balístico permanecen afuera de un salón en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, el 24 de mayo de 2022 (Distrito Escolar Consolidado Independiente de Uvalde vía solicitud de registros de Austin America-Statesman/KVUE)

Otro respondió: “Quien esté a cargo lo determinará”.

La orden de entablar combate no llegó hasta casi una hora y media después de que Ramos llegara al campus y disparara contra 19 estudiantes y dos maestras.

Los nuevos hallazgos, que se espera que sean presentados a los legisladores el martes durante una audiencia en el Senado de Texas, también capturaron el papel que jugó Pete Arredondo, el jefe de la fuerza policial del distrito escolar, en el caos que se desarrolló durante el tiroteo del 24 de mayo.

Siete minutos después de que Ramos entrara al edificio, el jefe Arredondo llamó al Departamento de Policía de Uvalde a través de un teléfono fijo para alertarlos sobre los hechos.

“Es una emergencia en este momento”, dijo.

“Lo tenemos en la habitación. Tiene un AR-15. Ha disparado mucho... Tienen que estar preparados afuera del edificio porque no tenemos capacidad de ataque en este momento”, informó. “Son todas pistolas”.

También les pide que le lleven una radio porque no tenía, según el Statesman.

Casi una hora después del ingreso de Ramos a la escuela, se escucha a Arredondo preguntarse si los agentes deberían “romper esas ventanas y dispararle en la **** cabeza”.

Los oficiales, asistidos por una unidad de la Patrulla Fronteriza especialmente capacitada que llegó al lugar para ofrecer apoyo, no irrumpieron en el aula y dispararon a Ramos sino hasta las 12:50 pm.

The Independent se ha puesto en contacto con el departamento de policía de Uvalde para obtener comentarios.

Las nuevas revelaciones sobre la respuesta policial al tiroteo, la segunda peor masacre escolar en la historia de Estados Unidos, son las más recientes de una serie de detalles extraños y desconcertantes.

La gente visita el homenaje instalado en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, el 2 de junio (AP)
La gente visita el homenaje instalado en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, el 2 de junio (AP)

La semana pasada, VICE News informó que la ciudad de Uvalde había contratado a un bufete de abogados privado para enfrentar las solicitudes de registros públicos de parte de los periodistas que piden ver imágenes del tiroteo de las cámaras corporales.

Fuentes cercanas a la investigación sobre el tiroteo también han señalado que la policía nunca trató de abrir las puertas del salón donde Ramos estaba escondido, a pesar de que previamente aseguraron que no podían entrar porque las puertas estaban cerradas y tenían que esperar a que les entregaran una llave.

Mientras tanto, afuera de la escuela, pasó suficiente tiempo como para que se reuniera una multitud de padres que rogaba a los oficiales que entraran y confrontaran al tirador.

Algunos incluso se encargaron ellos mismos del asunto.

La trabajadora agrícola Angeli Gómez entró corriendo a la escuela y rescató a sus hijos, a pesar de que la policía la esposó en cierto momento.

Otro hombre, un oficial de la Patrulla Fronteriza de EE.UU., tomó su pistola de barbero y se unió a los oficiales que respondieron a la escena.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.