Anuncios

Policía identifica relación entre sospechoso y familiares asesinados en suburbio de Chicago

Un agente de la policía de Joliet revisa una escena del crimen, el martes 23 de enero de 2024. (Antonio Perez /Chicago Tribune vía AP)

JOLIET, Illinois, EE.UU. (AP) — Los siete miembros de una familia que fueron asesinados el pasado fin de semana en un suburbio de Chicago eran la madre, un hermano, tres hermanas, una tía y un tío del sospechoso, quien posteriormente se quitó la vida de un disparo durante un enfrentamiento con la policía en Texas, informaron las autoridades policiales el miércoles.

Los policía de Joliet informó a través de Facebook que las víctimas que fueron asesinadas el domingo por Romeo Nance, de 23 años, en dos viviendas eran: su madre Tamaeka Nance, de 47 años; su hermano Joshua Nance, de 31; su hermana Alexandria Nance, de 20; dos hermanas menores de 16 y 14 años; su tía Christine Esters, de 38, y su tío William Esters II, de 35.

Otro hombre, Toyosi Bakare, de 28 años, murió al ser baleado afuera de un edificio de apartamentos. Se cree que Nance les disparó aleatoriamente a él y a otro hombre, quien sufrió una herida en la pierna en una calle residencial, luego de haber matado a sus familiares, dijo la policía.

Las víctimas fueron encontradas el domingo y el lunes, de acuerdo con las autoridades. De momento no se ha dado a conocer el motivo.

Nance murió el lunes por la tarde luego de que los alguaciles federales lo localizaron cerca de Natalia, Texas, a unos 48 kilómetros (30 millas) al suroeste de San Antonio y a más de 1.690 kilómetros (1.000 millas) de distancia de Joliet.

El jefe policial del condado de Medina, Randy Brown, comentó que su oficina recibió una llamada más temprano ese día sobre un sospechoso de los asesinatos que se dirigía al condado por la autopista interestatal 35. Brown dijo que cree que Nance trataba de llegar a México, cuya frontera se encuentra a unos 200 kilómetros (120 millas) al sur de Natalia por la autopista.

Agentes de varios departamentos policiales confrontaron a Nance, señaló Brown.

El jefe policial de Joliet, Bill Evans, comentó el martes a la prensa que las autoridades no tenían pruebas de un motivo de los asesinatos.

“No podemos entrar en su mente”, dijo Evans. “Simplemente no tenemos una pista del por qué hizo lo que hizo”.

El presidente estadounidense Joe Biden dijo que él y la primera dama Jill Biden oraban por los familiares de las víctimas “y por la comunidad en general devastada por estos trágicos tiroteos”.