Las políticas fronterizas de EEUU crearon un atolladero volátil en México que terminó en tragedia

·8  min de lectura
Primeros respondientes afuera del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez, México, una ciudad fronteriza al otro lado de El Paso, Texas, el lunes 27 de marzo de 2023. (Go Nakamura/The New York Times)
Primeros respondientes afuera del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez, México, una ciudad fronteriza al otro lado de El Paso, Texas, el lunes 27 de marzo de 2023. (Go Nakamura/The New York Times)

Una serie de nuevas y complicadas políticas fronterizas redujeron considerablemente la cantidad de migrantes que cruzan a Estados Unidos hasta sus niveles más bajos desde que tomó posesión el presidente Joe Biden, pero estas medidas han generado un peligroso cuello de botella a lo largo de la frontera norte de México, donde, desde Tijuana hasta Reynosa, encontramos decenas de miles de migrantes frustrados que languidecen en los abarrotados albergues.

La situación hizo explosión el lunes cuando una protesta en un centro de detención de migrantes gestionado por el gobierno en Ciudad Juárez dio origen a un incendio en el que fallecieron al menos 40 personas. Pero en las últimas semanas se han estado dando situaciones de hacinamiento y desesperación a lo largo de toda la frontera mientras que el gobierno de Biden se prepara para otra ola de migración durante primavera.

Los migrantes han estado esperando con expectativas a que en mayo haya un cambio importante en relación a los migrantes, cuando Estados Unidos tiene planeado eliminar una política sanitaria de la época de la pandemia que ha permitido que las autoridades de la frontera estadounidense deporten con rapidez a muchos migrantes que cruzan ilegalmente por México.

Otras restricciones de ingreso nuevas que ya entraron en vigor obligan a la mayoría de los migrantes que pretenden obtener asilo en Estados Unidos a solicitar una cita en un puerto de entrada. Los problemas relacionados con la nueva aplicación móvil han hecho que miles de ellos intenten obtener una cita en vano mientras siguen varados en los pueblos fronterizos de México, donde muchos ya esperan desde hace varios meses.

“Lo que tenemos en Tijuana y otras ciudades fronterizas de México es un cuello de botella”, señaló Enrique Lucero, director de la oficina de servicios migratorios de la ciudad de Tijuana, al otro lado de la frontera de San Diego. “Miles de migrantes están esperando la oportunidad de ingresar a Estados Unidos, y siguen llegando más”.

Los 30 albergues de la ciudad pueden alojar a 5600 personas, pero ahora tenemos no menos de 15.000 migrantes en la ciudad, aseveró.

Migrantes venezolanos ponen flores en un altar improvisado afuera del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez, México, una ciudad fronteriza al otro lado de El Paso, Texas, el martes 28 de marzo de 2023. (Go Nakamura/The New York Times)
Migrantes venezolanos ponen flores en un altar improvisado afuera del Instituto Nacional de Migración en Ciudad Juárez, México, una ciudad fronteriza al otro lado de El Paso, Texas, el martes 28 de marzo de 2023. (Go Nakamura/The New York Times)

“El número de personas que pueden entrar a Estados Unidos son unas doscientas al día, pero aquí hay miles. Los albergues están a su máxima capacidad”, señaló.

Incluso antes del incendio del lunes, la frustración se había desbordado a principios de este mes en Ciudad Juárez cuando cientos de migrantes, la mayor parte de ellos venezolanos, trataron de irrumpir en los puentes internacionales para llegar a El Paso, Texas, pero lo único que lograron fue enfrentarse con las autoridades estadounidenses.

Ante la presión de Estados Unidos, México ha aceptado recibir un número cada vez mayor de migrantes que son rechazados por las autoridades estadounidenses y tomar otras medidas para ayudar a controlar la cantidad de estos que cruza a Estados Unidos.

(VIDEO) Personal de centro de migrantes en México no hizo nada para salvarlos de incendio

Algunos funcionarios locales del lado estadounidense de la frontera señalaron que el gobierno de Biden generó esta situación cuando prometió ponerle fin a la política de deportación de la época de la pandemia, conocida como Título 42, lo cual hizo que miles de personas viajaran a la frontera, y al poco tiempo de esto impuso nuevas restricciones.

“Hay mucha frustración”, comentó Ricardo Samaniego, el juez de condado en El Paso, la ciudad que está en la frontera con Ciudad Juárez. “Los engañan, les dicen que pondrán fin al Título 42 y luego les dicen ‘Olvídenlo’, entonces la gente se queda atorada”.

Samaniego explicó que a través de sus homólogos en México se había enterado de que los albergues y los centros de detención en Ciudad Juárez estaban casi a su máxima capacidad y que se estaban preparando para otra ola en los próximos días y semanas y que había planes de eliminar el Título 42 el 11 de mayo.

Oídos sordos

Durante meses, los defensores de los migrantes han estado advirtiendo que la situación se estaba saliendo de control.

“Las 39 vidas que se perdieron anoche en Ciudad Juárez son una carga espantosa. Los sistemas de protección que hemos establecido para vigilar a las personas que migran son como manos de acero en guantes de terciopelo y la muerte es parte de ese costo. Todos somos responsables”, comentó en Twitter Dylan Corbett, director ejecutivo del Hope Border Institute, una organización religiosa.

Ya que los albergues de muchas ciudades fronterizas están llenos, los recién llegados han tenido que dormir en hoteles mugrosos hasta que se les acaba el dinero y luego han terminado en las calles y en edificios abandonados. Las tensiones han aumentado y provocaron enfrentamientos con los oficiales de policía mexicanos, a quienes los migrantes han acusado de golpearlos, arrestarlos y extorsionarlos. Hay migrantes que han sido secuestrados y torturados por los poderosos carteles que controlan el paso ilegal en la frontera.

Todos los días, familias de migrantes harapientos se presentan en Pro Amore Dei, un refugio católico en Tijuana, la ciudad más grande del lado mexicano, para suplicar que les den un lugar donde descansar. “Todos los días rechazo al menos a diez familias con hijos”, comentó Leticia Herrera, directora de ese centro, donde familias enteras comparten una sola cama. “Que Dios nos ampare; ya hemos excedido toda la capacidad”, comentó acerca de ese centro, el cual tiene alojamiento para 250 personas.

Lo mismo sucede en otro refugio de Tijuana, Juventud 2000, donde casi 200 familias de migrantes duermen en tiendas de campaña color naranja, verde y azul levantadas en un antiguo almacén. “Pasamos de estar semivacíos el año pasado a tener que rechazar a la gente”, señaló José María García, su fundador. “Ahora tenemos que hacer esto constantemente, día tras día”.

Aunque los albergues mexicanos para migrantes están llenos, ha habido una disminución importante de migrantes en el lado de Estados Unidos de la frontera.

“La cantidad de personas a nuestro cuidado ha disminuido a la mitad desde principios de año”, señaló Kate Clark, directora ejecutiva de la atención a migrantes del Servicio de Familias Judías de San Diego, el cual administra refugios en esa ciudad.

Decidido a frenar los cruces fronterizos, el gobierno de Biden recurrió a medidas más restrictivas. Amplió el uso del Título 42 para deportar a una nueva ola de migrantes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, y al mismo tiempo, estableció un programa para autorizarles a los nacionales de esos países solicitar un permiso para ingresar a Estados Unidos desde sus países de origen si contaban con un patrocinador financiero.

Desde la creación de ese programa, en general han disminuido los cruces fronterizos ilegales. Después de una cantidad sin precedentes de arrestos en la frontera el año pasado, la cual llegó a 2,4 millones de personas, este año los encuentros con migrantes en la frontera han disminuido a aproximadamente 128.000 al mes.

El mes pasado, los departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia fueron más lejos y anunciaron una nueva regla que entraría en vigor después de que se pusiera fin al Título 42 el 11 de mayo, que asumiría que los migrantes no serían candidatos a obtener asilo si estos entran al país de manera ilegal y que les exigiría haber solicitado asilo desde otro país por el que hubiesen pasado antes de solicitarlo en Estados Unidos.

No obstante, a quienes logran llegar a la frontera se les permitiría entrar si cumplen con algunos requisitos y usan la aplicación móvil para agendar una cita.

Dicha aplicación, la cual pretende ser un sistema ordenado y simplificado para citar a los solicitantes de asilo, ha sido rebasada por la enorme demanda y está repleta de fallas técnicas debido a que decenas de miles de migrantes han intentado usarla.

De acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, el mes pasado, 740 migrantes obtuvieron cita todos los días en ocho puertos de entrada a lo largo de toda la frontera. Cada día se otorgaron 200 citas en el puerto de entrada contiguo a la ciudad de Tijuana.

“Los migrantes ya llegan con problemas a la frontera después de su largo viaje. Se han gastado todo el dinero para llegar hasta aquí y sus esperanzas se desvanecen cuando no logran obtener una cita con la aplicación”, comentó Lucero, director de la oficina de migrantes en Tijuana.

Hasta que se implementó la nueva aplicación, los abogados de inmigración de Estados Unidos podían ayudar a los migrantes especialmente vulnerables a obtener un rápido acceso a Estados Unidos y casi siempre los escoltaban para pasar los puertos de entrada. Ahora ya no se hace ninguna distinción entre quienes se encuentran en mayor peligro y los demás.

Hace un mes, murió un bebé de cuatro meses que requería una intervención quirúrgica urgente debido a que sus padres no pudieron obtener cita a través de la aplicación, señaló Herrera, del albergue Pro Amore Dei en Tijuana. “El año pasado, esta familia habría sido llevada al otro lado de la frontera y el bebé ahora estaría vivo”, puntualizó Herrera.

En los siete años que lleva administrando el refugio, la situación jamás había sido tan grave, aseveró.

“Las personas que han sido torturadas, golpeadas y que están huyendo para salvar sus vidas están atrapadas aquí. Parece que los más vulnerables son quienes tienen que esperar más tiempo”, recalcó.

c.2023 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

México abre una investigación por homicidio por la muerte en un incendio de 39 migrantes detenidos