Anuncios

Adán Augusto López, el secretario de AMLO que se lavó las manos con la tragedia mortal de migrantes

Adán Augusto López, secretario de Gobernación de México en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) |  REUTERS/Luis Cortes
Adán Augusto López, secretario de Gobernación de México en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) | REUTERS/Luis Cortes

La noche del lunes 27 de marzo murieron a consecuencia de un incendio 38 migrantes que se encontraban detenidos en la estación migratoria del Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la secretaria de Gobernación, en Ciudad Juárez. Habían sido deportados por autoridades migratorias de Estados Unidos. Policías locales y agentes del INM los detuvieron y llevaron a la estación.

Hacinados en un espacio reducido y sin atención, los migrantes se inconformaron por no recibir agua para beber durante todo el día. Aparentemente, se enteraron de que serían deportados a sus países de origen. Sus quejas escalaron hasta que “presuntamente, a las 21:30 horas prendieron fuego en el lugar donde se encontraban recluidos, esperando que les abrieran la puerta, pero se comenzaron a intoxicar y quemar”.

La gravedad del suceso no pasó desapercibida para el presidente López Obrador que, consecuente con su estilo de gobernar desde la mañanera y evadir las consecuencias de sus actos de “gobierno”, como es la política migratoria que le impuso Donald Trump, culpó del incendio a los migrantes muertos. Comentó: “Esto tuvo que ver con una protesta que ellos iniciaron a partir, suponemos, de que se enteraron de que iban a ser deportados, movilizados, y como protesta en la puerta del albergue pusieron colchonetas del albergue, y les prendieron fuego y no imaginaron que esto iba a causar esta terrible desgracia”.

La noticia sobre 38 migrantes muertos y 28 lesionados que se encontraban en la prisión ilegal del INM, que según López Obrador es un albergue, fue divulgada de inmediato por los medios impresos, electrónicos y en redes sociales. Los 66 migrantes afectados son originarios de Guatemala, Honduras, El Salvador, Venezuela y Colombia.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, fue entrevistado, en Radio Fórmula, por Joaquín López Dóriga. El tema fue la sucesión presidencial. Dijo que él será el quien suceda a Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la Republica. “Yo voy a ser presidente, me voy a inscribir para participar en la encuesta de Morena a la candidatura presidencial”.

La entrevista sobre la sucesión presidencial fue aprovechada por Adán Augusto López para evadir la responsabilidad legal e institucional de la secretaria de Gobernación en el incendio y muerte de 38 migrantes y lo hizo en el estilo de la 4T. Su explicación sobre el suceso puso en evidencia su ambición de poder y al margen de la lealtad, que en política es relativa, le comentó a López Dóriga que él no es el encargado del tema migratorio.

“Vaya, a lo mejor habrá quien me dice: ‘Bueno, ¿y por qué el secretario de Gobernación quiere hablar sobre el tema, si él no es el encargado de operar el sistema migratorio? Aunque formalmente es la Secretaría de Gobernación para efectos administrativos, hay un acuerdo al interior del gobierno, y es Marcelo, el secretario de Relaciones Exteriores, quien se encarga del tema migratorio”.

Con su expresión el secretario de Gobernación politizó la tragedia de las muertes de los 38 migrantes. Su deslinde puede interpretarse como un intento por salvar “su candidatura” o como un gesto de apoyo para su candidata favorita.

El secretario de Relaciones Exteriores, por medio de un Twitter informó que había solicitado a la secretaria de Gobernación y al INM toda la información necesaria sobre la muerte de los migrantes para compartirla con los países hermanos. Agregó Marcelo Ebrard otro mensaje: “Dejo cualquier consideración de índole política para otros momentos. Cada cual debe hacer lo que le corresponde en esta hora”.

La noticia sobre la muerte de 38 migrantes, en Ciudad Juárez, fue divulgada por los principales diarios de los Estados Unidos, por la totalidad de los de México y por algunos medios en Europa. Las notas relatan los sucesos sobre su muerte y el escandaloso abuso y vejaciones que deben sufrir en su peregrinación. Huyen de la violencia y la pobreza en sus países de origen, en su camino hacia los Estados Unidos enfrentan malos tratos, violaciones y robos.

El impacto internacional de la tragedia motivo la intervención de López Obrador en su mañanera, informó que solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) que continúe con la investigación para que se finquen responsabilidades, se aclare quienes fueron los responsables y se les castigue.

Sobre los comentarios de Adán Augusto en relación con la responsabilidad de Marcelo Ebrard en los temas migratorios, López Obrador dijo “Es producto de las circunstancias que se están presentando, pero estamos juntos todos y vamos a seguir así”, con lo que minimizó el suceso, pero también significa que protege a sus amigos y cuida que la sucesión presidencial no se le descomponga, a pesar de los “golpes” entre sus prospectos. Todos en campaña, como su jefe.

La cuerda se va a reventar por lo más delgado, así pasa siempre, en esta ocasión serán los encargados de la estación migratoria los que cargarán la culpa por las acciones o las omisiones que circulan en videos en las redes sociales y en diversos medios en muchos países.

Dicen los políticos que, si deseas que un problema no se solucione, entonces nombra una comisión. En la 4T se dice que si deseas que no pase nada entonces encárgaselo a la FGR.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Choca e intenta escapar, pero cámaras de la CDMX lo persiguieron hasta el fin del mundo