El plástico que pone en peligro a un embalse, la pesca y varias especies en El Salvador

·3  min de lectura

Potonico (El Salvador), 9 sep (EFE).- Botellas de plástico de todos los tamaños, botes de vidrio, basura y otros desechos ponen en peligro al embalse Cerrón Grande en El Salvador, un sitio Ramsar, la práctica de la pesca y la vida de varias especies de aves que habitan en dicho ecosistema.

El embalse del Cerrón Grande fue construido en 1973 para servir de reservorio a la Central Hidroeléctrica del Cerrón Grande, administrada por la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

El lago artificial, de 13.244 hectáreas, es el humedal más grande del país por su importancia en la pesca, generación de energía y conservación de vida silvestre.

No obstante, desde hace una semanas se ha visto amenazado por la contaminación generada por los desechos que ahí se han acumulado.

MÁS DE 5.000 TONELADAS DE BASURA Y DESECHOS

El alcalde de la localidad de Potonico, Jacinto Tobar, dijo a Efe que es la primera vez que "se mira una gran cantidad" de basura y desechos en el embalse, y señaló que se calcula que "ahora son más de 5.000 toneladas de toda clase de desechos".

Potonico es un municipio del departamento de Chalatenango, a más de 97 kilómetros de San Salvador, con 2.500 habitantes y por su ubicación es la última localidad que colinda con el embalse.

Dicho embalse es el lugar donde desembocan las aguas del Río Lempa, el más largo de El Salvador, y de ríos o quebradas que están en San Salvador, la mayoría contaminados.

Además, el 68 % del agua superficial de El Salvador está contaminada.

Los desechos que llegan al lago artificial provienen, de acuerdo con Tobar, del Área Metropolitana de San Salvador, compuesta por 14 municipios.

"No es un problema de hace un mes, es un problema de hace tiempo, pero no se había presentado de esta magnitud, es alarmante la cantidad de basura y desechos", comentó.

Señaló que "solamente se han podido sacar alrededor de 100 toneladas de basura".

Según el Ministerio de Medio Ambiente (MARN), el 80 % de los ríos salvadoreños "están contaminados por diferentes fuentes" y reciben buena parte de las 380 toneladas de basura que "no tienen disposición final".

EN PELIGRO LA PESCA Y LAS ESPECIES

El municipio liderado por Tobar es el más afectado por la contaminación, ya que la principal actividad económica en el lugar es la pesca.

Debido a la gran cantidad de desechos y basura, explicó el alcalde, los pescadores han parado sus actividades desde hace semanas, aunque algunos se arriesgan a entrar al lago para intentar pescar.

La otra situación derivada de la problemática es el peligro en que se ponen a las más de 100 especies de aves que habitan en dicho ecosistema.

"Realmente el problema es alarmante porque las aves, la población y los pescadores están en peligro", subrayó Tobar.

LA PROBLEMÁTICA NO SE ABORDA

A criterio del alcalde, al problema de la basura en el lago "no se le ha dado el tratamiento adecuado" y "no se han tomado las medidas para evitar esta contaminación".

Además, apuntó que "la mala práctica de botar la basura en la calle al final agudiza esta situación y somos nosotros, como pueblo de Potonico, que cargamos con el problema".

En el embalse se observan botellas de plástico de todos los tamaños, botellas de vidrios, zapatos, basura y otra gran cantidad de desechos, según pudo constar Efe.

El embalse presenta un espejo de agua de 135 Kilómetros cuadrados con un área de cuenca de 428 kilómetros cuadrados. La pesca artesanal en el embalse se considera el rubro económico más importante —aún mayor que la agricultura de subsistencia—.

Sara Acosta

(c) Agencia EFE