Anuncios

¿Los Oscar viven un renacer? La Academia se ha vuelto global y ha recuperado su terreno

Durante unos años, los Oscar parecían estar pendiendo de un hilo. Su audiencia estaba cayendo en picada, la pandemia los afectó, y la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, la organización detrás de la noche más importante de Hollywood, se encontraba en el lado equivocado de la conversación, ya fuera por la falta de diversidad en sus nominados, denunciada con el hashtag #OscarsSoWhite, el “sobregate” con los ganadores equivocados, el intento fallido de nominar películas populares, las críticas por intentar entregar premios fuera de la ceremonia televisada y encima de todo, la bofetada.

Entonces sucedió algo inesperado, el interés comenzó a aumentar tanto dentro como fuera de la academia. Parecía que la gente estaba entusiasmada con las películas y, se espera, con los Oscar de nuevo.

“Ha sido un año increíble para el cine en general”, dijo el director ejecutivo de la academia de cine, Bill Kramer, en una entrevista reciente con The Associated Press. “Nuestra forma de arte nunca ha sido más relevante”.

El alcance y la amplia aceptación del público de los 10 filmes nominados al premio a la mejor película de este año son prueba de ello. Hay grandes estudios, pequeñas películas independientes, dos películas internacionales y dos bilingües. Y ya sea que pienses o no que “Barbie” fue desairada en algunas otras categorías, todavía tiene a la gente hablando y debatiendo lo que sucederá en la 96ª edición de los Oscar el 10 de marzo.

“Hay mucha energía en torno a las películas de 2023 y la ceremonia de este año. Así que estamos extremadamente esperanzados y emocionados”, dijo Kramer. “La ceremonia se perfila como extraordinaria”.

La presidenta de la Academia, Janet Yang, dijo que el anuncio promocional de Jimmel Kimmel con temática de “Barbie” tiene más de 35 millones de visitas, y que el nivel de audiencia lleva varios años de incremento.

UN MOMENTO UNIFICADOR

Después de algunos años difíciles, es posible que los Oscar finalmente estén en otro momento. Pero eso no es una sorpresa para los líderes de la academia, que han trabajado tras bambalinas para fomentar este tipo de evolución a medida que se acercan a su aniversario 100. Tanto Kramer como Yang, que asumieron sus cargos en 2022, consideran a la organización como una entidad global. Ya no están a la defensiva, sino que miran hacia el futuro.

“Somos únicos en el sentido de que representamos todas las disciplinas de la industria. Ninguna otra organización puede decir eso”, dijo Yang. “Sentimos que estamos en una posición de liderazgo potencialmente fuerte para unificarnos. ... Escuchamos a los miembros todo el tiempo: ‘¿Cómo podemos tener más reuniones entre las distintas ramas?’ Solo quieren reunirse, y podemos lograr esto”.

Hace casi un siglo, la unificación no era parte del plan. De hecho, Louis B. Mayer tuvo la idea de iniciar la academia en parte para contrarrestar los esfuerzos de sindicalización, bajo el pretexto de que ayudaría a establecer estándares. En realidad, imaginó que los jefes de los estudios establecerían estos estándares teniendo en cuenta sólo sus propios intereses. Sin embargo, el sueño de Mayer se evaporó rápidamente y, en la década de 1930, guionistas, actores y directores formaban sindicatos.

Como prueba de lo lejos que han llegado, el año pasado, durante las huelgas de guionistas y actores, la academia tomó la iniciativa de organizar dos charlas entre los miembros sobre temas urgentes: una sobre la inteligencia artificial y otra sobre cómo las huelgas estaban afectando a los miembros de comunidades tradicionalmente marginadas.

“Sentimos que era nuestra responsabilidad”, dijo Kramer. “Y estamos en condiciones de hacerlo, de crear un espacio para que nuestros miembros tengan conversaciones honestas y seguras sobre estos temas”.

“Nos dio mucho de qué pensar”, agregó. “Y, eventualmente, estas conversaciones podrían dar forma a las políticas y procedimientos en la academia o inspirarán a otros en la industria a pensar de manera diferente”.

UNA ACADEMIA MÁS DIVERSA...

La academia como catalizador del cambio no es algo nuevo: tienen programas de larga data para ayudar a artistas emergentes (Academy Gold, la beca Nicholl para escritura de guiones y los Premios de la Academia Estudiantiles, entre otros). Y su campaña agresiva para diversificar su membresía estaba en marcha antes de que Yang y Kramer asumieran sus puestos, en respuesta a las críticas de #OscarsSoWhite y las revelaciones públicas sobre sus miembros, quienes eran en su mayoría hombres blancos mayores.

También han tomado medidas más proactivas en los últimos años para impactar a la industria a la que premian, incluida la implementación de estándares de inclusión en las nominadas a mejor película que entraron en vigor este año.

Ahora hay más de 10.500 miembros en la academia, que representan a más de 75 países y territorios. Si bien la paridad aún es un trabajo en progreso, el 20% de los miembros son de fuera de Estados Unidos, 34% se identifican como mujeres y 18% pertenecen a comunidades étnicas y raciales subrepresentadas.

“Representamos a ejecutivos, editores, artistas de efectos visuales, técnicos, artesanos y profesionales de todas las disciplinas. ... No todo el mundo toca las mismas notas y no todo el mundo siente lo mismo. Pero podemos unir a todos”, dijo Kramer. “Ante los últimos años con la pandemia y las huelgas, y todos los temas asociados con las huelgas, la academia debe mantenerse como un terreno neutral para estas conversaciones”.

INVOLUCRARSE MÁS CON EL PÚBLICO

También ha habido un enfoque sustancial para involucrar al público a través de las redes sociales, a menudo recurriendo al vasto material de archivo de la academia, ya sean discursos de aceptación antiguos o simplemente momentos memorables de los Oscar.

Su cuenta de Instagram tiene cerca de 4 millones de seguidores y su canal de YouTube es un tesoro de clips divertidos: la victoria de Leonardo DiCaprio como mejor actor (54 millones de vistas), el número de apertura de Hugh Jackman en 2009 (23 millones de vistas), el monólogo de apertura de Chris Rock (16 millones de vistas), Jack Black y Will Ferrell cantando “Get Off the Stage” (15 millones de vistas), y Fred Astaire bailando en los Oscar de 1970 (13 millones de vistas).

El interés por la historia del cine también ha impulsado el entusiasmo en torno al Museo de la Academia de Cine en Los Ángeles, que alberga más de 23 millones de objetos de recuerdo, y ha albergado exposiciones sobre todo tipo de temas, desde Hayao Miyazaki y la historia del cine negro hasta “The Godfather” (“El Padrino”) y las películas de John Waters. Kramer señaló que alrededor de la mitad de los compradores de boletos son menores de 40 años.

Pero no se trata sólo de reliquias: los videos cortos que destacan las categorías menos populares en el período previo a los Oscar también han despegado. Uno sobre efectos visuales del año pasado tiene más de 4 millones de vistas. También lanzarán cortos similares para los nominados de este año pronto.

EL FUTURO DE LA ACADEMIA

Todo esto nos lleva a una forma diferente de ver los Oscar y el lugar de la academia en la cultura.

“Es importante que pensemos: ¿Cómo cambiamos nuestra métrica de éxito? Queremos que millones y millones de personas en todo el mundo vean el programa la noche de la gala, pero también queremos que la gente lo vea durante muchos días después de la emisión inicial y en las redes sociales a perpetuidad”, dijo Kramer. “Esta es una programación perenne. Y la gente en el extranjero, fuera de los Estados Unidos, se involucra con el programa de muchas maneras diferentes”.

Todas estas conversaciones sobre el futuro de la industria, la academia, su membresía y, dijo Yang, incluso el hecho de “destetar” los Oscar de ABC en unos pocos años (el contrato actual se extiende hasta 2028), continuarán. Para ambos, una de las experiencias más satisfactorias fue la respuesta abrumadoramente positiva a la adición de un premio para los directores de casting (selección de elenco), algo que se había discutido durante décadas, pero que finalmente se votó este año.

“Creo que la gente se siente satisfecha al saber que podemos cambiar. La reputación del pasado era, ya sabes, un poco pesada”, dijo Yang. “Ha sido una experiencia empresarial mientras se mantiene el legado de esta institución muy, muy venerada”.

Y esperan que la academia permanezca en el centro de todo.

“Los modelos de negocio están cambiando. La forma en que las personas se relacionan con las películas y las artes está cambiando. Y la academia está realmente en el centro de esa conversación para la comunidad cinematográfica”, agregó Kramer. “Tenemos la gran responsabilidad de pensar en esto y asegurarnos de que la academia tenga unos exitosos segundos 100 años”.