Opinión: Olivia Wilde no merece el odio de Internet: me alegro de que se haya defendido

·4  min de lectura
Entre Jason Sudeikis y Harry Styles, Olivia Wilde se ha encontrado en el centro de dos intensas bases de fans que aprovechan cualquier retazo de información para reforzar su antipatía por ella (Getty Images)
Entre Jason Sudeikis y Harry Styles, Olivia Wilde se ha encontrado en el centro de dos intensas bases de fans que aprovechan cualquier retazo de información para reforzar su antipatía por ella (Getty Images)

Ser la ex de un “buen chico” de Hollywood debe ser un fastidio. En un momento, eres la mitad de una venerada pareja de famosos; al siguiente, los usuarios de Twitter nombran sus cuentas de odio en tu honor. Ahora mismo, los pensamientos y las oraciones deberían dirigirse a Olivia Wilde, cuya separación de Jason Sudeikis la ha convertido en el objetivo favorito de los ataques en Internet, y es completamente injusto.

En noviembre de 2020, Wilde y Sudeikis anunciaron que ponían fin a su relación de una década tras siete años de noviazgo y el nacimiento de dos hijos. Aunque los fans se mostraron mayoritariamente comprensivos o neutrales con la expareja cuando estuvieron juntos, no pasó mucho tiempo antes de que los comentaristas en línea tomaran partido en la ruptura, y el equipo Sudeikis se hizo notar con entusiasmo.

Los bandos se definieron mejor a principios de 2021, tras la revelación de la nueva relación de Wilde con Harry Styles: símbolo sexual del pop y estrella de su próxima película, Don't Worry Darling, que dirigió, coescribió y en la que también actúa. Al mismo tiempo, los espectadores se habían enamorado de la simpática serie de televisión de Sudeikis, Ted Lasso, en la que interpreta a un optimista e inexperto entrenador de fútbol. De repente, Sudeikis fue elegido para el papel de buen chico agraviado frente a la arpía de Wilde. Un nuevo día, pero la misma misoginia de siempre.

Entonces llegó el evento que le dio la vuelta al mundo. En abril, durante un discurso sobre su película en el importante evento de la industria CinemaCon, Wilde recibió documentos judiciales del equipo legal de Sudeikis, sobre los acuerdos de custodia de sus hijos. Aunque Wilde mantuvo la calma y continuó rápidamente con su discurso, un momento que debería haber sido sobre su logro profesional fue usurpado por un emocionante drama personal.

A principios de esta semana, Wilde habló abiertamente sobre el incidente de la CinemaCon, donde insinuó que habría sido visto como “un ataque” si hubiera ocurrido en otro lugar. “Fue realmente molesto”, le dijo a Variety. “No debería haber sido posible que pasara”. Wilde además afirmó que el nivel de seguridad era tan alto en el evento que el hecho de que le entregaran los papeles en el escenario no fue una cuestión de azar, sino que “requirió previsión”. Sin embargo, a pesar de lo impactante que fue para los espectadores, Wilde dijo que ya esperaba que le ocurriera algo así.

“Lamentablemente, no fue algo que me sorprendiera del todo”, explicó. “Quiero decir, hay una razón por la que dejé esa relación”. Por primera vez, Wilde ha hablado mal públicamente su antigua relación con Sudeikis, e indicó que su relación no era para nada perfecta. Y francamente, bien por ella.

A menudo se espera que las mujeres que están en el ojo público guarden un silencio digno en asuntos de relaciones turbias, con el consejo de mantener las cosas “profesionales” o arriesgarse a no ser tomadas en serio. Pero cuando eso ocurre, se permite que el público siga la narrativa que le plazca, y las mujeres rara vez quedan como la parte comprensiva.

Las mujeres no tienen el beneficio de la duda cuando se trata de rupturas de famosos con hombres populares. Siempre se juzga. Una insinuación de que ella debe haber hecho algo para merecerlo. O que se comportó mal. O que hay algo dudoso en marcha si encuentra el amor de nuevo “demasiado pronto”. No hace falta pensar mucho para recordar otro escenario reciente y muy publicitado que pintó a una mujer con una imagen negativa en comparación con la estrella brillante de su ex. Los comentarios de TikTok ya han considerado que Wilde desprende “vibras de Amber Heard”. Todos sabemos lo intensa que puede llegar a ser esta línea de pensamiento.

Ahora que Wilde ha alzado la voz sobre la situación, parece que se entiende mejor su versión. Desde la publicación de su entrevista en Variety, algunos comentarios en las redes sociales han adoptado un tono más matizado, y han aceptado que ella también podría tener sentimientos con respecto a la situación. Pero no debería haber necesitado decir nada para que la gente la dejara en paz: siempre se ha merecido esta consideración.

La expareja de Jason Sudeikis y Olivia Wilde en 2019 (Getty Images)
La expareja de Jason Sudeikis y Olivia Wilde en 2019 (Getty Images)

Entre Sudeikis y Styles, Wilde se ha encontrado en el centro de dos intensas bases de fans que utilizan cualquier fragmento de información para reforzar su aversión hacia ella. Es el sexismo en acción, y es un desagradable indicio de un sentimiento antimujeres que se extiende por la red y se filtra en nuestras vidas reales. Puede que estemos hablando de estrellas de cine ricas y exitosas con las que muchos de nosotros no tenemos ninguna conexión tangible, pero no es menos ilustrativo de cómo tratamos a la gente en la vida real, y exactamente a quién se escucha de buena fe.

Aunque el hecho de que Wilde se pronuncie es una especie de soplo de aire fresco, no ha detenido del todo a algunos de los seguidores de Sudeikis. “Literalmente, no me importa lo que pase, nunca conseguirás que odie a Jason Sudeikis”, tuiteó un fan después de la entrevista de Wilde. Nadie tiene por qué odiar a nadie, pero la mezquina tendencia a silenciar las perspectivas de las mujeres merece ser tenida en cuenta para la próxima separación sentimental de famosos.