Opinión: El mayor enemigo de la reforma de las armas es un Senado con demasiado tiempo en sus manos

·3  min de lectura
Mitch McConnell y Chuck Schumer (EPA-EFE)
Mitch McConnell y Chuck Schumer (EPA-EFE)

El Senado suele ser el lugar donde la legislación sobre armas va a morir. Pero a raíz de la masacre de la semana pasada en Uvalde, Texas, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dio su bendición al senador John Cornyn para negociar con los demócratas la legislación sobre armas, y eso hizo que algunos pensaran que esta vez podría ser diferente.

La semana pasada, repasamos todas las razones para ser optimistas y pesimistas, así como qué senadores del GOP podrían llegar al “sí”. Los vientos siguen soplando en contra de quienes quieren que se apruebe una legislación integral sobre armas, pero había una oportunidad.

Pero entonces, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, hizo un movimiento que, si estas últimas negociaciones fracasan, será visto como un error fatal: dejó que los senadores se fueran a casa para un receso planificado de antemano.

El receso suele ser un enemigo de cualquier legislación -los manifestantes del Tea Party se enfrentaron a los legisladores en los ayuntamientos de sus estados y distritos mientras el Congreso deliberaba sobre el Obamacare en 2009-, pero en el caso de la legislación sobre armas, el paso del tiempo suele resultar mortal. La avalancha de tiroteos masivos en Búfalo y Uvalde todavía está fresca; el horror de un supremacista blanco matando a clientes negros en el primer caso y otro asesinando a niños en el segundo sacude la conciencia. Pero el tiempo pasará, la urgencia se desvanecerá y demasiada gente olvidará.

La respuesta conservadora a la atrocidad de la semana pasada ya ha cobrado fuerza. A pesar de todas las protestas airadas contra la NRA (Asociación Nacional del Rifle), que celebró su reunión anual en Houston tan cerca del tiroteo, la organización de defensa de los derechos de las armas acabó por atrincherarse aún más. Como escribió mi colega Andrew Feinberg, el director ejecutivo Wayne LaPierre utilizó su discurso para reciclar esencialmente las mismas líneas que utilizó después de la masacre de Sandy Hook hace casi una década.

Y cuando el expresidente Donald Trump subió al escenario, arremetió contra los republicanos que se retiraron del evento, como el gobernador Greg Abbott, el vicegobernador Dan Patrick y el señor Cornyn. También criticó contra los esfuerzos para aprobar la legislación sobre armas y, sin una pizca de ironía, criticó al presidente Joe Biden por politizar el evento, ignorando el hecho de que él mismo recibió millones en donaciones de campaña de la NRA.

“Cada vez que una persona perturbada o demente comete un crimen tan espantoso, siempre hay un esfuerzo macabro por parte de algunos en nuestra sociedad para utilizar el sufrimiento de otros para avanzar en su propia agenda política extrema”, expresó, llevando a cabo también la táctica favorita de la NRA y cambiando el debate para hablar de la salud mental. McConnell puede ser el republicano con más poder en Washington; pero, aunque sea el responsable de hacer pasar por el Congreso toda la agenda de Trump, carece de la influencia de Trump sobre la opinión de los votantes del Partido Republicano.

Ahora, cualquier republicano que se suba a esta legislación se arriesga a enfadar a los votantes de la base conservadora que están del lado de Trump y de la NRA, que a pesar de haberse debilitado de una manera significativa sigue siendo popular. Independientemente de la opinión pública general, cualquier legislador que se vea negociando con los demócratas está ahora en el punto de mira de los votantes conservadores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.