El “Nobel” de la estadística: la emoción de la científica argentina que integra el equipo ganador

·4  min de lectura
Andrea Rotnitzky es profesora en la Universidad Torcuato Di Tella y en Harvard
Andrea Rotnitzky es profesora en la Universidad Torcuato Di Tella y en Harvard

Esta mañana la argentina Andrea Rotnitzky amaneció con la noticia de que su equipo de trabajo ganó el Premio Rousseeuw a la Estadística, un galardón que reconoce la excelencia en la investigación en ese campo y el impacto significativo de esa iniciativa en la vida diaria de las personas.

El premio, que se entregó hoy por primera vez en la historia, otorga un millón de dólares a los ganadores, que en esta ocasión se repartirá entre el líder del proyecto distinguido, el investigador de la Universidad de Harvard, James Robins, y sus cuatro colaboradores, entre los que se encuentra Rotnitzky.

La experta tiene 62 años, estudió la licenciatura en Matemática en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y luego se especializó en estadística en la Universidad de California, en Berkeley. Dicta clases en la Universidad de Harvard y en la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), por lo que vive un semestre en los Estados Unidos y el otro, en la Argentina.

“Cuando terminé la carrera de matemática en la UBA, antes de irme a Estados Unidos, fui becaria del Conicet y, por entonces, comencé a leer las notas de estadísticas de Víctor Yohai, un estadístico argentino muy prestigioso. Me interesó mucho y dije: ‘esto es lo que quiero hacer’, porque me parecía una buena escisión de la matemática. Entonces, me fui a hacer el doctorado afuera para abrir el mundo y ver otros aspectos de la estadística de los que se veían en la Argentina. La estadística no son solo datos aburridos, sino también toma de decisiones importantes, lo cual te hace sentir muy bien, porque estás trabajando por algo útil”, comentó Rotnitzky a LA NACION.

El premio es entregado por la Fundación Rey Balduino y financiado por Peter Rousseeuw, un estadístico de la Universidad de Leuven, en Bélgica, que quiere visibilizar este campo.

“La Argentina me formó y yo después volví, aposté al país porque lo quiero y quiero a la gente de acá. Me da mucha alegría y es un gran orgullo poder representarla con este logro académico. También es un orgullo muy grande ser la única mujer del equipo y ojalá sirva de modelo para muchas otras mujeres. Comencé mi carrera con mi hijo chico, separada a los pocos meses, y siendo profesora en Harvard con muchísimas responsabilidades y estrés, pero se puede”, sostuvo Rotnitzky.

La investigación

El equipo ganador fue reconocido por su investigación pionera en inferencia causal que ha provisto nuevas perspectivas y métodos estadísticos para abordar cuestiones epidemiológicas centrales, como, por ejemplo, cuándo es mejor iniciar la terapia antirretroviral en personas con HIV. El trabajo ha tenido una gran influencia en la práctica estadística en medicina y en salud pública y se ha expandido a otros campos como la economía y la psicología.

Rotnitzky explicó que el reconocimiento no refiere a un estudio particular, sino al aporte general que hizo el grupo liderado por Robins a la inferencia causal, una disciplina que existía muy fragmentariamente y con mucha reticencia.

“La inferencia causal es tratar de pronosticar qué es lo que ocurriría si intervenimos para cambiar el curso de los acontecimientos. Es decir, hacemos asociaciones y tratamos de buscar soluciones estadísticas a un problema para discernir si, por ejemplo, cierta medicina tiene un efecto beneficioso en la salud o no. Buscamos alternativas analíticas que permitan inferir lo que pasaría en mundos contrafácticos que no alcanzamos a ver. Gracias a estos métodos estadísticos, se han podido cambiar protocolos de tratamientos de pacientes que han salvado vidas”, afirmó Rotnitzky.

Como hitos en su carrera que la llevaron a recibir el premio, señaló el hecho de haber apostado por una rama de la ciencia que, en sus inicios, era básicamente paria, no aceptada, pero que ella estaba convencida de su importancia. En la misma línea, destacó un artículo científico que publicó en 1994 junto a Robins que, según señaló, fue visionario y revolucionario. Y por último, el haber trabajado con David Cox, un “semidios de la estadística”, según definió.

“El trabajo galardonado ha transformado completamente la manera en que los estadísticos, epidemiólogos y otros infieren los efectos de las intervenciones, tratamientos y exposiciones a sustancias potencialmente dañinas. Ha mejorado enormemente la credibilidad del análisis causal en la medicina y la salud pública con gran beneficio para la sociedad”, sostuvo el comunicado de prensa de la Fundación Rey Balduino en el que informaron la noticia.

El premio será presentado el 12 de octubre próximo en una ceremonia en la Universidad de Leuven a la que además de Robins y Rotnitzky, asistirán los otros tres integrantes del equipo ganador: Miguel Hernán, de la Universidad de Harvard; Thomas Richardson, de la Universidad de Washington, y Eric Tchetgen Tchetgen, de la Universidad de Pennsylvania.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.