Niñas quedaron huérfanas y empeñaron las escrituras de su casa en Yucatán

·2  min de lectura
Foto: Facebook vía DiegoTurriza
Foto: Facebook vía DiegoTurriza

El pasado 19 de julio un usuario de Facebook identificado como Diego JM Turriza pidió ayuda para dos menores, Valeria y Lupita, de Yucatán, quienes habían quedado en la orfandad tras la muerte de su madre. En ese primer post, el joven explicó que las niñas vivían una condición económica complicada y que estaban empeñando varias de sus pertenencias para cubrir los gastos funerarios.

Ese mismo día dio a conocer que las dos niñas vivirían con su abuela, Nidia, y que habían empeñado las escrituras de su casa por lo que pidió ayuda a la comunidad del municipio de Tizimín, que es en donde viven, para que ayudaran a las pequeñas a recuperar su propiedad.

Diego compartió algunas fotos en las que aparecen Valeria y Lupita instaladas en la calle con unas cartulinas en las que se lee "Necesitamos tu ayuda" y "Tu donativo es importante", y se ve que varias personas se acercaron a realizarles alguna donación.

La publicación fue realizada a las 20:00 horas y a las 22:30 Diego realizó una nueva publicación en la que explicó: "¡lo logramos, amigos! No puedo expresar tanta Alegría en mi pecho, logramos recuperar el documento de su casita".

Pero luego comentó que aún necesitaban más apoyo para las menores. "Gracias a todos los que hicieron llegar sus donativos, y a los que aún deseen donar servirá para los gastos de estas pequeñas que hoy quedan huérfanas de padres, su abuelita quedará a su cuidado, pero ahora todos nos convertimos en sus padrinos. Necesitan comida, ropa, abrigo, dinero para cualquier tipo de necesidad, después de todo ellas necesitan de ese apoyo y créanme que llegará hasta ellas".

El 21 de julio, una de las menores, Valeria, cumplió 12 años, y nuevamente la comunidad se unió para realizarle una pequeña fiesta de cumpleaños.

Finalmente, el 25 de julio Diego hizo una publicación en la que agradeció a todas las personas que apoyaron con donativos monetarios y en especie a las niñas; y contó que las dos ya se habían ido a vivir con su abuelita a otra casa: "entregué el dinero de sus donaciones. Todo su apoyo servirá para algunos gastos de viaje, se les compró ropa, zapatos y muchas personas hicieron llegar despensas y efectivo".

Finalmente escribió, "Les deseamos lo mejor en su nueva vida, pequeñas, que Dios les regale paz, tranquilidad y mucho amor".

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

VIDEO | 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.