Miles de estudiantes de Florida con problemas de salud mental internados bajo la Ley Baker

CareyHope/Getty Images

En la Florida hubo 5,077 incidentes de estudiantes internados involuntariamente en virtud de una norma de salud mental conocida como Ley Baker durante el pasado curso escolar, según mostraron los datos presentados el miércoles a una comisión de seguridad escolar.

La Ley Baker es una norma estatal aprobada hace de unos 50 años que permite a los tribunales, a los agentes de la ley y a determinados trabajadores médicos ordenar el ingreso en centros durante un máximo de 72 horas de personas que pudieran representar un peligro para sí mismas o para los demás.

Según el Departamento de Niños y Familias de la Florida, las personas trasladadas a centros de forma involuntaria en virtud de la ley deben ser examinadas inicialmente por médicos o psicólogos clínicos. Tampoco pueden ser liberados dentro del período de 72 horas sin la aprobación documentada de médicos o psicólogos.

Los distritos escolares están obligados a reportar los datos de la Ley Baker en virtud de una ley aprobada el año pasado por la Legislatura y el gobernador Ron DeSantis. Los distritos informan el número de estudiantes que son llevados a instalaciones debido a incidentes iniciados en los campus, el transporte escolar o las actividades patrocinadas por la escuela.

Informe presentado a comisión de seguridad escolar

La Comisión de Seguridad Pública de la Secundaria Marjory Stoneman Douglas, que fue creada después de la masacre en la escuela de Parkland en 2018, revisó los datos de la Ley Baker el miércoles junto con la discusión de otros temas de seguridad escolar. El informe marcó el primer vistazo específico de las escuelas al número de incidentes de la Ley Baker en todo el estado.

Los datos indicaron que 4,844 estudiantes individuales fueron sacados de los campus para exámenes psiquiátricos involuntarios bajo la Ley Baker durante el año escolar pasado.

“Eso significa que hubo 233 duplicados”, dijo el jefe de Policía del Condado Pinellas, Bob Gualtieri, quien es presidente de la comisión. “Pero como los datos no tienen información personal identificable, no sabemos si un estudiante fue sometido a la Ley Baker 10 veces o si 233 estudiantes fueron sometidos a la Ley Baker dos veces. Pero independientemente de ello, lo que muestra es que la mayoría de los actos de Baker [en el campus] son hechos puntuales”.

Los datos tampoco tuvieron en cuenta a los chicos en edad escolar que fueron objeto de la Ley Baker fuera de los entornos escolares.

La Facultad de Ciencias del Comportamiento y de la Comunidad de la Universidad del Sur de Florida tiene un Centro de Informes de la Ley Baker, que recoge datos sobre incidentes relacionados con la medida para el Departamento de Niños y Familias.

Menores de 18 años representan 18% de los casos de la Ley Baker

Los datos más recientes del centro dicen que durante el año fiscal 2019-2020, los niños de 18 años o menos representaron 17.74% de las 128,193 personas de la Florida que fueron sometidas a la Ley Baker involuntariamente.

Debido a que el requisito de informar es nuevo para los distritos escolares, los funcionarios de seguridad escolar no han podido analizar las tendencias de los exámenes involuntarios que comienzan en las escuelas.

“Probablemente se necesiten un par de años de datos, y después analizarlos, para proporcionar algún contexto”, dijo Gualtieri.

Sin embargo, los legisladores de la Florida han considerado en los últimos años varias leyes relacionadas con el uso de la Ley Baker, y algunos la describen como cada vez más usada en las escuelas y en niños más pequeños.

El canciller principal del Departamento de Educación del Estado, Jacob Oliva, señaló un nuevo requisito independiente de que las escuelas designen coordinadores de salud mental. Ese requisito, incluido en la legislación de este año, pudiera ayudar a los funcionarios a entender mejor los datos en el futuro.

“Cuando tenemos nuestras reuniones y nos reunimos con la gente a nivel regional ... ¿hay una falta de recursos, y estamos simplemente sometiendo a los niños a la Baker porque no tenemos a nadie más a quien llamar? ¿Por dónde empezamos a tomar estos datos y a formular algunos planes estratégicos en torno a ellos? Esas conversaciones están empezando a ocurrir a un nivel mucho más profundo”, dijo Oliva.

Por su parte, Douglas Dodd, miembro de la comisión, pidió que se presenten datos más detallados sobre los grados de los estudiantes que se someten a exámenes de salud mental.

“Como miembro de la Junta Escolar, lo que me preocupa enormemente es cuando veo que estos niños más pequeños, estos niños de escuela primaria, son sometidos a la ley Baker. Y me pregunto si hay una manera de identificar la escuela primaria, la escuela intermedia, la escuela secundaria, de qué escuela se trata. Porque hemos visto un aumento en el número de estudiantes más jóvenes que someten a la Ley Baker”, dijo Dodd, que es miembro de la Junta Escolar del Condado Citrus y ex agente de recursos escolares.