Miami instalará minicasas para personas sin hogar en isla después que los comisionados cambiaron de opinión

·6  min de lectura
Jose A. Iglesias/jiglesias@elnuevoherald.com

Una hora después que los comisionados de Miami rechazaron un concepto para crear un refugio temporal para personas sin hogar en Virginia Key, un comisionado cambió su voto, permitiendo que la ciudad siga un plan para instalar minicasas para entre 50 y 100 personas en la isla.

La idea de una “zona de transición” fue sugerida por primera vez por el comisionado Joe Carollo en 2021 y fue presentada el jueves como una forma de conectar a los desamparados con los servicios sociales. Pero provocó una protesta entre los entusiastas de las actividades al aire libre y los ciclistas, lo que hacen caminatas y reman en la zona, y fue criticada por el Miami-Dade Homeless Trust.

El personal de la ciudad había presentado una lista de tres posibles lugares en toda la ciudad que podrían albergar un refugio. Inicialmente, Carollo y la presidenta Christine King fueron los únicos dos votos a favor de un programa piloto para construir varias docenas de minicasas en el extremo noreste de Virginia Key. Cuando Carollo propuso el programa, la votación fracasó el jueves por la noche. Entonces, menos de dos horas después, el comisionado Alex Díaz de la Portilla pidió que se reconsiderara la idea.

Díaz de la Portilla respaldó entonces el programa piloto y pidió al personal del administrador de la ciudad, Art Noriega, que analizara las opciones para otras ubicaciones en Miami y fuera de los límites de la ciudad. Se espera que la administración presente un informe a finales de septiembre.

“Mi objeción al asunto se basó en el limitado número de sitios que ofrecieron y en la falta de la debida diligencia que tomaron al ofrecer esos tres sitios”, dijo Díaz de la Portilla.

El cambio reavivó rápidamente un polémico plan que parecía estancado durante al menos unos meses. Díaz de la Portilla se unió a Carollo y King para aprobar el programa piloto. Los comisionados Manolo Reyes y Ken Russell votaron en contra.

Ahora, la ciudad está planeando comprar pequeñas viviendas y ubicarlas en Virginia Key, cerca de varias áreas recreativas al aire libre. Noriega dijo a Miami Herald que pasarán al menos seis meses antes que la ciudad pueda comprar las pequeñas viviendas y realizar las conexiones de servicios públicos a los terrenos.

Anteriormente, King dijo que veía la idea como una oportunidad para proporcionar más apoyo a la población desamparada de la ciudad. Carollo se mostró desafiante ante la oposición al plan de Virginia Key. Tras burlarse de los críticos con referencias a Alcatraz y Devil’s Island, argumentó por qué creía que el planteamiento era razonable.

“Lo vemos claro. Nadie quiere esto en su vecindario, siempre es en el de otro donde quieren hacerlo”, dijo Carollo. “Creo que pudiéramos avanzar en la búsqueda de un lugar concreto que no afecte a ninguna de las zonas de población. Entonces podríamos ver, si funciona en un lugar, si queremos ampliarlo”.

Incluso cuando la primera votación fracasó, otros comisionados dijeron que apoyaban un mayor análisis de la idea y la exploración de otros lugares en la ciudad para una posible zona de transición.

Russell, que representa a Virginia Key, rechazó la construcción del refugio en su distrito y dijo que pensaba que era una mala idea en general.

“No se ajusta al plan maestro de Virginia Key; tenemos muchas esperanzas puestas en esa zona en lo que respecta a las actividades recreativas y de conservación”, dijo Russell. “No es que crea que no debería estar en un lugar más que en otro, simplemente creo que no deberíamos hacerlo”.

King discrepó con los comentarios del plan maestro.

La falta de vivienda no está en el plan maestro de nadie”, dijo King, que forma parte de la junta de la organización benéfica y refugio para personas sin hogar Camillus House. “Simplemente no está. Y es ofensivo decir que no está en un plan maestro. No está en el plan maestro de nadie”.

William Porro, director de Servicios Humanos de la ciudad, presentó el concepto como una forma humana de ayudar a las personas “sin techo en situación crónica”, o personas que viven en la calle y se niegan a ir a un refugio. Describió una instalación en la que una empresa de gestión externa se encargaría de la seguridad y aplicaría una política de tolerancia cero con respecto al consumo de drogas, el alcohol y la violencia. La “zona de transición” sería un programa voluntario.

En sus comentarios, Porro reconoció las críticas a la idea.

“Sé que probablemente estoy solo en este tipo de cosas, pero me parece bien”, dijo a los comisionados. “La forma en que viven hoy simplemente es deplorable. Y lo hacen día tras día. No sé cómo lo hacen”.

Díaz de la Portilla criticó a Porro por presentar una lista de posibles ubicaciones que incluía Virginia Key, un terreno bajo la I-95 en Liberty City y otras direcciones sin estudiar los próximos proyectos inmobiliarios adyacentes o, en un caso, sin hablar con los propietarios privados. Porro también dijo que no había consultado con entidades como la Junta Consultiva de Virginia Key antes de hacer su presentación el jueves.

“No se investigó. No se analizó a fondo. No fue bien pensada. No fue deliberativa. Se hizo, en mi opinión, por capricho o por su propia opinión de lo que debía ocurrir”, dijo Díaz de la Portilla. “Hay actores de la comunidad y personas que se ven afectadas”.

Antes de cambiar su voto, Díaz de la Portilla dijo que estaría abierto a explorar una idea que no llegara a su mesa en el último momento.

Activistas comunitarios que se manifestaron en contra de la idea de Virginia Key criticaron el enfoque de la ciudad.

“La ciudad podía haberse evitado la vergüenza de lanzar esta absurda idea”, dijo Leah Kinnaird, fundadora del grupo activista Virginia Key Alliance y antigua enfermera de la clínica de Camillus House.

Esther Alonso, propietaria y operadora de Virginia Key Outdoor Center, dijo que la oposición al proyecto no tiene que ver con los elitistas que pregonan “no en mi patio”.

“Se trata de un terreno como ningún otro espacio natural de Miami”, dijo. “Nadie quiere un campamento de personas sin hogar en su patio, así que lo pondremos en el patio de todos, en una joya de parque público. No sería una buena situación de convivencia. No se puede tener a un grupo desamparados de hombres cerca de chicas adolescentes en bikini”.

King subrayó que la ciudad debe trabajar en enfoques alternativos para convencer a algunas personas que viven en la calle de que se conecten con los servicios. Dijo que conoció a una mujer mientras trabajaba con Camillus House que no tiene servicios y rechaza cualquiera de Camillus House.

“Esto sería una solución maravillosa para ella”, dijo King. “¿Es perfecto? No, pero es una opción”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.