En Meaux, la desilusión llevó a los votantes hacia la extrema derecha francesa

·2  min de lectura
Foto del domingo de Marine Le Pen votando en la segunda vuelta de la elección parlamentaria en Francia

Por Layli Foroudi

PARÍS, 20 jun (Reuters) - Sandrine Marchal, una trabajadora de la salud, empezó a votar a la extrema derecha hace varios años, frustrada por sus constantes dificultades para llegar a fin de mes. El domingo, su ciudad natal, Meaux, un bastión conservador al este de París, dio el mismo giro político.

Famosa por su queso brie, fue una de las docenas de circunscripciones que cayeron en manos del partido Agrupación Nacional de Marine Le Pen por primera vez en unas elecciones parlamentarias, ya que los votantes descontentos expresaron su frustración hacia el presidente Emmanuel Macron.

El partido de Le Pen obtuvo el domingo 89 escaños, 10 veces más que en 2017 y su mayor cifra en la Asamblea Nacional. Es la primera vez que podrá formar un grupo parlamentario, lo que significa que obtendrá más financiación pública y más tiempo de palabra, entre otros poderes legislativos.

Marchal dijo que su descontento provenía de una sensación de abandono por parte del Estado y señaló que cree que los inmigrantes estaban mejor atendidos.

"Tengo dos trabajos y no recibo ninguna ayuda del Estado. Ellos no trabajan y tienen todas las ayudas", dijo esta mujer de 50 años que solía votar a los conservadores. "No soy racista, pero en algún momento te conviertes en eso".

Los incondicionales de la Agrupación Nacional (RN) calificaron el resultado de "tsunami" en la política francesa. Reivindica los esfuerzos de Le Pen durante los últimos cinco años para desdemonizar la imagen de su partido, además de reflejar las profundas divisiones que atraviesan Francia.

"Nos ha sorprendido gratamente la movilización de nuestros compatriotas y su deseo de que la inmigración, la inseguridad y la lucha contra el islamismo no desaparezcan de la Asamblea Nacional", dijo Le Pen el lunes.

En Meaux, la candidata de extrema derecha Beatrice Roullaud obtuvo el 52% de los votos, superando al candidato de una alianza de izquierda. Más de la mitad de los votantes registrados no acudieron a los colegios electorales.

"Lo que me preocupa hoy es que los valores de la República no estarán representados en esta circunscripción", declaró a Reuters el alcalde conservador Jean-Francois Copé, aunque no llamó a votar contra la candidata de extrema derecha entre las dos vueltas.

Celine Desbois, de 51 años, dijo que votó al partido de Le Pen después de haber elegido a la izquierda casi toda su vida porque se sentía cada vez más vulnerable en su ciudad y quería enviar un mensaje a Macron.

"Soy trabajadora social y votar a RN va en contra de lo que hago, pero era necesario para que el Gobierno tomara medidas", dijo. Su hija, de 21 años, también votó a RN.

Caminando por la misma calle principal, Daisy Hawa Jumapili, una secretaria de 60 años, expresó su tristeza por lo que describió como un racismo creciente en Francia

"Tenemos que ser tolerantes con los demás", dijo.

(Reportaje de Layli Foroudi; Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.