Marqués de Cholmondeley pierde su trabajo tras la muerte de Isabel II

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 15 (EL UNIVERSAL).- El rey Carlos III oficialmente fue proclamado monarca el pasado sábado 10 de septiembre y, días después, trascendió que uno de los primeros cambios drásticos que realizaría era despedir a 100 trabajadores de Clarence House, su antigua residencia.

El motivo principal del despido es que ahora que el Rey se mude junto a Camila, la reina consorte, al palacio de Buckingham, los servicios de esas personas, sin importar los años que llevan laborando para la Corona, ya no serán requeridos, informó Sir Clive Anderton, secretario del rey Carlos III.

Entre esos empleados se encuentra David Cholmondeley, mejor conocido como marqués de Cholmondeley, quien trabajó para la monarquía durante 30 años y que además, antes del rumor que sugirió una potencial aventura entre su esposa, Rose Hanbury y al príncipe William, era exvecino y amigo de los príncipes de Gales.

El puesto que ocupó el marqués de Cholmondeley, de 62 años, se llama 'Lord Gran Chambelán' y su función es trasladar la corona de la fallecida Isabel II de Reino Unido en todos los actos importantes, actividad que su familia realizó desde junio de 1953, fecha de coronación de la monarca.

También tienen que dedicarse a vestir al soberano y estar al tanto sobre sus necesidades durante el evento, por ejemplo, deben ofrecer agua constantemente.

David Rocksavage, marqués de Cholmondeley, será sustituido por Lord Rupert Carrington de 73 años, quien es un gran amigo del rey Carlos III y cuyo padre trabajó como Secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido.