¿Pudiera Maduro estar pensando en dejar la presidencia de Venezuela?

Durante las reuniones que condujeron al acuerdo de Barbados, funcionarios de la Casa Blanca le habrían ofrecido a Nicolás Maduro paso seguro a otro país para disfrutar sin peligro de persecución la fortuna que ha acumulado, o al menos así lo cuenta uno los principales aliados del gobernante venezolano.

A cambio de dejar el poder, según relató el presidente de la Asamblea Nacional chavista, Jorge Rodríguez, Estados Unidos le ofreció al jefe del régimen de Caracas que escogiera el país del mundo a donde le gustaría ir, asegurándole que contaría con las garantías y el dinero para vivir como un rey.

“Le damos los millones de dólares”, habría dicho un funcionario estadounidense, según relató Rodríguez en un reciente evento público. “A la primera combatiente, Cilia Flores (esposa de Maduro), le tenemos una mansión en República Dominicana. No le vamos a tocar”.

Aun cuando los detalles de la propuesta no han podido ser confirmadas independientemente en Estados Unidos, la posibilidad de retirarse sin riesgo de persecución siempre fue uno de las exigencias centrales para que Maduro pudiese permitir una transición democrática en Venezuela.

Y en la medida en que Maduro se acerca a las elecciones presidenciales del 28 de julio sin poder recortar la ventaja de 40 puntos que le lleva el candidato de la oposición, Edmundo González, el gobernante se encuentra ante una nueva realidad en la que su permanencia en el poder no está garantizada.

Manuel Cristopher Figuera, ex jefe de inteligencia de Maduro, dijo que actualmente el régimen adelanta diferentes estrategias para superar la amenaza que representa la elección, incluyendo la posibilidad de suspenderla antes de que tome lugar, descalificar a última hora la candidatura de González, o incluso cometer un nuevo fraude electoral.

Pero al mismo tiempo, las altas figuras del régimen también están preparando lo que sería una nueva etapa fuera de Venezuela, dijo Cristopher Figuera, quien encabezó el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional antes de separarse del régimen en abril del 2019.

“Ellos están preparando su huida porque no la tienen fácil”, dijo Cristopher Figuera en una entrevista telefónica. “Y para eso, han mandado a testaferros, han mandado a lobistas, para adelantar el camino y ver qué es lo que se puede hacer”.

El ex jefe de inteligencia chavista aclaró que una eventual salida voluntaria de Maduro no es necesariamente la más probable de todas las opciones evaluadas por el gobernante, pero insistió en que efectivamente es una de ellas.

Autoridades estadounidenses, entre tanto, le dijeron a McClatchy que hasta el momento no han visto señales de que Maduro piense abandonar el poder.

Entre los destinos que estaría contemplando Maduro y su entorno más cercano para una eventual salida se encuentra Turquía, los Emiratos Árabes, o algún otro país de la región donde su familia y socios ya han entablado relaciones económicas, dijo.

Pero esta opción tampoco es fácil de adoptar para Maduro, quien para una salida enfrentaría gran resistencia dentro de su propio régimen, particularmente de personajes que enfrentan acusaciones internacionales por crímenes de lesa humanidad, por participar activamente en el narcotráfico, o por estar inmersos en el saqueo de las arcas del país que no podrían optar a ser exonerados.

También están los intereses económicos que se vendrían abajo, dijo el mayor general retirado.

“Maduro pudiera negociar y decir, bueno, mira, yo me voy. Pero hay gente que no está interesada en ese negocio. Está la mafia de los empresarios rusos, está la mafia de los empresarios iraníes, la mafia de los empresarios chinos, que además de los generales venezolanos, tampoco les conviene que Maduro se vaya”, dijo.

No obstante, los escenarios para la permanencia en el poder tampoco lucen alentadoras actualmente.

La candidatura de González ha cobrado una gran fortaleza en las últimas semanas y la campaña emprendida a favor de la reelección de Maduro tampoco ha logrado recortar la ventaja que el opositor le lleva.

En el último sondeo de opinión de la firma Meganalisis publicada a finales de mayo, González vió su ventaja aumentar en 10 puntos porcentuales adicionales para acumular una ventaja en la intención de voto de 61% frente al 10% que arroja Maduro.

La diferencia entre los candidatos también es palpable en la calle. Mientras que las concentraciones convocadas por Gonzalez y su mentora, la opositora María Corina Machado, en distintos puntos del país reúnen decenas de miles de personas, los escasos encuentros realizados por Maduro bajo estrictas medidas de seguridad solo atraen pocos cientos de seguidores.

En un nuevo intento por contener la tendencia, el régimen ha acentuado su campaña de intimidación para tratar de desmotivar el voto, arrestando a colaboradores de la campaña de González, cinco de ellos en tan solo la última semana.

“Lo que estamos viviendo estas horas en Venezuela es el régimen criminalizando la ruta electoral, criminalizando la actividad electoral y la campaña, en lo que va de año son 37 dirigentes y líderes políticos y sociales que han sido detenidos por la tiranía”, dijo Machado a periodistas en la tarde del lunes.

“Hoy dos jóvenes que estaban trabajando en esta sede en las actividades del comando de campaña salieron a comprar algo para almorzar aquí cerca y fueron interceptados, detenidos y llevados a El Helicoide”, una temida cárcel del servicio de inteligencia, en Caracas, que organizaciones de derechos humanos califican como “centro de torturas”, agregó.

El periodista de la cadena McClatchy Michael Wilner colaboró desde Washington en la elaboración de este artículo.