Anuncios

México teme discriminación y tensión en relación EEUU con nueva ley inmigración de Texas

U.S. Supreme Court allows Texas law on suspected illegal immigrants to take effect

WASHINGTON/CIUDAD JUÁREZ, 21 mar (Reuters) -México presentó un escrito ante un tribunal estadounidense apoyando la oposición del Departamento de Justicia de Estados Unidos a una ley de Texas que facultaría a autoridades estatales a arrestar y procesar a personas sospechosas de cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos.

La ley, conocida como Proyecto de Ley 4 del Senado, tipificaría como delito estatal la entrada o reentrada ilegal en Texas desde un país extranjero y permitiría a los jueces estatales ordenar que los infractores abandonen Estados Unidos, con penas de prisión de hasta 20 años para quienes se nieguen a cumplirla.

La ley ha sido bloqueada por un juez federal y se encuentra actualmente en proceso de apelación.

"A México le preocupa profundamente que la S.B. 4 se aplique de manera discriminatoria y teme que su aplicación conduzca al acoso, detención, expulsión y criminalización indebidos de ciudadanos mexicanos y personas de apariencia latina", señala el documento.

Los detractores de la medida señalan que los inmigrantes que cruzan la frontera ya pueden ser acusados de entrada o reentrada ilegal en virtud de las leyes federales y los defensores de los inmigrantes afirman que una ley estatal podría alimentar la elaboración de perfiles raciales.

El jueves, decenas de migrantes rompieron la valla y el alambre de púas y derribaron a algunas fuerzas militares de Texas en El Paso, Texas, después de esperar en el lado estadounidense del Río Grande, dijo un testigo de Reuters.

El grupo empujó más allá de las fuerzas a un sector del muro fronterizo donde podrían ser procesados por la Patrulla Fronteriza, dijo el testigo.

Alrededor de 139,000 migrantes han sido detenidos en la zona de El Paso desde el 1 de octubre de 2023, según estadísticas internas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, lo que la convierte en uno de los tramos más transitados de la frontera.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ha tomado una serie de medidas para desalentar los cruces fronterizos, diciendo que el presidente demócrata, Joe Biden, no ha asegurado adecuadamente la frontera.

El gobierno de Biden afirma que algunas acciones de Texas han interferido en la aplicación de las leyes de inmigración, que históricamente ha sido competencia del gobierno federal.

México subrayó su preocupación por las posibles repercusiones de la ley texana en el comercio y las relaciones comerciales entre ambos países, así como en las relaciones entre México y el estado.

"Si la S.B. 4 llega a aplicarse plenamente, los ciudadanos mexicanos, independientemente de su estatus migratorio y país de residencia, temerán con razón visitar Texas, participar en el transporte comercial por carretera a través de Texas, o viajar en ferrocarril a través de Texas, por trabajo o placer, por temor a ser objeto de escrutinio policial ilegal y detención", dijo México.

(Reporte de Ted Hesson en Washington y David Peinado en Ciudad Juarez. Escrito por Raúl Cortés Fernández y Adriana Barrera)