Llega la hora cero, Venezuela y Colombia reabrirán la frontera

·4  min de lectura
Colombia Venezuela Border (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
Colombia Venezuela Border (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)

Con la llegada de Gustavo Petro al poder, los colombianos sabían que las relaciones con Venezuela podían tener una nueva oportunidad , el presidente mostró interés en arreglar los desacuerdos con el vecino desde su campaña.

La frontera de 2.200 kilómetros entre ambos países fue cerrada durante 7 años, y las expectativas sobre su reapertura han requerido logística de ambas partes, en varios puntos, especialmente control territorial y migración.

El largo periodo que han permanecido incomunicadas ambas naciones provocó crímenes de toda índole, desde pasos clandestinos de ciudadanos venezolanos a territorio colombiano, hasta contrabando, y tráfico humano.

La expectativa sobre este primer paso es gigantesca, sobre todo del lado de Venezuela donde varios buscan regularizar su salida hacia Colombia de una forma organizada y segura.

Generaciones enteras de colombianos residentes en ciudades fronterizas, como Cúcuta, también están atentos a lo que representa esta nueva postura del gobierno entrante que promete, entre muchas cosas, la reapertura de canales de comercio bloqueados por las políticas del antecesor.

Economía bilateral

Según cifras oficiales en 2006, el intercambio comercial entre Venezuela y Colombia llegaba casi a los 2.000 millones de dólares.

El resurgimiento de una política de apertura en el 2008 permitió que ambos países consiguieran llegar a los 5.000 millones de dólares.

El embajador de Colombia  en Caracas, Armando Benedetti, quien fue recibido por el propio mandatario Nicolás Maduro en el palacio de Miraflores, ha enfatizado que el futuro de esa relación comercial está en manos de ambos gobiernos.

Benedetti puntualizó que actualmente el intercambio comercial bilateral no supera los 300 millones de dólares, y en la proyección a largo plazo esperan conseguir los 10.000 millones de dólares, una cifra bastante ambiciosa a la que buscan llegar con la reapertura del paso terrestre.

Un numeroso grupo de empresarios está dispuesto a hacer los ajustes necesarios para que pequeños y medianos comerciantes se vean beneficiados cuanto antes; grandes importadores y exportadores tienen como tarea hacer de esta meta una realidad.

Uno de esos pasos claves para limar asperezas lo dio Petro cuando devolvió el control de la empresa venezolana de fertilizantes ‘Monómeros’ al gobierno de Maduro, la misma que en el 2019 su antecesor Iván Duque había transferido al movimiento del lider opositor Juan Guaidó.

¿Qué sigue para las ciudades fronterizas?

A pesar de que gran parte de la población residente en la ciudad fronteriza de Cúcuta ve con buenos ojos la reapertura, tomará un buen tiempo para que todo regrese a ser como antes.

Los pasos entre el departamento de Norte de Santander y el estado de venezolano de Táchira, se están adecuando para la hora cero.

En el puente internacional Simón Bolívar, el principal de los cuatro que conectan a las dos naciones , se preparan las oficinas de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN). Ese es el primer paso que los ciudadanos venezolanos deben dar en el cruce legal hacia territorio colombiano.

La expectativa es grande en Cúcuta, pues hay distintos indicadores económicos que muestran cómo esa ciudad colombiana también se vería beneficiada de la reapertura.

Sin olvidar que la economía de Venezuela disminuyó en un 80 por ciento en una década , los últimos dos años han servido para que el gobierno de Maduro se flexibilice ante la necesidad de su gente.

El efecto de la dolarización ha traído una nueva puesta en escena para comerciantes que buscan vender a precios justos sus productos, ese grupo de venezolanos confía en que los controles del estado disminuyan con la reapertura fronteriza y entonces se de esa oportunidad de intercambio con Colombia, como en los viejos tiempos.

Los colombianos entonces aprovecharán el espacio para exportar los insumos que a Venezuela le hacen falta para sostenerse. Analistas financieros esperan que ambas naciones le hagan frente a la reapertura de una forma sistemática, y que los primeros indicios de progreso se vean incluso en el último trimestre de 2022.

“Como primer paso, se reanudará la conexión aérea y el transporte de carga entre nuestros países”, dijo el presidente Gustavo Petro a la opinión pública, sustentando sus argumentos para la reapertura.

Por su parte, el mandatario Nicolás Maduro asegura que “el intercambio y la cooperación entre nuestros pueblos reinician con buen pie”.

Los embajadores de ambos países anunciaron la reanudación de vuelos directos entre Caracas y Bogotá, los que habían estado suspendidos desde 2017. En la operación comercial participarán tres aerolíneas colombianas y dos venezolanas.

Otro de los factores de esa reapertura está centrada en los esfuerzos del gobierno de Petro por establecer diálogos con el ELN, pues parte de esa guerrilla está refugiada en Venezuela.

Tal parece que va quedando atrás el clima de enemistad cultivado en 2014 por el expresidente Iván Duque cuando reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.