Lightfoot dice que los policías de Chicago tienen una ‘cantidad increíble’ de tiempo libre

·4  min de lectura

La alcaldesa Lori Lightfoot cuestionó la idea de que los agentes de policía de Chicago están sobrecargados de trabajo, aclaró que el departamento notifica a los policías cuando se cancelarán sus días libres y dijo que los oficiales tienen una “cantidad increíble” de tiempo libre como parte de su contrato.

Lightfoot hizo los comentarios después de que los concejales aprobaran una ordenanza el miércoles que brinda un beneficio por muerte a los cónyuges del personal de emergencias que mueren por suicidio. El Ayuntamiento aprobó la medida por unanimidad después de que su patrocinador, el concejal Matt O’Shea, del oeste de la ciudad, y otros concejales hablaron sobre las dificultades que enfrentan los oficiales, incluida la cancelación repetida de sus días libres, en medio de una escasez continua de personal.

David Brown, superintendente de policía de Chicago, elegido cuidadosamente por Lightfoot para ser el jefe de la policía de la ciudad, a menudo aumentó los turnos de los oficiales a días de 12 horas y canceló los días libres desde 2020 debido a que la violencia se mantuvo en niveles elevados. En mayo de 2021, la Orden Fraternal de Policía (FOP) de Chicago emitió un voto simbólico de censura contra Lightfoot, Brown y el segundo al mando del departamento, Eric Carter, por razones que incluyen cancelaciones de días libres y extensiones de turnos.

La ciudad experimenta problemas de personal debido en parte a la disminución del personal. En junio de 2019, por ejemplo, el departamento tenía 13,263 oficiales juramentados, según estadísticas de la oficina del inspector general de la ciudad. Pero a partir de este mes, el departamento tenía 11,638 policías juramentados, según muestran los datos de la ciudad.

En su habitual conferencia de prensa posterior al consejo, Lightfoot discutió “la narrativa” sobre el exceso de trabajo de los oficiales de policía. A los policías de la ciudad “se les notifica con anticipación cuándo se cancelarán los días (libres)”, dijo, que este año incluyen el Día de los Caídos, el Día del Padre y el 4 de julio.

“Además, obviamente hay algunas ocasiones en las que puede haber una emergencia y un día libre debe cancelarse o debido a circunstancias particulares en un área geográfica particular, puede haber una razón para retener a las personas durante su recorrido por un par de horas”, dijo Lightfoot.

“Pero lo que también diría es que debe averiguar y observar la increíble cantidad de días de licencia, días personales y otras cosas que los oficiales tienen por contrato”, continuó, “así que esta noción —creo que el infame jefe de la FOP ha dicho como parte de su campaña ‘Les hacen trabajar como mulas’— es simplemente incorrecta”.

Lightfoot dijo que entiende que “ser un oficial de policía genera mucho estrés y tensión, parte de eso es inherente al trabajo, pero... el departamento ha tomado medidas extraordinarias para tratar de aliviar esa carga sobre los oficiales en particular y sus familias, sobre todo en lo que creo, como dije antes, es probablemente el momento más difícil para ser policía”.

Los comentarios de la alcaldesa provocaron una airada reprimenda del controvertido presidente de la FOP, John Catanzara, quien dijo en un comunicado que la política de la ciudad de cancelar los días libres es insostenible y perjudica el bienestar de los oficiales.

“Hecho: los policías están agotados, no tienen el tiempo libre que necesitan y no tienen el apoyo suficiente de esta alcaldesa o superintendente. Punto”, dijo Catanzara.

También provocó una respuesta apasionada de Lisa Carroll, cuyo esposo, Michael Carroll, es un detective de Chicago.

“Mi esposo no ha tenido un día libre en 11 días porque continúa siendo cancelado, lo mismo para nuestros vecinos, ¡lo mismo en todos los ámbitos!”, tuiteó Carroll el miércoles. “¿¡¿Unas pocas horas?!? Mi esposo trabajó 10 horas en su día libre ayer”.

La controversia sobre los horarios de la policía se produce cuando Lightfoot enfrenta críticas sobre el manejo de los problemas de seguridad pública por parte de su administración. La alcaldesa, que busca la reelección en 2023, tiene una larga y complicada historia en el movimiento de reforma de la policía local. Ella es una exfiscal federal que encabezó la junta que supervisa la disciplina policial y presidió el Grupo de Trabajo de Responsabilidad Policial formado después de que Jason Van Dyke, un oficial de policía blanco, matara a tiros a Laquan McDonald, un adolescente negro.

Pero a menudo los activistas la critican por estar a favor de la policía y ha tratado de posicionarse como aliada de la policía local, con resultados mixtos.

La administración de Lightfoot ha discutido amargamente con la FOP desde que anunció un requisito de vacuna COVID-19 para los trabajadores de la ciudad el año pasado, una medida que resultó en que el sindicato de policías y la ciudad se demandaran entre sí.

—Jeremy Gorner, reportero de Chicago Tribune, contribuyó con este artículo

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.