Anuncios

Un libro revela por “error” quiénes son los miembros de la monarquía británica que preguntaron por el color de piel del hijo de Harry y Meghan

Harry y Meghan, junto a sus hijos, Archie y Lilibet
Harry y Meghan, junto a sus hijos, Archie y Lilibet

LONDRES.- El lanzamiento del último libro de Omid Scobie sobre la familia real británica, Endgame, ha sido un poco caótico: llamativo, vistoso, tentador, pero en última instancia, un tanto esquivo para un revelador relato sobre el clan más mediático pero menos decodificado del mundo.

La controversia rodea a un fragmento que apareció únicamente en la edición holandesa del libro, publicada el martes: la identidad de dos miembros de la familia real que supuestamente expresaron preocupaciones sobre el tono de piel del hijo (cuando todavía no había nacido) del príncipe Harry y su esposa, Meghan.

La editorial holandesa de Scobie, Xander, retiró rápidamente el libro de los estantes y sitios en línea en los Países Bajos a instancias del autor y su agente, citando un “error” no especificado que, según dijeron, se corregiría a tiempo para que el libro volviera a la venta el 8 de diciembre. Los miembros de la familia no están identificados ni en las ediciones británica ni estadounidense, que fueron publicadas por sellos de HarperCollins.

Sin embargo, la versión no corregida de Endgame estuvo el tiempo suficiente en Ámsterdam y otras ciudades para que los lectores lo compraran y para que un nombre circulara ampliamente en las redes sociales (el segundo nombre real apareció en otro pasaje del libro, aunque estaba menos directamente vinculado al incidente reportado). Todo esto llegó a los titulares de los tabloides británicos el miércoles.

El rey Carlos III en la COP28.
El rey Carlos III en la COP28. - Créditos: @Rafiq Maqbool

“Libro nombra al ‘racista real’”, dijo The Daily Mirror. “Retiran el libro de Scobie de las estanterías por nombrar al ‘racista real’ por error”, agregó The Daily Mail. “Realeza unida contra ’traviesas calumnias’”, proclamó The Daily Express, añadiendo una pista: una foto del rey Carlos III y su hijo mayor y heredero, el príncipe Guillermo.

Sin embargo, ninguno de los periódicos británicos publicó inicialmente el nombre, refiriéndose solo a un “miembro de la realeza de alto rango”. Pero cualquiera equipado con un teléfono y Google podía descubrirlo en menos de 30 segundos. El miércoles por la noche, el presentador Piers Morgan finalmente reveló la identidad en su programa acertadamente llamado Piers Morgan Sin Censura. Los miembros de la realeza en cuestión eran Carlos y Kate, la princesa de Gales.

Morgan argumentó que los contribuyentes británicos, que apoyan a la familia real, merecían saber lo que sabían los lectores holandeses, expresando la esperanza de que su revelación provocara “un debate más abierto sobre todo este embrollo”. Morgan, que ha mostrado antipatía hacia Meghan en el pasado, insistió el miércoles en que no creía que “ningún miembro de la familia real hiciera comentarios racistas”.

El jueves por la tarde, The Guardian se convirtió en el primer periódico británico en publicar los nombres en su sitio web. El hecho de que la prensa británica haya sido tan reacia, a pesar de que los nombres se transmitieron por televisión y en todo internet, da fe tanto de las estrictas leyes de difamación y privacidad de Gran Bretaña como del poder que la familia real ejerce sobre la prensa. El Daily Mail expresó en su portada del jueves que la revelación de Morgan causaría “indignación”.

El Palacio de Buckingham se negó a hacer comentarios, al igual que el Palacio de Kensington, donde Guillermo y Kate tienen sus oficinas.

El origen

El nuevo episodio del psicodrama familiar se remonta a la sensacional entrevista que Harry y Meghan dieron a Oprah Winfrey en marzo de 2021. En ella, Meghan, una actriz estadounidense birracial, afirmó que Harry había tenido conversaciones sobre su futuro hijo, Archie, en las que los miembros de la familia expresaron preocupaciones sobre “cuán oscura podría ser su piel cuando nazca”.

Meghan se negó a decir quiénes eran, aunque Winfrey descartó más tarde a la reina Isabel II y su esposo, el príncipe Felipe. En una respuesta cuidadosamente redactada en ese momento, el palacio manifestó que las “memorias pueden variar” y prometió abordar las preocupaciones de Meghan en privado.

Kate, la princesa de Gales
Kate, la princesa de Gales - Créditos: @Kin Cheung

La pareja ha parecido ansiosa por restar importancia al incidente desde entonces. No se mencionó en un documental de seis partes de Netflix, Harry & Meghan, que sacó otros conflictos a la luz. Harry lo evitó en Spare, su memorias por lo demás despiadadas, y negó sugerencias de racismo en su familia. Hay una diferencia “entre el racismo y el sesgo inconsciente”, indicó en una entrevista en enero pasado,.

Esta última erupción captura una de las extrañas paradojas de la cobertura real en la era de las redes sociales. Mientras que Harry y William han arremetido contra la cobertura implacable, a menudo inexacta, de la prensa sensacionalista, algunas de las noticias más jugosas sobre la Casa de Windsor nunca aparecen en los periódicos. Acechan en las oscuras profundidades de Facebook o X, antes conocido como Twitter, ampliamente compartidos y fácilmente accesibles pero careciendo del sello de aprobación de Fleet Street que la familia real detesta y anhela.

En este caso, la historia se complica aún más por Scobie, cuyo libro anterior, Finding Freedom, que escribió junto con Carolyn Durand, le valió la reputación de ser imparcial y estar del lado de Harry y Meghan. Se descubrió más tarde que Meghan había autorizado a un asistente a informarle sobre su versión de la ruptura amarga de la pareja con la familia.

En Endgame, Scobie se presenta a sí mismo como un lobo solitario que opera fuera de lo que él llama el “rebaño autorregulado de periodistas, que al igual que el grupo de prensa de la Casa Blanca, siguen a la familia en sus diversos empeños”. Añadió: “Partes de este libro quemarán mis puentes para siempre”, lo cual parece una apuesta segura.

Scobie no respondió a dos solicitudes de comentario.

En una entrevista con la televisión holandesa, aseguró que no identificó a miembros de la familia como los que hicieron comentarios sobre el color de piel y no tenía idea de cómo los nombres terminaron en la traducción al holandés. El libro sí se refiere a cartas entre Meghan y Carlos, entonces príncipe de Gales, en las que discutieron el tema, y que Scobie dijo que resultaron en que la pareja no volviera a plantearlo.

La publicación de los nombres salió a la luz gracias a Rick Evers, un reportero real holandés, quien dijo que los encontró mientras leía el libro. Publicó una captura de pantalla de una página, junto con una traducción al inglés, en su cuenta de X, que hace referencia a cartas entre Meghan y Carlos. Una referencia posterior a que la princesa de Gales participó en conversaciones sobre Archie es menos específica.

La directora ejecutiva de la editorial, Anke Roelen, aseguró que investigarían cómo los nombres terminaron en el libro. “Fue un proceso extremadamente preciso que tomó meses”, dijo. “Así que somos muy cuidadosos al sacar conclusiones”.

Por Mark Landler